Afueras de las grandes ciudades y pueblos

por | Dic 2, 2021 | Formación, Reflexiones, Ross Reyes Dizon | 0 comentarios

Jesús se ha hecho pobre para enriquecernos por su pobreza.  No elige sino a los pobres de las afueras para ser testigos suyos.

Viene la palabra de Dios a Juan en el desierto, en las afueras.  Es decir, el hijo de Isabel y Zacarías es profeta del Altísimo.  Como los llamados por Dios antes para hablar por él (Is 38, 4; Jer 1, 4; Ez 1, 3).

«Desierto», «afueras», nos recuerda también que los hombres miramos las apariencias, pero Dios mira el corazón (1 Sam 16, 7).  Y sus caminos no son nuestros caminos (Is 55, 8).  Es por eso que elige él lo que el mundo tiene por necio, débil, despreciable (1 Cor 1, 26-31).

No, no escoge Dios a los que viven en los palacios y alardean de poder, riqueza y lujo.  Ni a los sumos sacerdotes que coordinan el culto, y también el comercio, en el templo de Jerusalén.  Le complace más a Dios el humilde que respeta sus palabras que el templo con sus cultos (Is 66, 1-2).

Así pues, el pobre que está en las afueras es profeta de Dios, y más que profeta.  Pues es precursor también de Jesús el que se viste y se alimenta de lo que le aporta su alrededor.  El que se nos muestra un paso, aunque sea pequeño, hacia la conversión.  Hacia la renuncia al modo de ser y vivir de los autosuficientes que no tienen entrañas (Lc 12, 16-21; 16, 19-31).

Rechaza Dios, sí, a los que creen que se bastan a sí mismos.  Si él los eligiese a esos amoldados a este mundo, presumirían de los éxitos como si fueran suyos.

Lo que hay en las afueras

No pueden ser sino pobres, pues, los llamados a hablar por Dios y a seguir a Jesús.  Ésos se quedan en las afueras.  Es por eso que no se manchan con la codicia del mundo.  Ni con la obsesión por tener riqueza y poder.

Tampoco siguen el ejemplo de los que oprimen a los pobres y débiles (Sab 2, 10).  Se ayudan más bien los unos a los otros.  Y socorren, más que a nadie, a los más pobres, a los huérfanos y a las viudas.  Así pues, practican los pobres de Dios la religión pura, verdadera (Stg 2, 27; SV.ES XI:120, 462).

En las afueras, en el desierto, hay también soledad, aridez y pruebas.  Peligros de muerte a causa de hambre y sed, de fieras y serpientes venenosas, del demonio de la noche.

Pero los pobres de Yahveh no se paralizan debido al espanto, la desesperación.  Es que ellos, y los colaboradores también en la obra de la Buena Nueva, se apoyan en él.  Y le escuchan.  No pueden, pues, sino alegrarse en el que es siempre fiel.  Él hace justicia a los oprimidos y cuida a los pobres (Sal 146).

En las afueras, sí, se ora y se le encuentra a Dios.  Y se reflexiona:  «¿Quién querrá ser rico después de que el Hijo de Dios quiso ser pobre?» (SV.ES IX:813).  Allí también se hace más fuerte y estrecho el lazo de amor.  Y se lee y relee el Evangelio, y por él se apasiona uno.

Además, los hambrientos en las afueras se sacian de panes y peces.  Lo que es signo del alimento que da vida eterna.

Señor Jesús, llévanos a las afueras.  Y concede que nos arrepintamos y nos llamemos «Paz en la justicia y Gloria en la piedad». Haz lo que te pide por nosotros tu Purísima Madre.

5 Diciembre 2021
Domingo 2º de Adviento (C)
Bar 5, 1-9; Fil 1, 4-6. 8-11; Lc 3, 1-6

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This