últimas noticias sobre el COVID-19

Las personas sin hogar y la «escucha»

por | Nov 20, 2021 | Formación, Michael Carroll, Reflexiones | 0 comentarios

Todos sabemos que el papa Francisco aboga por una «iglesia que escucha». ¿Cómo podría aplicarse la escucha en nuestros esfuerzos en favor de la comunidad de los sin techo?

Alguien me señaló un artículo que consideraba no sólo novedoso sino también un enfoque realista del problema de los sin techo: “Lived Experience Circle on Homelessness”  [Círculo de experiencias vividas sobre el sinhogarismo].

Era novedoso porque planteaba una pregunta no formulada: ¿por qué nada parece funcionar para aliviar el problema?

La novedad también radicaba en el realismo de escuchar a los «expertos de la calle» en el tema de los sin techo: aquellos que lo experimentaban. Imagínense. Preguntar a personas que tenían experiencia personal sobre cuál era el problema y cuál podría ser la solución. Elaine McMurray, del Comité Nacional de Justicia Social del Consejo Regional de BC/Yukón, escribió una reflexión para los miembros de la Sociedad de San Vicente de Paúl (SSVP).

Al leerla me di cuenta de que incorporaba muchas de las ideas clave que inspiran el llamamiento del papa Francisco a una iglesia que escucha.

Algunos puntos destacados…

El Ayuntamiento de Kelowna creó un grupo de trabajo en 2017 para encontrar soluciones a la falta de vivienda, ya que nos habíamos convertido en un centro de personas sin hogar y teníamos un problema real. El problema no era la inseguridad u otros factores comunes, sino la frustración de que nada funcionaba para aliviar el problema.  Un grupo de líderes de la ciudad comenzó a debatir y enseguida decidió que era fundamental crear un CÍRCULO DE EXPERIENCIAS VIVIDAS. Se contrató a un convocante, se corrió la voz en todo el sistema de refugios existente y en las calles de que sus opiniones eran necesarias.

La historia del proceso fue fascinante. Pero lo más importante fueron las implicaciones que extrajo para la SSVP y, por extensión, para cualquiera que experimentara su frustración.

¿Cómo se aplica esto a la SSVP… y a cada uno de nosotros?

Nosotros, como vicencianos, necesitamos escuchar a nuestras familias; escuchar de verdad y no asumir que sabemos lo que es mejor.

  • ¿Ha preguntado alguna vez en su conferencia a sus familias qué productos alimenticios les gustan realmente?
  • ¿Les habéis preguntado si prefieren tarjetas de regalo en lugar de una cesta de comida o simplemente lo habéis decidido y luego habéis procedido?
  • ¿Hemos tenido en cuenta las necesidades culturales, por ejemplo, ofrecer cestas vegetarianas o incluso veganas?
  • ¿Hemos preguntado a nuestras familias si pueden ir a la tienda si les damos tarjetas regalo? ¿O qué tienda prefieren?

Entonces, ¿cómo podemos proceder? Podemos, y creo que debemos, invitar (después del COVID-19) a algunas de nuestras familias para que se reúnan y formulen las preguntas; tenemos que ofrecer una comida y unos honorarios; pero, sobre todo, tenemos que escuchar.

El lugar de reunión debe ser neutral; no todo el mundo se siente cómodo en el salón de la iglesia o en el sótano. La hora del día debe considerarse en función de las familias de nuestro vecindario: si trabajan o se quedan en casa, por ejemplo. Puede que tengamos que ofrecer billetes de autobús o cuidado de niños.

Lo más importante es que seamos acogedores y accesibles.

Puede que no nos guste lo que oigamos, así que tenemos que prepararnos para no estar a la defensiva, sino abiertos a sus ideas. ¿Quiénes son los expertos? Nosotros, los vicencianos de gran corazón, o… ¿la familia que recibe el apoyo?

Mas lo que hagamos con la información es entonces fundamental. Si seguimos como si nada, se correrá la voz y perderemos nuestra credibilidad. Tal vez tengamos que diseñar varias cestas básicas: para amantes de la carne, veganas, vegetarianas, sin azúcar, sin cacahuetes, nada que requiera refrigeración o nada que requiera un abrelatas, o tal vez una cesta respetuosa con el medio ambiente con poco o ningún envoltorio de plástico.

Elaine McMurray concluye con una sugerencia y una observación…

PREGUNTEMOS A NUESTRAS FAMILIAS Y OFREZCAMOS REALMENTE UN SERVICIO CON ESPERANZA.

P.D. La «familia» se define como una persona o grupo de personas que reclaman y piden nuestro apoyo. No juzgamos en función de quién forma parte de la familia, el tamaño de la misma o cualquier otro factor.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This