Dios escucha el clamor de los pobres

por | Nov 13, 2021 | Conversaciones sobre Justicia Social, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

Como miembro de los Representantes de Justicia Social de Norteamérica, no dejo de agradecer una y otra vez por la visión global de la Familia Vicenciana. Encontramos sustento e inspiración a través de nuestras discusiones sobre temas de justicia social y a través de las acciones que escuchamos de la red global.

Recientemente, recibimos una breve reflexión de nuestros amigos canadienses escrita por el arzobispo Sylvain Lavoie, consejero espiritual nacional de la Sociedad de San Vicente de Paúl en Canadá. El arzobispo Lavoie reflexiona sobre cómo podemos «energizarnos en lugar de desanimarnos» por nuestra respuesta a los acontecimientos en torno a las antiguas escuelas residenciales indias y la cuestión de las tumbas sin nombre (y muchos otros temas también). Muchas cuestiones de justicia social actuales revelan atrocidades que forman parte de nuestra historia como cultura, nuestra historia como iglesia. Sería muy fácil desanimarse y no saber cómo responder. Y sin embargo, debemos, como sugiere el arzobispo, encontrar el camino moral y actuar sobre lo que se ha revelado.

Hay numerosos problemas que debemos afrontar y encontrar formas de actuar, y todos ellos revelan nuestra necesidad de ir a los pobres para poder encontrar a Dios (san Vicente De Paúl). El mundo parece tambalearse con el maltrato a los pobres y marginados, desde la hambruna en Etiopía hasta los derechos de las mujeres en Afganistán, desde los pecados del pasado en la forma en que hemos tratado a los pueblos nativos hasta el encarcelamiento de personas de color en las prisiones de Estados Unidos. Estamos llamados a actuar, a responder, a hablar de las injusticias. Como Familia Vicenciana, estamos actuando globalmente a través de iniciativas para los sin techo como la «Campaña 13 Casas» y a través de acciones aún más locales que incluyen proyectos «go-fund-me» para ayudar al pueblo de Haití en su reconstrucción tras el terremoto.

Al mismo tiempo que actuamos, debemos recurrir a la oración. El arzobispo Lavoie lo dijo muy bien al final de su reflexión, sobre la necesidad de la Iglesia de actuar en reparación por el trato que dimos en el pasado a los pueblos indígenas. Además de la acción, dijo, «también me siento llamado a ser más contemplativo, ya que cuanto menos hago, más puede hacer Dios. Y, por último, necesito confiar en la divina Providencia: que Dios está al mando, y puede estar utilizando estos acontecimientos para despertar a la Iglesia, purificarnos y hacernos más humildes, y más atentos a los gritos de los pobres».  Vicente fue el místico de la caridad (véanse los padres T. Mavrič, H. O’Donnell, R. Maloney y T. McKenna), que siempre nos llamó a ir a los pobres, al tiempo que nos llamaba a la oración. Que aprovechemos las oportunidades que se nos dan para purificarnos, para ser más humildes y para estar siempre atentos a los gritos de los pobres.

Mary Frances Jaster es la representante del Misevi en el Comité de Justicia Social.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Regístrate ahora

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This
FAMVIN

GRATIS
VER