últimas noticias sobre el COVID-19

Desde un punto de vista vicenciano: Si escuchaseis hoy su voz…

por | Oct 16, 2021 | Formación, Patrick J. Griffin, Reflexiones | 0 comentarios

Uno de mis versos favoritos de los salmos se encuentra en el Salmo 95. La oración comienza con una maravillosa invitación al pueblo a alabar (vv. 1-2).

Venid, cantemos con alegría a Yahveh
gritemos a la roca de nuestra salvación.
Acudamos ante él con un canto de alabanza,
cantemos con alegría nuestros salmos.

En los siguientes versos, el salmista invita al pueblo, tanto literal como figurativamente, a entrar en la presencia de Dios para adorarle mientras exalta al Creador de todo.  El pueblo proclama el motivo de su alegre alabanza (v. 7)

Porque él es nuestro Dios,
y nosotros el pueblo de su pasto,
el rebaño de su mano.

Luego viene la línea que capta mi reflexión (vv. 7-8):

¡Oh, si escucharais hoy su voz!:
«No endurezcáis vuestro corazón!..
.

Encuentro un doble filo en el verso. Primero, escuchar; luego, no resistir. En este año de san José, la llamada capta un impacto y una aplicación adicionales para mí.

El relato de Mateo sobre José le dedica una atención especial al principio del Evangelio. Cuatro veces, la voz de Dios se eleva dentro del corazón de José a través del mensaje de un ángel, y cuatro veces José escucha y responde inmediatamente (1,20-21, 24; 2,13-14; 2,19-21; 2,22-23).

El respeto de José por la Ley le lleva a tomar una decisión separarse de María en la primera parte de su historia. Sin embargo, cuando se entera de lo que el Señor quiere, no endurece su corazón y se aferra a su propio pensamiento, sino que responde con vigor y obediencia. La acoge definitivamente en su casa. Vemos la flexibilidad de su ser más íntimo.

Podemos imaginar a José reflexionando sobre este salmo tanto antes de su introducción a su parte especial en el plan de Dios como después.

En otra parte de la vida de José, surge una segunda forma sorprendente de escuchar la voz de Dios. Atendió a las palabras divinas que le comunicó una figura celestial en un sueño, pero también respondió a ellas cuando surgieron más concretamente de los labios de Jesús. Cada palabra y acción de Jesús llevaba la voz de Dios (José escuchó a Dios reír y llorar, contar historias y buscar ayuda, y escuchó a Dios decirle que le amaba con un gran abrazo. ¿Con qué frecuencia escuchaba José la voz de Dios en su papel de padre de Jesús? ¿Le hizo pensar cada día en el Salmo 95 y en el impacto del «hoy»?)

El modelo de José como receptivo a la voz de Dios en su vida destaca poderosamente para nosotros en su historia. Los padres podrían reflexionar sobre el modo en que Dios les habla a través de sus hijos y cómo estos tesoros nos convocan al amor y a la virtud. Cada uno de nosotros podría dar a ese pensamiento un espacio para la reflexión y un impulso para un examen de conciencia sobre el modo en que endurecemos nuestros corazones. Podríamos preguntarnos hasta qué punto escuchamos el Evangelio proclamado en nuestro entorno.

Hoy, adaptemos y adoptemos las palabras del salmista mientras buscamos la intercesión de José para responder con fidelidad:

¡Oh, si yo escuchase hoy su voz!
Que no endurezca mi corazón…

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This