Celosos por la casa, el reino, de Dios

por | Sep 23, 2021 | Formación, Reflexiones, Ross Reyes Dizon | 0 comentarios

Celosos se muestran Juan y Josué.  Juan tiene celo del grupo al que ha dado Jesús el poder de echar demonios.  Y Josué, de los presentes en la tienda para recibir parte del espíritu de Moisés.

Y se les da a conocer pronto a esos celosos que el celo no se ha de teñir de exclusivismo.  Pues que sí, una cosa es el celo, y otra, el celo indiscreto que oculta el amor propio (RCCM XII:11).

Y el amor propio, a su vez, los lleva a los celosos en exceso a un rigor tambien en exceso.  También los hace buscar utopías.  Y si los demasiado celosos no logran las metas que están más allá de sus fuerzas, ¿no quedará apagada su fuego?

No nos cuesta, no, llegar a creer que se trata de nosostros, de nuestra afiliación, formación y habilidades.  Y que, por éstas, todos se han de centrar en nosotros.  Pero pensar así sería cometer «un robo» (SV.ES VII:250).  Nos conviene, por lo tanto, que se nos aclare que los que cuentan son Dios y sus dones.  Y que éstos no conocen límites ni fronteras, y que el celo, éste lo contagia Jesús (EG 266).

Y, sí, una cosa no se ha de perder de vista.  A saber, profetizar todo el pueblo y recibir él el Espíritu vale más que ser de los profetas de modo público.  Hacer milagros en nombre de Jesús cuenta más que ser de él de forma expresa.  Y son de Cristo tanto los no reconocidos cristianos como los reconocidos que hacen lo que él.

Celosos y acogedores de todos

Los dones son para el bien de todos (1 Cor 12, 7).  Se nos dan para que se haga más grande y acogedora la casa de Dios, por la escucha de la palabra, y libre de demonios.  Pues quiere él que sea ella una casa de oración para todos (Is 56, 7; véase también Sal 86).  Y que sobre ella se derrame el Espíritu que sopla donde quiere y rompe esquemas (Jl 3, 1; Jn 3, 8).  Es por eso que profetizarán los hijos e hijas, soñarán sueños los ancianos y verán visiones los jóvenes.

También serán sabios los pastores para que lideren y sirvan con santidad y justicia (Sab 9, 3).  El bien preparado confiará en Dios (SV.ES II:243).  Y no se hinchará de la soberbia que aparta y hace caer a los débiles.  Los reunirá y edificará, más bien, por el amor (1 Cor 8, 1; RCCM XII:8).

Y de todas las formas se les servirá a los pequeños con colaboración (SV.EN XI:393).  Por ellos además se entregará el cuerpo y se derramará la sangre (SV.ES III:359).  Del mismo modo que lo hace el justo que se calla ante los asesinos.

Señor Jesús, danos tu Espíritu que nos enseñe a hacer lo que decimos al llamar «Padre nuestro» a Dios.  Haz que seamos celosos no solo del bien de la Iglesia o de nuestro grupo, sino de todos.  Pues son ellos nuestros hermanos y hermanas. 

26 Septiembre 2021
26º Domingo de T.O. (B)
Núm 11, 25-29; Stg 5, 1-6; Mc 9, 38-43. 45. 47-48

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This