últimas noticias sobre el COVID-19

Sor Nada Abou Fadel: la mujer que lleva la esperanza a Beirut

por | Sep 7, 2021 | Noticias | 0 comentarios

La mirada viva que asoma tras el velo negro sugiere que sor Nada Abou Fadel es una mujer de acción, alguien acostumbrada a tomar decisiones. Esta religiosa de 55 años es la superiora de las Hijas de la Caridad en Ashrafieh, un barrio de Beirut donde su comunidad dirige la Escuela de San Vicente de Paúl. Es la directora de la escuela secundaria de la institución.

Las Hijas de la Caridad gestionan esta amplia escuela privada desde 1950. Desde el preescolar hasta el duodécimo curso, unos 1.100 niños y niñas, el 90% de ellos cristianos, reciben su educación aquí. Como tantas otras escuelas católicas del Líbano, la escuela lucha a diario con las dificultades financieras debidas al empobrecimiento de las familias que ya no pueden pagar las cuotas escolares. «Necesitamos 350 millones de libras libanesas (unos 230.000 dólares) para hacer funcionar esta escuela. El gobierno, que no nos paga nada desde hace cinco años, nos debe más de mil millones», dice la hermana Nada. Recuerda que en 2020 «afortunadamente» recibió ayuda del gobierno francés y de la Obra de Oriente, un grupo que ayuda a las iglesias orientales. También hay antiguos alumnos que ahora viven en el extranjero y apadrinan niños a través de organizaciones libanesas. Este tipo de ayudas son indispensables y contamos mucho con la providencia», dice.

Un centro de escucha

La precariedad de tantas familias libanesas de clase media se ha agravado aún más desde la mortífera explosión del puerto del pasado agosto, que destruyó miles de tiendas y pequeños negocios. Los barrios más afectados, entre ellos el de Ashrafieh, eran en su mayoría cristianos. «Desde el pasado agosto, muchos de los padres de los alumnos no tienen trabajo y algunos siguen traumatizados», continúa la hermana Nada. Ella creó un centro de escucha en la escuela, al que también se puede acceder por Internet. Hay un psicólogo, un logopeda y un trabajador social para ayudar a las familias. Esta enérgica hermana de las Hijas de la Caridad también ha organizado videoconferencias para padres y profesores, para que todos puedan expresar sus temores. Desde la explosión del puerto, dice que «salta al menor portazo o trueno», a pesar de haber vivido los 15 años de guerra civil (1975-1990) en Ashrafieh, donde perdió a uno de sus hermanos. «Nunca he sentido lo que sentí durante aquella explosión», confiesa. «Daba la impresión del fin del mundo, un miedo a que se lo llevaran todo, a que todos murieran. Más que miedo, era un terror existencial», recuerda con dolor.

«Por la negligencia y el egoísmo de nuestros políticos»

Sor Nada afirma que, desde la explosión, su pueblo está «sumido en la desesperación», a pesar de que es conocido por su capacidad de resistencia tras haber superado tantas pruebas: «Nos encontramos solos, abandonados por nuestros políticos, mientras que es por culpa de ellos, de su negligencia y egoísmo, que la mitad de Beirut haya sido destruida», explica. Observa con tristeza que un número creciente de padres de estudiantes quiere abandonar el Líbano. «Ya se han ido unas 20 familias y varias más han rellenado un formulario de emigración a Canadá o Francia», dice con tristeza. La hermana Nada sólo ve una salida a esta «situación catastrófica»: la actual clase política corrupta debe abandonar el poder y dejar paso a una nueva generación de personas capaces de gestionar el país. «Debido al amiguismo, se elige a un diputado de padre a hijo. Hay que romper definitivamente con eso», insiste. Dice que incluso tiene que ir a todas las aulas durante las elecciones de delegados de clase del colegio para explicar a sus alumnos que se trata de elegir a la persona que presenta el mejor programa. Para subrayar su punto de vista, reparte una copia de los programas presentados por los diferentes candidatos en las elecciones francesas como guía de estudio. «Esto se debe a que nuestros ministros y cargos electos en el Líbano no tienen ningún programa ni plan de trabajo», explica.

Un profundo amor por el Líbano

Sor Nada nació en el seno de una familia maronita y es una de nueve hijos, todos los cuales siguen en el Líbano. Su padre trabajaba para la archidiócesis maronita. Entró en el noviciado de las Hijas de la Caridad a los 20 años. Lo hizo para «amar a Cristo en los pobres». Y hoy, a pesar de todas las dificultades que atraviesan su país y sus compatriotas libaneses, quiere mantener la esperanza. «Creo en los jóvenes que estamos educando. Desarrollando su sentido de la ciudadanía, serán capaces de cambiar las cosas», dice con confianza la hermana Nada. Al final del curso, en diciembre pasado, dijo a sus alumnos que debían amar a su país del mismo modo que los cónyuges están llamados a amarse: «para toda la vida» e «incluso si se enferman y empobrecen».

Fuente: Escrito por Claire Lesegretain, de LaCroix International

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This