últimas noticias sobre el COVID-19

¡Ay, errante de mi grito!
Que la patria se estremece,
que la frontera no conoce,
que el corazón gime
y el silencio ya no calla.

¡Ay, viento sin fronteras
que en la tierra abierta marchas!
¿Cuántos ojos tú conoces
y en tu feroz ventisca no exclamas?

¿Cuántos siglos de tu marcha
que la tierra te aclama?
Tú, testigo de la injusticia,
que acompañas en las marchas
al pueblo que grita
su dolor en las entrañas
y el corrupto que lo calla.

¡Ay, Vicente de mi vida,
que tu marcha no se acaba!
Te has aliado con el viento
y a algún hermano has tocado,
dejando tu consuelo en cada patria
donde tu pueblo grita desesperado.

¡Ay, viento, que soplas tan fuerte!
Mira que el dolor estremece
esta patria sin fronteras
donde el dolor nos hermana.

¡Ay, Vicente de mi vida!
Con el viento lleva tu consuelo,
dale fuerza al corazón vicentino
que al hermano acompaña.

Tu palabra que toca,
tu fervor que se exclama.
¡Déjame ser consuelo
que al hermano en su pena acompaña!
Ayúdame a ser grito,
que el eslabón de las cadenas separa,
y el corrupto no lo acalla.
Ayúdame a entregar el amor
que a la injusticia aplaca
y, al que sufre inspira y sana.

Judith Melaine Guerra de Agreda
(SSVP El Salvador)

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This