Escoger al que nos escoge primero

por | Jul 7, 2021 | Formación, Reflexiones, Ross Reyes Dizon | 0 comentarios

Jesús es el que inicia y completa la misión de los que a quienes se digna escoger por pura iniciativa suya.  Ellos, a su vez, fijan los ojos en él; les enseña a ser como él y hacer lo que él.

 Es Jesús el que toma la iniciativa de escoger a los apóstoles, misioneros o enviados.  De hecho, él los envía a predicar a los pobres la Buena Nueva «de palabra y de obra» (SV.EN XI:393).

Y se les envía a ellos de dos en dos.  Es decir, su tarea es comunitaria.  Se les designa, además, como testigos de Jesús y portadores de su presencia en medio de ellos (Mt 18, 16. 20).

Pero, claro, ser testigo y presencia en persona de Jesús supone conocimiento íntimo de él y estrecha unión con él.  Es por eso que no se ha de perderle de vista.  Tienen que escoger los misioneros con mayor conciencia al que no vacila en escoger a ellos.  Pues si no, no les resultará fácil ser como el que se lo ha dignado escoger.  Ni le será fácil hacer lo que él.

Podemos escoger a Jesús, pues nos escoge él primero.

Sí, se han de asemejar a Jesús los enviados a quienes tiene él a bien escoger; le tendrán que escoger.  Pues él es su inspiración y su modelo.  Y él es el primero que recorrer aldeas predicando, enseñando y sanando (Mc 1, 38-39; 6, 6).  Por lo tanto, les tocará  «llegar a todas las periferias que necesitan la luz del Evangelio» (EG 20).  Dejarán claro ellos que la autoridad que les da Jesús es para liberar a las gentes de lo que las esclaviza, oprime y deshumaniza.

Y serán como el que encarna la confianza en el Padre.  Por lo tanto, no andarán afanados por lo que van a comer y beber, o con que se van a vestir.  Ni darán la apariencia de ser oportunistas en busca de mejores tratos.  Buscarán primero el reino de Dios y su justicia.  Tendrán la confianza de que todo lo demás se les dará por añadidura; no se agobiarán por el mañana.

Llevarán consigo, pues, solo lo necesario, lo que contribuirá también a que vayan libres y ligeros a su misión.  No se han de contar entre los instalados en puestos seguros.  A éstos les cuesta dejar sus instalaciones y cambiar de esquemas.  El afán por la propia seguridad los puede dejar sordos, como Amasías, a la palabra de Dios que exige justicia.

Los enviados de Jesús harán lo que Amós.  No se encogerán ante el rechazo; insistirán, más bien, en lo nuevo y justo que quiere introducir Dios.  Pero reconocerán también que la Buena Nueva no se tomará por buena si se impone con rigidez.  Ella ha de traer la paz y la libertad.

Además, no se ha de olvidar que el éxito depende de la gracia de Dios (SV.ES VII:250).  Y ésta tiene sus ocasiones (SV.ES II:381).

Señor Jesús, concédenos escoger a los pobres y tomarlos por «nuestros amos y señores» (SV.ES XI:862).  Así seremos como tú y haremos lo que tú.  Haz que captemos también la ocasión de gracia más grande.  Es decir, cuando tú entregas el cuerpo y derramas la sangre por el reino y la justicia de Dios.

11 Julio 2021
15º Domingo de T.O. (B)
Am 7, 12-15; Ef 1, 3-14; Mc 6, 7-13

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This