últimas noticias sobre el COVID-19

¿Un refugio o una salida para los sin techo?

por | Jul 6, 2021 | Formación, Michael Carroll, Reflexiones | 0 comentarios

San Vicente creía que si le dabas a una persona hambrienta un bocadillo, la alimentabas durante un día. Pero eso no resolvía el problema de fondo. También buscó la manera de enseñar a la persona a pescar. Así podría alimentarse por sí misma.

Me acordé de su filosofía cuando leí la reflexión de Robert Davis en Invisible People sobre la diferencia entre un «enfoque de intervención» para los sin techo y un «enfoque de refugio».

Ideas destacadas

Aporta algunos antecedentes sobre la importancia de un problema que no hará más que empeorar.

Varias ciudades están examinando críticamente sus servicios de intervención para los sin techo, ya que los expertos prevén que el número de personas sin hogar se dispare en todo el país una vez que finalice oficialmente la moratoria de los desahucios.

Según las estimaciones del Instituto Aspen, entre 30 y 40 millones de personas corren el riesgo de quedarse sin hogar una vez que expire la moratoria. En un estudio sobre las políticas locales de desahucio, la organización afirmó que las zonas que registraron el menor aumento de personas sin hogar solían contar con sólidos servicios de intervención.

Servicios de intervención

Algunos ejemplos de servicios de intervención son los programas de realojamiento rápido basados en la comunidad, las viviendas de transición basadas en proyectos, los programas de subsidio como los pagos de estímulo o los ingresos garantizados, y los cuidados habituales como tratamientos y servicios.

En el sur de Texas, el ayuntamiento de Austin creó un nuevo programa conocido como «Southbridge» que proporcionará servicios de alojamiento puente a las personas sin hogar desplazadas de los campamentos.

El programa funcionará en las instalaciones de Protective Lodging (ProLodge), un hotel situado en las afueras de la ciudad. Forma parte de la iniciativa Housing-Focused Encampment Assistance Link (HEAL) de la ciudad. Está previsto que el hotel abra sus puertas a finales de mayo.

Del mismo modo, dirigentes locales de Anaheim (California) sustituyeron a tres agentes de policía por trabajadores de ayuda a los sin techo en el condado de Orange. El programa piloto, de seis meses de duración, es el primero en la historia del condado y está financiado con fondos federales de ayuda COVID-19.

Conocido como Equipo de Respuesta de Atención Comunitaria (CCRT), el grupo pretende evitar que el COVID-19 se extienda entre las personas sin hogar proporcionando directamente servicios médicos y sociales a las personas que viven en la calle. También se encarga de orientar a las personas que entran en contacto con los miembros del CCRT hacia algún tipo de vivienda.

El actual equipo de divulgación policial ha ayudado a más de 400 personas a encontrar una vivienda desde 2013. En comparación, el equipo del CCRT recién formado ayudó a 254 personas en sus primeros tres meses.

Enfoque del refugio

Mientras que muchas otras ciudades están adoptando enfoques similares para resolver el problema de las personas sin hogar, otras se están moviendo en la dirección opuesta. En lugar de centrarse en la creación de intervenciones significativas, estas ciudades dan prioridad a programas que no proporcionan un medio digno para escapar de la falta de hogar.

La organización sin ánimo de lucro afirma que su intervención ideal termina con el traslado de la persona sin hogar a un centro de tratamiento o a un refugio.

El ayuntamiento de Boulder (Colorado) aprobó una partida de 3 millones de dólares para crear una fuerza policial especial destinada a desalojar los campamentos de personas sin hogar. El equipo de desalojo incluye también guardabosques urbanos y «embajadores del centro», representantes pagados por la comunidad empresarial local.

El programa responde a un número creciente de quejas públicas sobre campamentos de indigentes. En 2021, la ciudad ha recibido hasta ahora más de 300 quejas. Al mismo tiempo, los funcionarios de la ciudad han identificado al menos 21 campamentos y más de 120 personas sin techo que viven en la zona.

Durante la reunión, el concejal Adam Swetlik dijo que los funcionarios podrían haber gastado mejor el dinero en soluciones de vivienda en lugar de continuar el desplazamiento.

«Estamos gastando 1,5 millones de dólares en policías adicionales», dijo Swetlik. «Eso son 25.000 noches de estancia en hoteles».

Tratar a las personas con dignidad es el primer paso para acabar con el sinhogarismo. Si vives en Estados Unidos puedes ponerte en contacto con tus legisladores y decirles que apoyas la vivienda asequible y los servicios de intervención en la lucha por acabar con los sin techo.

[Robert Davis es un periodista independiente afincado en Colorado que cubre temas de vivienda, policía y gobierno local].

Etiquetas: coronavirus

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This