últimas noticias sobre el COVID-19

Entrevista con Mark McGreevy OBE, Director General del Grupo Depaul

por | Jun 28, 2021 | Noticias | 0 comentarios

1. ¿Cómo, cuándo y por qué nació Depaul Internacional?

Depaul International (originalmente Depaul Trust) nació en Londres en 1989 como colaboración de la Familia Vicenciana. Sus fundadores fueron las Hijas de la Caridad, la Sociedad de San Vicente de Paúl y el Centro de Día «Passage», con sede en Londres. Su primer patrono fue el cardenal Basil Hume, entonces jefe de la Iglesia católica en Inglaterra y Gales, y su misión principal era proporcionar alojamiento y apoyo al creciente número de jóvenes sin hogar que dormían en las calles del Reino Unido.

Depaul International, y cada uno de los miembros del Grupo Depaul, debe su inspiración y sus valores a Vicente de Paúl, un importante reformador social de la Francia del siglo XVII. Vicente de Paúl se acercó a los pobres y a los desheredados, valorando a todas y cada una de las personas. En el Grupo Depaul seguimos sus pasos y nos comprometemos igualmente a ayudar a los más pobres entre los pobres, y a anteponer las acciones a las palabras.

Desde 1989, Depaul ha pasado de ser un pequeño proyecto de alojamiento a convertirse en un grupo internacional de organizaciones benéficas que apoya anualmente a más de 23.000 personas sin hogar de todas las edades en siete países. Nuestro enfoque se adapta a las personas, las comunidades y los diversos problemas de cada país, y nuestros servicios van desde la provisión de un refugio seguro, alojamiento, alimentos y servicios de salud hasta la ayuda a las personas afectadas por la falta de hogar para que reciban la educación, el empleo y el apoyo social que necesitan.

Actualmente el Grupo Depaul incluye a Depaul Reino Unido (1989), Depaul Irlanda (2002), Depaul Eslovaquia (2006), Depaul Ucrania (2007), Depaul Estados Unidos (2008), Depaul Francia (2013), The Ruff Institute of Global Homelessness (2014), la Alianza FamVin con los sin hogar (2017) y Depaul Croacia (2018).

Aunque nuestro trabajo comenzó con los jóvenes, nos hemos diversificado con el tiempo y cada país responde a las necesidades y lagunas tal y como las perciben: los alcohólicos y los drogadictos en situación de calle en Irlanda, las madres y los bebés y los desplazados internos en Ucrania, los cuidados en los hospicios en Eslovaquia, los migrantes en Francia, los antiguos miembros de bandas en Estados Unidos y los enfermos mentales en Croacia.

Además de la labor de nuestras organizaciones benéficas subsidiarias, Depaul se asoció en 2014 con la Universidad DePaul de Chicago (la mayor universidad católica de EE.UU.) para crear el recién rebautizado Ruff Institute of Global Homelessness. Este es el primer instituto que se centra en el sinhogarismo como un problema global en las áreas de desarrollo de liderazgo, el intercambio de mejores prácticas entre los países, la investigación y las iniciativas prácticas.

Por último, y volviendo a nuestras raíces, Depaul International está liderando una iniciativa global de la Familia Vicenciana llamada «Alianza FamVin con los sin hogar». Tenemos muchas ideas para abordar el problema de los sin techo a nivel mundial, pero una en particular es la «Campaña de las 13 Casas». Hace más de 400 años, Vicente de Paúl recibió una importantísima suma de dinero del rey Luis XIII de Francia. Utilizó este dinero para comprar 13 Casas en París para alojar a los 1.200 niños de la calle que apoyaba junto a las Hijas de la Caridad y las Damas de la Caridad (AIC). Las Damas de la Caridad se encargaban de la financiación de estas casas y las Hijas de la Caridad de su gestión y cuidado. Incluso tenían normas para garantizar que los niños fueran alimentados adecuadamente, se mantuvieran limpios y tuvieran acceso a la educación: el comienzo de los manuales de garantía de calidad, tal y como los conocemos hoy en día.

Para celebrar el 400º aniversario del nacimiento del carisma vicenciano, en 2016 la «Alianza FamVin con los sin hogar» lanzó una Campaña de 13 Casas actualizada a nuestros días, con el objetivo de transformar la vida de 10.000 personas sin hogar en todo el mundo. Esta Campaña busca facilitar la colaboración de toda la Familia Vicenciana y reunir diferentes proyectos unidos por un mismo objetivo: acabar con el sinhogarismo. Hasta la fecha, la campaña ya ha llegado a más de 40 países, albergando a 6.000 personas, y hay más en proyecto. Estos proyectos van desde la rehabilitación de viviendas y el apoyo social en el Líbano hasta la construcción de nuevas viviendas en Madagascar.

2. Hablemos un poco de su historia y valores. Vuestro servicio nace en el carisma vicentino: ¿cuáles son las características de vuestra visión? ¿Cuáles son sus valores?

Comencé mi carrera enseñando en la Escuela Coral de la Catedral de Westminster y durante mi tiempo libre fui voluntario en el Centro de Día Passage de Londres; entonces conocí tanto a las personas sin hogar como el trabajo de la Familia Vicenciana. Me incorporé a Depaul poco después de su fundación, en 1989, como parte del equipo directivo. La Hna. Sarah King-Turner, una Hija de la Caridad, fue la primera directora y nos lideró en esos primeros días. Me impresionó mucho la manera en que todos los miembros de la Familia Vicenciana actuaron para establecer la organización benéfica. Un verdadero enfoque en los más pobres de los pobres y una acción práctica para aliviar el sufrimiento. Estos valores vicencianos y la espiritualidad de la que han surgido me parecen una fuente de inspiración constante.

En el núcleo de todo nuestro trabajo nos inspira nuestra visión de «una sociedad en la que todos, en todo el mundo, tengan un lugar al que llamar hogar y participación en su comunidad«, porque creemos en el derecho fundamental de cada persona a una vivienda adecuada, a oportunidades y a seguridad.

Nos guiamos por nuestros valores vicencianos, que están en el centro de todo lo que hacemos:

Celebramos el potencial de las personas: Trabajamos en colaboración de una manera que empodera a las personas; tratamos a los usuarios de los servicios con respeto; consultamos y escuchamos; invertimos en nuestro personal y voluntarios.

Pasamos de las palabras a los hechos: Hacemos lo que decimos que vamos a hacer. Estamos comprometidos con la innovación y la búsqueda de nuevas formas de abordar los problemas que encontramos. Asumimos riesgos al trabajar con grupos marginados y personas con comportamientos problemáticos.

Asumimos un papel más amplio en la sociedad civil: Trabajamos en colaboración con el gobierno, las autoridades locales, el sector privado, las iglesias y otros organismos de voluntariado para lograr los mejores resultados para los usuarios de nuestros servicios.  Somos abiertos y responsables ante nuestro personal, voluntarios, usuarios de los servicios y financiadores. Influimos en el cambio estructural de la sociedad y con una perspectiva global. Nos esforzamos por aplicar las mejores prácticas y utilizar nuestros recursos de forma eficaz.

Creemos en los derechos y las responsabilidades: Defendemos y salvaguardamos los derechos de las personas y reconocemos las responsabilidades: lo aplicamos por igual a la organización, a los usuarios de los servicios, al personal y a los voluntarios.

3. ¿Cuáles son los campos de acción de su misión? Algún ejemplo concreto de su ayuda.

En el corazón de Depaul está nuestra misión de acabar con el sinhogarismo y cambiar la vida de los afectados por él. En Depaul International lo hacemos a través de:

La innovación y el crecimiento: Proporcionamos una plataforma para que los miembros del Grupo Depaul compartan y desarrollen nuevos enfoques para acabar con el sinhogarismo, basados en las mejores prácticas y derivados de su propia experiencia. También establecemos nuevas filiales en países en los que podemos mejorar la oferta, o en los que se ha detectado una falta de servicios para las personas sin hogar.

Apoyo: Apoyamos a otros miembros del Grupo Depaul para que ofrezcan los más altos estándares de gobernanza, finanzas y prestación de servicios. También ayudamos a desarrollar la capacidad cuando es necesario, compartimos la experiencia, apoyamos las actividades de recaudación de fondos y construimos redes de influencia.

Vivir nuestros valores: Nos aseguramos de que los valores vicencianos compartidos por el Grupo Depaul estén integrados en todos los aspectos de la vida de la organización e informen las decisiones que tomamos. Para lograr este objetivo, organizamos y desarrollamos programas de formación y capacitación para asegurarnos de que todos, desde la primera línea hasta la sala de juntas, comprendan y vivan nuestros valores y reflexionen sobre nuestra historia y espiritualidad compartidas.

Promoción: Depaul International (en nombre del Grupo Depaul) se asocia con la Universidad Depaul para supervisar el Ruff Institute of Global Homelessness, un foro global de investigación, defensa y desarrollo de liderazgo que proporciona una voz global para el problema de los sin techo de la calle. También coordinamos la Alianza Famvin con los sin hogar, que lleva a cabo proyectos prácticos de colaboración y ejerce presión para lograr un cambio sistémico en favor de las personas sin hogar en todo el mundo, reuniendo a organizaciones benéficas que trabajan con el espíritu de San Vicente de Paúl.

Sólo en los últimos tres años, algunos ejemplos de nuestro trabajo en pro de nuestra misión han sido el desarrollo de un innovador proyecto de itinerario penitenciario en Ucrania para prevenir el sinhogarismo al salir de la cárcel; la acogida de Depaul Croacia en el Grupo; la apertura de alojamientos para estudiantes sin hogar en Estados Unidos; la creación de conceptos de vivienda pioneros en el Reino Unido; y los servicios para refugiados y solicitantes de asilo en Irlanda. En Eslovaquia, un proyecto de integración único creó un camino sostenible para salir de las calles; y en Francia, estamos asumiendo una ducha móvil como un nuevo servicio de Depaul. Recientemente hemos avanzado en la defensa de las personas sin hogar a nivel mundial a través de nuestro trabajo con el Institute of Global Homelessness y hemos impulsado el desarrollo de viviendas en más de 40 países a través de la campaña 13 Houses de la Alianza Famvin con los sin hogar.

4. ¿Cómo está afrontando este periodo de pandemia, cuáles son las necesidades a las que más se enfrenta?

A lo largo de la pandemia he tenido presentes las palabras del Papa Francisco, Audiencia General, 19 de agosto de 2020: «La respuesta a la pandemia es, pues, doble. Por un lado, es esencial encontrar una cura para este pequeño pero terrible virus, que ha puesto de rodillas al mundo entero. Por otro, también debemos curar un virus mayor, el de la injusticia social, la desigualdad de oportunidades, la marginación y la falta de protección de los más débiles».

Esas palabras me inspiraron, especialmente durante los momentos más difíciles de la pandemia, a seguir persiguiendo la visión de Depaul International de una sociedad en la que todos, en todo el mundo, tengan un lugar al que llamar hogar y un interés en su comunidad.

Estoy seguro de que muchos miembros de nuestra Familia Vicenciana mundial estarán de acuerdo en que no hay nada más importante que la familia. Para mí, esto incluye a mi propia familia, a nuestra familia Depaul y a la Familia Vicenciana en general, junto con las personas a las que servimos. A lo largo de los últimos 31 años me he sentido muy orgulloso de ver cómo el Grupo Depaul ha crecido y evolucionado, desde sus raíces en un único proyecto en Londres hasta trabajar ahora en siete países, asociarse para crear el Ruff Institute of Global Homelessness y liderar la Alianza Famvin con los sin hogar.

La aparición de la pandemia de coronavirus nos ha afectado a todos. Es muy probable que se prolongue durante algún tiempo, ya que nos enfrentamos a nuevas variantes de la Covid-19, ciertamente hasta que toda la población mundial esté vacunada. Desde marzo de 2020, me ha conmovido escuchar los numerosos ejemplos de cómo nuestros valores vicentinos están siendo puestos en práctica por nuestro personal de primera línea, que ha conseguido mantener abiertos nuestros alojamientos y servicios de apoyo vitales para los más vulnerables de nuestra sociedad.

El propio Vicente de Paúl vivió en una época de muchas plagas y pandemias. Su objetivo fue siempre velar por la salud de sus compañeros, al tiempo que se centraba en las necesidades de los «más pobres entre los pobres». 400 años después, nos encontramos en la misma situación, y estoy seguro de que él estaría orgulloso de nuestros esfuerzos hasta la fecha.

En el Grupo Depaul trabajamos incansablemente para contribuir a nuestra misión global de acabar con los sin techo. El Ruff Institute of Global Homelessness está recopilando y promoviendo las mejores prácticas en diferentes países del mundo en respuesta a la Covid19 y compartiéndolas con profesionales de otras partes del mundo como América Latina, Asia y África.

La Alianza Famvin con los sin hogar también ha lanzado llamamientos de emergencia como respuesta a la pandemia y está animando activamente a las comunidades religiosas locales a financiar la conservación de las viviendas y el suministro de alimentos y ayuda a las personas expuestas a la infección y en riesgo en lugares como los barrios marginales y las favelas.

La propagación de este virus nos recuerda de nuevo lo interconectada que está la familia humana. Somos únicos en el sentido de que la familia Depaul está igualmente conectada para responder a las necesidades a nivel local y global.

5. En enero de 2020 participaste en el encuentro en Roma de todas las Ramas de la Familia Vicenciana: después de casi un año, ¿con qué te quedas de ese encuentro?

De esa reunión siempre reflexiono sobre el entusiasmo, la creatividad y la resiliencia de la mayoría de los vicencianos que trabajan sobre el terreno. Salen al encuentro de los pobres y han encontrado formas inspiradoras de ayudar a más personas, de llevar la innovación a los entornos más inverosímiles y de cambiar continuamente las vidas para mejor. Quiero elevar esa experiencia a nivel de base y seguir utilizando sus conocimientos para informar sobre nuevos proyectos, enfoques de mejores prácticas y promoción.

Como vicencianos, también sabemos que más allá de atender las necesidades urgentes e inmediatas de las personas sin hogar, tenemos que abordar las causas profundas de esta injusticia si queremos lograr un cambio sistémico. Esto es algo por lo que tanto yo como todos los miembros de la Familia Vicenciana nos esforzaremos.

Estoy realmente entusiasmado con el camino que tenemos por delante y con el trabajo que se realizará al servicio de los pobres en las próximas semanas, meses y años, a pesar de todos los retos a los que nos enfrentamos. Como Familia Vicenciana, somos mucho más fuertes juntos que cuando trabajamos cada uno por su lado.

6. ¿Tienes un lema o una frase que te caracterice?

Hay muchos que podría considerar, pero uno que me viene a la mente es una frase utilizada por el propio San Vicente de Paúl: «Totum opus nostrum in operatione consistit. odo lo que tenemos que hacer es trabajar».

Elena Grazini

Etiquetas: coronavirus

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This