últimas noticias sobre el COVID-19

Una tormenta perfecta

por | Jun 24, 2021 | Formación, John Freund, Reflexiones | 0 comentarios

Una «tormenta perfecta», el «peor escenario», etc. – No importa la imagen que se utilice, nadie quiere, ni espera, enfrentarse a tales escenarios.

A principios del siglo XX, el pueblo judío pasó por el peor de los escenarios, hasta un punto que la mayoría de nosotros nunca conocerá. Lo llaman «el Holocausto». En su mayor parte, sólo podemos imaginar las profundidades de esa experiencia. Muchos todavía se preguntan «¿Por qué? ¿Cómo pudo un Dios amoroso permitir que esto sucediera?» Milenios antes, un hombre llamado Job se hizo las mismas preguntas. «El Señor sacó a Job de la tormenta…»

¿Qué es lo peor que te puede pasar? Cada uno de nosotros tiene personas, lugares, tradiciones, que sería devastador para nosotros perder.

Como escribí en una reflexión anterior, sólo recientemente he tomado conciencia de la «tormenta perfecta» a la que se enfrentó la comunidad cristiana primitiva en el momento en que Marcos recogió los relatos de Jesús e hizo uso de ellos para, en última instancia, dar esperanza en una situación desastrosa.

La destrucción del templo: una tormenta perfecta

Con la resurrección de Jesús, esperaban una nueva era. Pero bajo la dominación romana, experimentaron la destrucción de sus ciudades, el desplazamiento de su pueblo y la apropiación de tierras para uso militar romano. Al seguir a Jesús, el hacedor de milagros, nunca imaginaron que su patrimonio quedaría reducido a escombros con la destrucción del Templo. ¿Cómo podían dar sentido a todo esto?

Marcos aborda todo esto cuando se compromete a escribir los relatos sobre Jesús. Escribiendo más como un narrador teológico que como un cronista histórico, organiza los relatos para mostrar cómo a menudo malinterpretaron a Jesús o simplemente no creyeron que su Mesías tuviera que sufrir y morir.

Su Evangelio está cargado de conflictos crecientes con los líderes judíos, y de su sufrimiento y muerte. Sólo después de su resurrección EMPEZARON a entenderlo. Al estructurar su evangelio de esta manera, Marcos está enviando el mensaje de que seguir a Jesús implica sufrir como él lo hizo. Pero el seguimiento de Jesús conducirá finalmente a la plenitud de la vida en la resurrección.

Está poniendo en perspectiva su sufrimiento. Marcos cuenta la historia de tal manera que le da sentido, a la luz de la muerte de Jesús.  Jesús ha resucitado. Saldremos adelante, como lo hizo Jesús.

Jesús calma la tormenta

Ten esto en cuenta al escuchar el Evangelio del 12º domingo del tiempo ordinario. Los discípulos estaban en la barca con Jesús. Le seguían. Pero aún no habían aprendido a confiar en él.

En la barca, en ese momento, los discípulos tenían más miedo a la tormenta que confianza en Dios.

Esta historia pone de relieve un componente clave de nuestro seguimiento de Cristo. Jesús nos muestra que nosotros también superaremos incluso la mayor tragedia de la muerte.

Tanto los primeros discípulos como nosotros, que leemos hoy esta historia, podemos aprender de ella. Jesús es el modelo de confianza en las promesas de Dios, independientemente de lo que estemos pasando.

Gracias al énfasis que pone Marcos en el sufrimiento y la muerte, nosotros, en medio de nuestros propios lamentos, «Dios mío, ¿por qué me has abandonado?», podemos, en última instancia, descansar en la seguridad de que resucitaremos con Jesús sin importar las tormentas que encontremos en cualquier momento de nuestras vidas.

«El Señor sacó a Job de la tormenta…» (Primera lectura)

Preguntas

  • ¿Qué es lo peor que te puede pasar?
  • ¿Puede el evangelio de Marcos, y esta historia en particular, ayudarte a superar las peores tormentas de tu vida?
Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This