últimas noticias sobre el COVID-19

Historias no contadas: La Cruz, la Medalla y el Rosario

por | Jun 8, 2021 | Formación, Misioneros Seglares Vicencianos, Reflexiones | 0 comentarios

Sor Neghesti, nuestra consiliaria de las Hijas de la Caridad, comparte su profunda sabiduría con el Equipo Internacional de MISEVI.

«Mi alma se aferra a ti; tu mano derecha me sostiene». (Sal 63,8)

Todos los días llegan personas con historias nuevas e inéditas a la puerta de la Capilla de la Medalla Milagrosa, en el 140 de la rue du Bac de París. Vienen de lejos y de cerca para depositar los milagros personales que han recibido y las muchas cargas pesadas de sus propias vidas. Esto sucede gracias a la Medalla Milagrosa que alguien les regaló o que compraron tras su peregrinación a la Capilla de la Medalla Milagrosa. También hay recién llegados que se preguntan qué pasa en esta casa. A menudo, si una hermana se detiene unos minutos en el callejón, alguien se le acerca para conversar. Le cuentan una historia de las gracias recibidas por la intercesión de María. Suelen contar, de forma muy sencilla, conmovedora y emocionante, cómo Dios les tocó cuando se pusieron la Medalla y rezaron.

Me conmovió mucho un joven de 26 años, que quiso hablar conmigo en la puerta. Esta es su historia.

Cuando era joven, rezaba el rosario en mi familia. Por circunstancias difíciles tuve que dejar mi casa para ir a otro país, en busca de un lugar seguro. Después de una larga reflexión, decidí cruzar el desierto del Sahara hasta Libia. Esto fue en 2016. El día antes de mi partida, un amigo me dio la Medalla Milagrosa, aconsejándome que me aferrara a ella con confianza. Aunque ya conocía este símbolo religioso, desde ese momento se convirtió en algo muy valioso para mi corazón. Despertó mi fe y mi confianza en Dios. Cada vez que tenía miedo en mis viajes, simplemente tocaba mi medalla y recibía paz y valor. Después de un tiempo terrible en Libia, llegó la noche en la que subí a un frágil barco y afronté la aventura más peligrosa de mi vida. Éramos 400 hombres, con sólo una chica entre nosotros. A las 3 de la mañana, al subir al barco, todos estábamos en silencio, como si nos enfrentáramos a la muerte. Tras 12 horas de difícil navegación, nuestro barco se quedó sin gasolina y empezó a ser zarandeado de un lado a otro por el viento. Empezó a entrar agua. Entonces todos nos sentimos perdidos. Durante 6 horas me aferré con fuerza a mi Medalla Milagrosa rezando: si muero, muero con la esperanza de la vida eterna en manos de María. Estaba internamente tranquilo y sereno. Todos éramos conscientes de que una semana antes había volcado un barco lleno de personas. Nunca olvidaré los gritos y la desesperación. En medio de todo esto pude mantenerme y decir a mis compañeros de aventura que mantuviéramos la fe y la esperanza; teniendo siempre en la mano mi medalla y rezando el rosario. Finalmente, un helicóptero comenzó a rondar sobre nosotros y después de 3 horas llegó el rescate y ¡todos nos salvamos!

Sólo estuve cinco días en Italia y en esos días perdí mi medalla. Cuando finalmente llegué a Alemania, busqué una Medalla Milagrosa y uno de mis amigos buscó en Google y me la compró a través de Amazon. Me sentí muy feliz de tener de nuevo mi preciosa medalla.  Desde ese día mi vida ha cambiado radicalmente. Creo firmemente que sigo vivo gracias a la intercesión de María.

Continuó contándome por qué estaba en París:

Para el mes de María, el mes de mayo, este año «Vida Católica» transmitió un programa sobre la historia de la Medalla Milagrosa, en YouTube. Me di cuenta de que podía llegar fácilmente a la Rue du Bac desde Alemania, así que decidí este mismo fin de semana acercarme y ver dónde ocurrió todo y pasar un fin de semana en oración. Me parecía muy lejos, pero llegué a París en tres horas, rezando mi rosario y el tiempo pasó muy rápido. Ahora estoy aquí, donde muchos como yo vienen a darle las gracias a María.

El chico estaba muy contento de narrar su historia ya que significa mucho para él. Experimentó la mano salvadora de Dios en medio de un profundo dolor y miedo.

Al escuchar al joven, me impresionó mucho su fe y su gratitud a Dios. Me ayudó a meditar sobre la gran devoción a los signos de amor que nos llevan a Dios, que están muy vivos en nuestra tradición vicentina.

Me recordó una historia contada por san Vicente, cuando la oscuridad envolvía su alma. Le era imposible hacer actos de fe. Sintió que el mundo de la creencia y de la certeza en el que había estado envuelto desde la infancia, se derrumbaba a su alrededor. Sin embargo, en medio de las tinieblas conservó la convicción de que todo era una prueba de Dios, que al final se apiadaría de él. Redobló sus oraciones y penitencias y puso en práctica los medios que creyó más adecuados. El primero fue escribir el Credo en un papel y llevarlo sobre su corazón. Aunque no pronunciaba una palabra, se comprometía con Dios a que cada vez que pusiera la mano sobre su pecho, renunciaba a la tentación contra la fe.

San Vicente y santa Luisa enseñaron a las Hijas de la Caridad a rezar el rosario como su propio breviario. A lo largo de los siglos solían llevar el rosario en el cinturón. Esto les ayudaba a rezar mientras iban y venían al servicio de los pobres, y era un recordatorio para meditar en el misterio de la salvación. He escuchado el testimonio de hermanas cuya vida espiritual se revitalizó, gracias al simple rezo del rosario que las puso a salvo de muchos peligros de la vida.

Los signos y los símbolos son recordatorios de realidades profundas. Se nos enseña a llevarlos con nosotros con fe. Estoy muy segura de que hay muchas historias no contadas de nuestra propia experiencia y de la experiencia de otros. Los símbolos suelen decir mucho más que las palabras. Expresan corrientes afectivas profundamente personales que las palabras no son capaces de comunicar.

Siguiendo con mi reflexión, recordé muchas historias de testimonios de las personas pobres a las que serví sobre el valor de los conocidos símbolos de la Cruz, la Medalla y el Rosario. Cada uno de estos tres símbolos materiales concretos tiene un significado muy profundo para nuestra vida cristiana en nuestra tradición vicentina.

La medalla es un pequeño signo de gran significado bíblico, ya que contiene expresiones del pecado, la encarnación, la redención, la Iglesia y la vida futura. Muchos de nosotros la llevamos al cuello o en el bolsillo. Estoy segura de que tenemos muchas historias ocultas no contadas de cómo al usar este sencillo símbolo de devoción nuestro corazón se elevó a Dios.

La Cruz es el signo de nuestra redención y del amor infinito de Cristo por nosotros. Los cristianos la tenemos en nuestra casa o la llevamos encima cada día, para recordarnos que debemos contemplar con confianza la presencia de Cristo en nuestras vidas como compañero de camino. Seguro que podríamos contar muchas historias sobre su protección.

Mayo está dedicado a María y a la práctica de rezar juntos el rosario. El rosario es un mini-evangelio, una oración cristiana fácil, que ayuda a conectar a muchos fieles con Dios a través de la intercesión de María. San Vicente y santa Luisa lo recomendaban mucho a las Hijas de la Caridad, como su breviario.

Las sencillas cuentas del rosario nos ponen en un estado de ánimo místico. Nos aportan disciplina para la meditación y calman nuestros corazones inquietos y nuestras mentes superficiales y dispersas. El rezo repetitivo del rosario aquieta la mente y permite que surja la profundidad del alma.

El rosario nos ayuda a meditar sobre los mayores misterios cristianos —el nacimiento de Jesús, su predicación de la buena nueva, su sufrimiento, muerte, resurrección y ascensión al cielo— desde diversos ángulos con diferentes énfasis. El rosario es una oración lenta del alma profunda. Tiene un enorme poder espiritual. He escuchado muchos testimonios de revitalización espiritual gracias al rezo del rosario. Cada uno de nosotros tiene experiencias que nunca ha contado a los demás, pero que son reales y poderosas cuando las recordamos y las compartimos.

Precisamente ahora, todos estamos pasando por momentos difíciles y, de un modo u otro, todos los acontecimientos nos invitan a redescubrir dónde encontramos nuestra energía. Como en la historia del joven, podemos sacar energía utilizando algunos pequeños recordatorios como la cruz, la medalla y el rosario, para ayudarnos a rezar, a renovar nuestro corazón y a estar cerca de Dios.

Como vicencianos caminamos por la vida con los pobres, y contemplamos y encontramos a Dios en los acontecimientos cotidianos, compartiéndolos con los que viven cerca de nosotros.

El papa Francisco invitó a toda la Iglesia a rezar el rosario y pedir la intercesión de María por las necesidades de nuestro mundo. Pongamos con sencillez nuestra fe y esperanza en Dios, seguros de que Él responderá a nuestras necesidades.

Seguramente tendremos la misma experiencia que el salmista:

«Nadie que espere en ti será jamás avergonzado» (Sal 25,3)

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This