últimas noticias sobre el COVID-19

«Este clima de incertidumbre no debe frenar nuestra generosidad»

por | Abr 20, 2021 | Noticias | 0 comentarios

Eric de Moulins-Beaufort, Arzobispo de Reims y Presidente de la Conferencia Episcopal de Francia, invita a los cristianos a ser creativos para llevar la caridad de Cristo a los más necesitados, a pesar de las limitaciones debidas a la crisis sanitaria.

¿Cuál es su opinión sobre este periodo de crisis sanitaria que se prolonga?

Sin duda, esperábamos ingenuamente que las cosas volvieran a la normalidad en un periodo más corto. Sin embargo, este no es el caso. Y, centrados en las precauciones que hay que tomar, en las mascarillas y las prohibiciones de reunión, nos resulta difícil tratar otros asuntos que no sean los de la crisis. Pero este clima de cansancio y vacilación no debe paralizar nuestra imaginación, nuestra creatividad, nuestra acción o nuestra generosidad. Tenemos que encontrar otras formas de reunirnos, no sólo entre amigos, sino también con los más necesitados.

La crisis sanitaria ha debilitado a muchas personas. En su opinión, ¿hay algún punto que merezca una atención redoblada?

Pienso en los jóvenes que han abandonado la escuela. En primer lugar, los niños en la escuela: ha habido un impulso significativo para ponerse al día en el momento de la desconfinamiento, pero es definitivamente importante ver cómo se desconectan a largo plazo. Y también los estudiantes de secundaria, los alumnos, los que no consiguen un oficio, necesario para su carrera, ¿tenemos las estructuras necesarias para apoyar a todos estos jóvenes? También pienso en todas aquellas personas que trabajaban de forma ilegal, o en oficios no bien identificados, pero que más o menos se las arreglaban para mantener a sus familias y que ya no pueden hacerlo.

¿Cómo podemos mantener un vínculo con estas personas y cómo podemos apoyarlas? ¿Qué pasa con los ancianos que no tienen familia y que antes de la crisis eran visitados por capellanes o voluntarios? ¿Pueden ahora recibir visitas de personas que no son estrictamente familiares? Nos corresponde avivar nuestra imaginación y superar este marasmo ambiental para pensar en formas de llevar la caridad de Cristo.

¿Tienen los cristianos un papel específico que desempeñar en este contexto?

La fe cristiana nos asegura que debemos estar vivos y no sólo sobrevivir. Podemos contar con San Juan, que distingue entre Bios y Zoe, es decir, la vida biológica y la vida que cada uno de nosotros lleva, y que nos hace amar, compartir, maravillarnos, encontrarnos… Pero Jesús no vino para hacernos vivir eternamente con la vida biológica, sino para hacernos vivir aquí esta vida por la que amamos, nos maravillamos y nos relacionamos. Claro, eso pasa por la vida biológica, pero no se queda ahí. Debería animarnos a encontrar los gestos adecuados. Como cristianos, actuamos no sólo en nombre de nuestras virtudes, sino en nombre de Cristo que nos envía. Nos recuerda que depende de nosotros cuidar de los demás.

Háblenos de lo que ha dicho sobre la hospitalidad.

La gente se ha recluido en sus casas y ha descubierto a sus vecinos, a los que las condiciones de vida modernas no les permiten conocer la mayoría de las veces. Pueden vivir uno al lado del otro y no verse nunca.

Merece la pena descubrir que cerca de casa hay cosas bonitas que ver, gente que conocer, miserias que aliviar… Espero que podamos quedarnos con algo de lo que habremos descubierto durante el encierro. Al mismo tiempo, es bueno mantener nuestro corazón abierto al mundo entero. Ser hospitalario con los demás es estar abierto incluso a los que no sienten simpatía por mí. Esto requiere no estar encerrado en uno mismo, sino estar lo suficientemente habitado, en paz con uno mismo para poder acoger al otro.

¿Qué lectura espiritual hace de esta epidemia?

En el Antiguo Testamento, las epidemias son siempre una advertencia de que es hora de cambiar. No creo que Dios nos haya enviado el coronavirus, pero me parece que podemos leer en él una invitación a cambiar algo en nuestra relación con el mundo. Sin embargo, se nos ha hablado mucho del «mundo de después», y observo especialmente hoy que estamos intentando desesperadamente restablecer el mundo de antes. Sin duda, estamos llamados a reflexionar más sobre el sentido de nuestro consumo o nuestros viajes al fin del mundo. Esta crisis también nos llama a una mayor caridad, una caridad «inventiva».

Fuente: Entrevista publicada en la revista Ozanam, SSVP Francia.

Etiquetas: coronavirus

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This