¿Acaso no somos todos «terraplanistas»?

por | Feb 9, 2021 | Formación, John Freund, Reflexiones | 0 comentarios

¿Quién, yo? ¡De ninguna manera!

No tengo ninguna duda de que la Tierra es un globo que gira en el espacio. Entonces, ¿cómo podría yo ser «terraplanista»? Los «terraplanistas», basándose en su limitada experiencia, creen que nos podríamos caer por los bordes de la Tierra.

En primer lugar, algunos datos de Wikipedia sobre los «terraplanistas».

Muchos de ellos piensan que, durante la Edad Media,  los eruditos europeos y las personas educadas creían que la Tierra era plana y no esférica. Sin embargo, está claramente documentado que la idea de una Tierra esférica proviene de los antiguos griegos (siglo V a.C.).

Parece una deliciosa ironía que nosotros, que pensamos que no somos «terraplanistas», sigamos creyendo que la Tierra esférica es una idea moderna.

Entonces, ¿a quién llama usted «terraplanista»?

En cierto sentido, todos somos terraplanistas.

La mayoría de nosotros no somos capaces de ver más allá de los límites de nuestra experiencia. En cualquier momento de nuestra vida, nos cuesta imaginar algo que nunca hemos experimentado.  ¿Carros sin caballos? ¡Imposible!

Piénsalo un momento. Nos pasamos la mayor parte de nuestra vida superando la última versión de los límites de nuestra experiencia.

En nuestras primeras horas y días, pensábamos que éramos el centro del universo. Luego fuimos conscientes de que dependíamos de unos gigantes llamados mamá y papá. El mundo era lo que podíamos ver desde nuestras cunas. Se suponía que nuestro mundo era el que experimentábamos en nuestras casas.

Entonces llegó el peligroso viaje de aprender que había un mundo más grande ahí fuera donde la gente veía las cosas de forma diferente. A algunos les chocó saber que la gente lucía otros tonos cutáneos y vestía de forma diferente a su «tribu» (Yo pensaba que todo el mundo tenía tíos y tías que hablaban alemán). Para muchos, hoy en día resulta chocante saber que hubo una época en la que no existían los teléfonos móviles ni Internet. Suponen que la gente siempre ha vivido como nosotros.

Ahora piensa por un momento en las imágenes mentales de dos niños diferentes con experiencias distintas. Cada uno conoce poco del mundo del otro.

Los niños que crecen con una visión limitada de la pobreza y excluidos de los verdes céspedes de las «comunidades cerradas», construyen una visión de la realidad basada en lo que experimentaron como normal, alcanzable.

Lo contrario también es cierto. Los que nunca han vivido la experiencia de crecer en la pobreza tienen muy poca idea de las realidades a las que se enfrentan los que sí lo hacen.

Ninguno tiene idea de «cómo vive la otra mitad». Sólo ven al «otro». Sin embargo, proclamamos que somos hermanos y hermanas a pesar de no conocernos.

Y aparece Jesús, que nos llama a cambiar nuestra forma de pensar

El mensaje de Jesús nos llamó a ampliar nuestros horizontes más allá de la visión limitada de lo que conocemos. Nos pidió que nos viésemos unos a otros de la forma como Dios nos ve. La historia del Buen Samaritano imagina de forma dramática un mundo diferente, un mundo en el que nos preocupamos no sólo por los que conocemos, sino también por los que no conocemos y que incluso pueden ser nuestros enemigos. Os animo a leer al papa Francisco, que explica la historia en su encíclica más reciente (párrafos 56-86).

Jesús utiliza el relato del Buen Samaritano para recordarnos que toda persona es buena. De hecho, seremos juzgados por lo bien que cuidemos a los heridos entre nosotros sin olvidar que nosotros mismos estamos entre los heridos. Las heridas son simplemente diferentes.

Jesús viene a vivir entre nosotros y a cuidar de todos y cada uno de nosotros, lavando figurativamente nuestros pies con su sangre de sufrimiento. Nos invita a «hacer esto en memoria mía».

En este tiempo de profundas divisiones, el papa Francisco nos llama repetidamente a desarrollar una «cultura del encuentro» para ir más allá de las limitaciones de nuestra experiencia. (¡Utiliza el concepto 49 veces en su encíclica!)

Vicente de Paúl aprendió a ver más allá de las fronteras de su experiencia

Vicente puso la iglesia patas arriba… como hizo Jesús. Puso a los pobres en la cima, y al resto de nosotros en el servicio y el apoyo, siendo evangelizados por ellos y evangelizándolos.

A sus ojos nadie era basura ni «otro». (He escrito en otro lugar cómo amplió los códigos postales de su ministerio).

Creo que ese es el ministerio más importante que innumerables miembros de la Familia Vicenciana han ofrecido, más allá de los bienes materiales. Han ayudado a la gente a ver su valor a los ojos de Dios, y que pueden y deben soñar con un mundo más grande que sus experiencias inmediatas.

¿Cómo ha ampliado Jesús las limitaciones de mi experiencia?

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This