Desencanto debido a nuestros prejuicios

por | Dic 10, 2020 | Formación, Reflexiones, Ross Reyes Dizon | 0 comentarios

Jesús es el Mesías.  Conocerlo así es reconocer que no somos dignos de él.  Y tal conocimiento nos libra también de todo desencanto.

Los de Jerusalén no acuden al Bautista para recibir el bautismo, sino para inquirir y juzgar.  Los sacerdotes y levitas le ametralla con preguntas y se sienten cada vez más frustrados con él.  Y los fariseos le preguntan:  «¿Por qué bautizas, si tú no eres el Mesías, ni Elías, ni el Profeta?».  Claro queda su desencanto.

La frustración y el desencanto se deben, no hay duda, a que Juan no satisface las expectativas de los sabios.  Los prejuicios de los sabios les cierra los ojos a la identidad del enviado por Dios.  Les falta la pureza de corazón, de la que no se puede prescindir para ver a Dios y sus planes.  Al fin, apagan el Espíritu y tienen en poco el don de profecía.

Libres de todo desencanto

Son limpios de corazón, en cambio, los sencillos como los más pequeños hermanos y hermanas de Jesús.  Se hacen, por su pequeñez, los más grandes (Mt 11, 11; 18, 4).  Y les revela el Padre, Señor de cielo y tierra, las cosas que esconde a los sabios (Mt 11, 25).

El Señor también guía a los humildes; les enseña su camino (Sal 25, 9).  Tal vez sean crédulos y groseros, pero está en ellos Jesús (SV.ES XI:725).

Y, por lo tanto, nos preguntamos:  ¿Somos de la gente sencilla?  Es decir, de la pobre gente que tiene la verdadera religión y la fe viva (SV.ES XI:120, 462).  «Ellos creen, palpan, saborean las palabras de vida.  No los veréis nunca … dejarse llevar de la impaciencia; nunca, o muy raras veces».  Les es ajeno el desencanto.  Desbordan, más bien, de gozo con el Señor.

O, ¿acaso descartamos lo que dice Fil 2, 3 y nos tomamos por superiores a los demás?  Correremos, entonces, el riesgo de ser inquisidores, como los enviados desde Jerusalén.  No conoceremos ni a Juan ni a Jesús.

Señor Jesús, entregas tu cuerpo y derramas tu sangre por nosotros.  Haz que comprendamos lo que haces con nosotros, para que lo hagamos también.  Con gozo y generosidad, sin desencanto.

13 Diciembre 2020
Domingo 3º de Adviento (B)
Is 61, 1-2a. 10-11; 1 Tes 5, 16-24; Jn 1, 6-8. 19-28

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This