últimas noticias sobre el COVID-19

Desde un punto de vista vicenciano: Patrimonio de los pobres

por | Nov 29, 2020 | Formación, Patrick J. Griffin, Reflexiones | 0 comentarios

Dos lecturas, que aparecen regularmente hacia el final del año litúrgico, capturan mi imaginación. Confieso que siento su atracción menos cuando nos preparan para la Solemnidad de Cristo Rey, y más cuando invitan a una reflexión sobre nuestra celebración familiar de Acción de Gracias.

Uno de los pasajes, como pueden adivinar, cuenta la historia de los 10 leprosos que Jesús cura. Tan solo un individuo hace el esfuerzo de volver a Jesús y expresar su gratitud. Los diez tienen razones para volver, pero sólo uno lo hace. Esta historia ofrece un punto de partida fácil para nuestra necesidad de expresar al Señor nuestro reconocimiento de numerosas bendiciones. Incluso cuando nos acordamos de decir «gracias», podríamos tener en cuenta sólo una pequeña parte de lo que hemos recibido, por lo tanto, una de cada diez. Ciertamente he predicado sobre esto en esta época del año. Rezo por la gracia de suavizar mi propio espíritu, a menudo ingrato. Esta historia toca la experiencia de los dones recibidos. Uno podría pensar incluso que no es una parábola.

El otro pasaje apunta en otra dirección igualmente importante: de nuevo, no es una parábola. Me refiero a la historia del «óbolo de la viuda». Ya sabes cómo se desarrolla la escena. Mientras Jesús se sienta en el área del Templo, nota cómo una pobre viuda deposita dos pequeñas monedas en el tesoro. Luego, llamando la atención de sus discípulos, les dice: «esta pobre viuda ofreció más que todo el resto… ella, desde su pobreza, ha ofrecido todo su sustento». Cualquiera que me haya oído enseñar o predicar sobre esta parábola probablemente me haya oído decir que una palabra tiene particular importancia en esta historia. ¡Los desafío a que me digan cuál es!

Esta segunda historia ha cobrado un poco más de importancia para mí en este año. Recordarán que el Papa Francisco ha declarado el 33º Domingo del Tiempo Ordinario como el DÍA MUNDIAL DE LOS POBRES, con un tema particular para este año de «Extiende tu mano a los pobres» (Sir 7,32). Él anima y describe muchas maneras en las que uno puede hacer esto. El mensaje del Santo Padre, aunque relativamente corto, proporciona un estímulo significativo para los oídos, los corazones y las manos vicentinos.

Mientras que la historia de los 10 leprosos nos dirige a expresar nuestra gratitud por la generosidad del Señor, la historia de la viuda y su óbolo centra nuestra atención en nuestra propia generosidad. Escucho la expresión sobre el «patrimonio de los pobres» como si tuviera un lugar particular en nuestro mundo vicentino. Puede inspirarnos a usar bien nuestros recursos y a compartir nuestros excedentes con aquellos que no tienen lo mínimo. Y el reparto puede ser muy modesto dependiendo de nuestras propias circunstancias. ¿Con qué facilidad podemos reconocer esta parte como su derecho, como su patrimonio?

La acción de gracias nos convoca a seguir expresando nuestros valores vicentinos tanto en nuestra gratitud como en nuestra generosidad.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This