últimas noticias sobre el COVID-19

Las situaciones que llevan a la falta de hogar

por | Sep 18, 2020 | Formación, Reflexiones | 2 comentarios

Uno de los estereotipos más frecuentes sobre los sin techo: que eligen ser sin techo. Sin embargo, hay muchas razones válidas para elegir los refugios e incluso las calles en lugar de la casa… si es que hay una casa.

Victoria Vantol aborda la pregunta Why Don’t Homeless People Just Go to Their Family? [¿Por qué los sin techo no van a donde su familia?] ofreciendo ideas que arrojan luz no sólo sobre lo que significa ser un sin techo, sino también sobre cómo alguien llega a esa situación. Algunos puntos destacados…

1. Nunca tuvo una familia

Regresar a casa es imposible si nunca has tenido un hogar de verdad. Esto podría suceder si te quedas huérfano o sales de la casa de tus padres a una edad temprana. Unos 20.000 jóvenes salen del sistema de acogida cada año en los EE.UU. Muchos de estos jóvenes seguirán luchando contra la falta de hogar, si es que no lo han hecho ya, debido a los retos que tuvieron que afrontar mientras crecían.

2. Los miembros de la familia han muerto o no tienen hogar ellos mismos

Muchas personas sin hogar son ancianos. Tal vez sus padres fueron una parte importante de su sistema de apoyo, y ahora han fallecido. Lo mismo podría ser cierto para los hermanos y otros parientes. Tristemente, algunas personas sin hogar son lo suficientemente mayores como para ver cómo la mayor parte de su red de seguridad ya ha desaparecido. Se encuentran con menos y menos apoyos a los que dirigirse, y mucho menos con los que vivir.

3. No pueden encontrar a su familia

Hay muchas situaciones que harían que una persona sin hogar perdiera el contacto con su familia. Podrían haber sido liberados de una larga estancia en una institución, como una prisión o un centro de rehabilitación. Al ser liberados, sus familias pueden haber cambiado de dirección o de número de teléfono.

4. No son bienvenido en la casa familiar

La gente puede quedarse sin hogar porque los echaron de su casa. Esto ocurre a menudo, y por muchas razones diferentes. Aquí están algunas de las más comunes:

  • Ser LGBTQ.
  • Consumir drogas o alcohol.
  • Ser mentalmente inestable.

5. Más peligro en casa que en la calle

A veces una persona se queda sin hogar porque está más segura en la calle que con su familia. Aunque es difícil de imaginar, las calles pueden ofrecer alivio y seguridad cuando son un medio para escapar de los abusos. Esto es a menudo el caso en situaciones de violencia doméstica. Hay pocos datos disponibles sobre los supervivientes de la violencia doméstica pero, hasta 2016, se estima que 41.000 personas que huyen de la violencia doméstica se alojaron en un refugio o en un programa de vivienda cada día.

Una perspectiva más informada

Victoria Vantol concluye:

Si entendemos mejor las muchas razones que tienen los indigentes para no volver a casa, podremos ser más compasivos.

Las personas sin hogar suelen tener una larga lista de dificultades y traumas que preceden a la imagen que ves en la calle. Sus problemas sólo parecen sencillos de resolver cuando se ven desde fuera. Sus realidades son mucho más duras y complicadas. De hecho, ser un sin techo puede ser sólo uno de los muchos problemas que enfrentan.

Algo que podemos hacer es comprender su falta de vivienda y abogar por la igualdad de acceso a la misma. Conseguir una vivienda no lo es todo, pero ciertamente alivia la carga.

Más sobre Victoria VanTol.

Etiquetas:

2 Comentarios

  1. Luis Araya

    Gracias por esta información.

    En nuestra experiencia con Pobres de la calle, cuando han tenido posibilidad de tener un lugar donde vivir, les ha permitido habilitarse y recuperarse. Incluso, cuando comparten tres o cuatro personas.

    Conocer esta,realidad es muy importante para la acción afectiva y efectiva.

    Dios siga derramando bendiciones.

    Responder
  2. Otoniel Díaz Flores

    Buenos días. Mi nombre es Otoniel Díaz Flores, he trabajado ya casi 23 años con personas en situación de indigencia. Son muchos motivos que los llevan a asumir esa vida. Hemos tratado de dar solución a su situación y la más efectiva ha sido llave en mano. Un cuartito de alquiler, significa para ellos, un refugio, seguridad, estabilidad. Desde allí, comienzan a tener un sentido de pertenencia, tienen un lugar donde llegar, donde descansar, donde hacer sus necesidades fisiológicas sin ser vistos. Con el tiempo, comienzan a distinguir el día de la noche, el calor del frío y su vida comienza a cambiar. Ellos solos buscarán su familia, buscarán un empleo, tendrán la ilusión de luchar por conseguir una vida mejor. No creo en los albergues, no me gustan. Prefiero un cuartito, llave en mano, donde el es dueño y señor de su espacio y puede actuar con toda libertad.

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This