Nuestro Dios es rico en Misericordia: ¿Qué significa esto para el misionero?

por | Sep 16, 2020 | Formación, Reflexiones | 0 comentarios

“Dios, que es rico en misericordia, por el gran amor con el que nos amó, incluso cuando estábamos muertos por nuestros pecados, nos hizo vivos junto con Cristo.» – Efesios 2,4-5

Consideremos las implicaciones para el misionero de un Dios que es «rico en misericordia». Y para esto, naturalmente recurrimos al misionero «por excelencia» – san Pablo. Es un eufemismo decir que los cristianos en todas partes tienen una deuda de gratitud con san Pablo. Como dijo el teólogo Rev. Raymond Brown, SS, Pablo fue el hombre que hizo más que nadie en su tiempo para guiar a las personas a ver lo que Jesucristo significaba para el mundo.

Veamos a este notable misionero y las ideas sobre Dios que lo motivaron. Los Hechos de los Apóstoles y las propias epístolas de Pablo pintan un vívido retrato de un hombre que sufrió muchas dificultades para predicar las buenas nuevas de Jesucristo a los gentiles. En 2 Cor 11: 23-29, escribe que estuvo cerca de la muerte en numerosas ocasiones y que estuvo en peligro casi constante durante sus viajes. A menudo pasó sin dormir y sin alimento. Fue golpeado y apedreado. Fue denunciado por judíos y gentiles por igual. Sintió una ansiedad constante por las iglesias que había establecido.

¿Por qué se sometió Pablo a todo este «dolor»? Antes de su conversión, Pablo había estado en paz con su educación, consigo mismo y con su Dios. Era un judío educado, muy versado en su tradición religiosa. ¿Qué sucedió que provocaría un cambio tan drástico en él que arriesgaría todo para predicar el evangelio?

En Hch 9,3-8, tenemos la dramática historia de su conversión en el camino a Damasco, en la que Dios le reveló a Su Hijo, Jesucristo. Esta revelación le permitió a Pablo proclamar en su carta a los filipenses: «Cuento todo como pérdida por el valor inmenso de conocer a Cristo Jesús mi Señor» (Fil 3: 8). ¿Pero habría sido suficiente para conducir a la comprensión de lo que Cristo significó para los gentiles? O, tal vez, ¿le sucedió algo mucho más significativo a Pablo a nivel personal?

Como judío bueno y fiel, Pablo ya habría conocido el amor mostrado por el Dios de sus antepasados israelitas. Pero de alguna manera en la revelación que recibió en el camino a Damasco, Pablo descubrió un amor que fue más allá de su imaginación anterior. En Fil 3:12, admite sentirse «tomado» por Cristo Jesús. Con asombro, exclama en Gál 2:20 que, «El Hijo de Dios me amó y se entregó por mí». En Rom 8: 35-37, pregunta: «¿Quién nos separará del amor de Cristo?» Y, nuevamente, en 2 Cor 5:14, escribe: «El amor de Cristo nos impulsa una vez que llegamos a la convicción de que uno murió por todos». El amor de Cristo, entonces, se convirtió en la fuerza motivadora de la vida de Pablo.

Desde su visión sobre el amor de Cristo, Pablo da el paso audaz de iniciar la misión a los gentiles. Las dificultades encontradas en la misión se convirtieron para Pablo más que en medios para ser soportados por un fin. Si el amor de Dios se manifestó en la entrega de Cristo, ¿cómo podría mostrarse el amor de Cristo a los demás, excepto de la misma manera?

La pregunta que hizo Pablo hace dos mil años no es menos relevante hoy. Como hombres y mujeres que nos hemos dedicado a servir al pueblo de Dios en el contexto del carisma vicentino, tenemos una vocación particular de mostrar la misericordia y el amor de Dios a los pobres y abandonados, a aquellos que no están experimentando ese amor y misericordia debido a las situaciones de su vida, para entregarnos completamente en servicio amoroso a los demás.

Me gustaría compartir con ustedes algunas líneas del teólogo peruano Rev. Gustavo Gutiérrez, OP. En su libro, «Bebemos de nuestros propios pozos: la espiritualidad de un pueblo», escribe: «Compromiso con los pobres significa entrar, y en algunos casos permanecer en [su] universo con una conciencia mucho más clara; significa ser uno de sus habitantes, considerarlo como un lugar de residencia y no simplemente de trabajo. No significa ir a ese mundo por horas para dar testimonio del Evangelio, sino mas bien salir de él cada mañana para proclamar las buenas nuevas a cada ser humano».

No todos tenemos la oportunidad en este momento de nuestras vidas de vivir entre los pobres. Aún así, como seguidores de san Vicente de Paúl, hemos lanzado nuestra suerte con los pobres, los solitarios, los olvidados, las personas que sufren en este mundo. Dondequiera que nos encontremos en la providencia de nuestra vida diaria, ya sea que estemos trabajando activamente en las misiones o en un ministerio de oración, ya sea que cuidemos a nuestra familia o administremos un negocio, todos los días tenemos el desafío de encontrarnos en lo más profundo de nosotros mismos la misma motivación que encontramos en san Pablo.

¿Y cómo hacemos eso? Al igual que Pablo, debemos aceptarnos como amados incondicionalmente por Dios. Pero el ejemplo de san Pablo también nos dice que una vez que experimentemos y aceptemos el amor incondicional de Dios, debemos actuar. Nuestra visión debe llevarnos a dar un «paso audaz». Para nosotros, llamados a vivir nuestra vida en el espíritu de san Vicente, quizás ese paso sea tan simple como este: donde sea que estemos, sea lo que sea que estemos llamados a hacer, permitimos que nuestras vidas den testimonio de las buenas nuevas del amor y la misericordia de Dios.

¿Cuándo ha descubierto el amor de Dios que fuera más allá de lo que se hubiera imaginado antes? ¿Qué «paso audaz» podría pedirle Dios que siga?

Pat Regan, MCA

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This