últimas noticias sobre el COVID-19

“Vincent Helps”: Organizándose en tiempos de pandemia

por | May 23, 2020 | Noticias | 0 comentarios

Filipinas es un país al que frecuentemente visitan las calamidades, como tifones, inundaciones, erupciones volcánicas, terremotos, incendios y esta última pandemia. De hecho, nunca hay un año en que una de estas catástrofes no haya causado estragos en nuestro pueblo, especialmente en los más vulnerables. Incluso hay años en los que éstas ocurren simultáneamente o una tras otra en un corto período de tiempo. Las comunidades de Hijas de la Caridad (HC) y la Congregación de la Misión (CM), así como las demás ramas de la Familia Vicenciana, están casi constantemente dispuestas a responder creativamente y en colaboración siempre que surge la necesidad. A continuación se muestra un ejemplo de una de estas iniciativas.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

A principios de este año, el 12 de enero para ser exactos, la repentina erupción del volcán Taal en la ciudad turística de Tagaytay tomó a todos por sorpresa. La última erupción de este tranquilo y pintoresco volcán fue en 1977. La Familia Vicenciana se puso inmediatamente en acción. Dirigida principalmente por la CM y las HC, y un buen número de voluntarios, organizaron la ayuda de socorro creando «Vincent Helps». Hicieron viajes diarios a la ciudad de Tagaytay y a las ciudades cercanas de la provincia de Batangas para ofrecer mascarillas, provisiones de alimentos y agua a los residentes afectados, alojados temporalmente en las escuelas públicas y en los instalaciones cubiertas. Hacia el final de las operaciones de socorro, comenzaron a planificar la rehabilitación a largo plazo de los evacuados más vulnerables, los residentes de la propia isla del volcán. Dos trabajadores sociales vicencianos (uno CM y una HC) se unieron a las Unidades de Gobierno Local (UGL) en la búsqueda de terrenos disponibles para construir casas para los que no podían volver a las zonas de peligro permanente. Desafortunadamente, otro desastre sin precedentes interrumpió la planificación: la pandemia COVID-19.

La estructura existente de Vincent Helps fue reactivada para responder a esta pandemia. Sin embargo, como los coordinadores de la organización no pudieron reunirse debido a la amplia cuarentena comunitaria (ECQ) y el cierre, las cuatro comunidades del complejo del Seminario de San Vicente en Quezon City, asumieron la responsabilidad.

La organización está integrada por un Equipo de Respuesta (que actúa como grupo central) con los siguientes comités: Comité de Movilización de Recursos, Comité de Operaciones y Comité de Documentación. El equipo de movilización de recursos utiliza los medios de comunicación social para crear conciencia y la obtención de fondos en línea. También se coordinan con los bancos y los servicios de transferencia de dinero. Este grupo ha tenido mucho éxito en la recaudación de fondos a nivel local y en el extranjero.

El equipo de operaciones se divide en dos grupos: el equipo de «suministro» y el equipo de «distribución». Tomando muy en serio las medidas de precaución —dado que un buen número de los hermanos mayores que viven en el complejo son susceptibles al virus— los equipos de compra y distribución están compuestos sólo por cuatro y dos personas respectivamente. Junto con protocolos estrictos de protección y desinfección, minimizan el riesgo de una posible contaminación.

Si bien algunos donantes generosos contribuyen con alimentos, la mayoría se adquiere a los mayoristas. Unos 50 voluntarios (sacerdotes, hermanas, seminaristas, personal y jóvenes de la parroquia) preparan los paquetes todos los días. Tres veces por semana otro grupo de voluntarios prepara 400 comidas cocinadas para las personas sin hogar y los habitantes de calle. El equipo de distribución lleva los paquetes de alimentos a diferentes puntos de entrega o centros situados en zonas deprimidas de la ciudad, como las familias que viven en los barrios marginales y bajo los puentes. Los voluntarios visten camisas de temática «vicenciana» y están acompañados por sacerdotes vestidos en atuendo clerical, para que se les identifique fácilmente como grupo «eclesiástico» y faciliten los viajes a los centros de distribución. También aplican medidas de seguridad básicas como el distanciamiento social, el uso de mascarillas y la desinfección para reducir la exposición al virus.

El grupo de Documentación está formado por el equipo de Medios Sociales y Creativos y el equipo de Recopilación de Datos y Cronista. Ellos utilizan las etiquetas #VincentHelps y #Frontliners para crear conciencia en los medios sociales, publicidad y búsqueda de fondos en línea. Se ha creado una página en Facebook para publicar actualizaciones en las plataformas de medios sociales y la recopilación de datos para su distribución; también mantienen una base de datos para receptores y donantes. La página de Facebook de Vincent Helps también presenta artículos, reflexiones y homilías para inspirar a la gente, enviar mensajes de esperanza, y lo más importante, ayudar a los fieles en la reflexión y el crecimiento espiritual a través de la oración matutina diaria, peticiones de oración y misas diarias en línea (en coordinación con la página de de Facebook de De Paul House).

En el primer mes de cuarentena, hemos distribuido 18.663 paquetes de comida, 4.400 paquetes de comida lista para comer y 105.340 piezas de pan (pandesal). Los paquetes de comida o paquetes de ayuda incluyen arroz, productos enlatados, fideos y verduras. La cantidad total compartida a través de estos programas alcanza un valor de 4.452.438,73 pesos filipinos (unos 80.500 euros).

Los casos de infección continúan aumentando a pesar del cierre extensivo y la cuarentena de la comunidad. El liderazgo ineficaz, las disputas políticas, la escasez de equipo de protección para las personas en primera linea, el número limitado de equipos de pruebas, la falta de fondos gubernamentales para la asistencia social y la distribución desorganizada de la ayuda complican aún más la terrible situación. El gobierno parece estar abrumado por la enormidad del problema. El presidente y sus asesores siguen indecisos sobre el levantamiento del bloqueo.

Mientras tanto, muchos de los pobres desafían las órdenes del gobierno de quedarse en casa porque tienen más miedo de morir de hambre que de un virus invisible. La visión de San Vicente sigue siendo tan práctica como en 1617: «Los pobres a veces sufren más por la falta de orden que por la falta de personas caritativas». Vincent Helps es nuestro modesto intento de organizar la caridad para aliviar un poco los sufrimientos de los más vulnerables.

Etiquetas: coronavirus

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This