Domingo de las Vocaciones con el papa Francisco y dos Vicencianos

por | May 2, 2020 | Formación, John Freund, Reflexiones | 0 comentarios

Tanto el Papa Francisco como el Superior General de la Congregación de la Misión han escrito cartas con ocasión del Domingo del Buen Pastor, o de las Vocaciones. Lo que tienen que decir es muy valioso y muy opoertuno de varias maneras. Destacaré lo que me ha llamado la atención de manera muy personal. Verán cuán personal es una reflexión personal que escribí hace unos años, durante el auge de la publicidad sobre los abusos por parte del clero.

Imagen de FreeBibleImages.org

En su carta con ocasión del Día Mundial de Oración por las Vocaciones de 2020, el papa Francisco reflexiona sobre cuatro palabras: gratitud, ánimo, dolor y alabanza.

El papa Francisco escribe:

«El riesgo es real:  llega la noche, sopla el viento contrario, la barca es sacudida por las olas, y el miedo de no lograrlo y de no estar a la altura de la llamada amenaza con hundirlos».

El Superior General habla de la importancia de desarrollar una cultura de las vocaciones:

«En medio de la pandemia COVID-19 estamos experimentando la gratitud porque nuestra llamada personal fluye en alabanzas y da lugar a nuevas iniciativas, decisiones, y caminos que cultivarán la cultura de las vocaciones».

¡Me sentí muy identificado con ambas ideas! Inmediatamente recordé una reflexión muy personal que escribí y que tocaba ambos temas: «un barco tirado por las olas» y la importancia en mi vida de una «cultura de las vocaciones» como la experimenté hace más de medio siglo.

¿Por qué soy un sacerdote vicenciano?

La pregunta: ¿Por qué soy un sacerdote vicenciano?

Veo… y leo… muchos mensajes preguntando «Por qué soy católico (o no)». También he oído decir a antiguos Directores de Vocaciones que este tiempo debe ser un momento difícil para los Directores de Vocaciones. De aquellos que disciernen «¿Cómo puedo pensar en hacerme católico después de los últimos informes de abusos sexuales?» Y, por supuesto, está el cardenal Dolan citando una llamada de su madre desde su casa de cuidados: «Me da vergüenza ir al comedor», comentó que le dijo ella. «Me da mucha vergüenza ser católica. No sé qué decirle a nadie». No es sorprendente que algunos sacerdotes también se pregunten: «¿Por qué soy sacerdote?» Es una pregunta seria que yo también me pregunto: «¿Por qué soy un sacerdote vicenciano?» Para mí, la respuesta está en una cultura que amo. No, definitivamente no es la cultura clerical popularizada que se cuestiona, con razón. Hablo de una cultura muy diferente, simple y vivida, que he experimentado como sacerdote vicenciano tratando de seguir a Cristo, el Evangelizador de los Pobres.

La cultura vicenciana a lo largo de los años

La primera vez que experimenté esa cultura vicenciana fue durante mis días de instituto, hace más de seis décadas. Y es una cultura que todavía experimento hoy día, ahora que soy octogenario… En aquel entonces me impresionó la alegría que vi en los rostros y las vidas de mis profesores en la Preparatoria de la universidad de St. John. Nosotros, los estudiantes, fuimos los primeros en nuestras familias en acceder el beneficio de una educación de calidad. Experimenté el paciente compromiso de nuestros profesores para ayudarnos no sólo a aprender lo que necesitábamos saber sobre nuestro mundo. También compartieron con nosotros su propia fe profunda y nos despertaron a la fe viva de sus cohermanos que habían sufrido a manos de los comunistas en China u otras misiones. Vivían un ideal que me atraía. En los años transcurridos desde entonces, he visto de cerca esta cultura, verrugas, úlceras y todo eso.

Recuerdo bien la confusión de los turbulentos años 60 y 70. Parecía que casi cada semana se anunciaba la salida de compañeros de la comunidad… a menudo los más brillantes y dedicados entre mis amigos más cercanos. Empecé a preguntarme «¿Por qué me quedo?» Así que, para mí, la pregunta no es una pregunta nueva.

No somos en absoluto perfectos. Sí, me avergüenzo de algunas de las cosas que he visto y experimentado en la comunidad. Me avergüenzo de algunas de las cosas que yo mismo he dicho y hecho durante estos 60 años. En retrospectiva, me gustaría tener muchas «segunda oportunidades». También sé que, a pesar de nuestra formación muy rigurosa, ha habido algunos fallos graves.

Entre nosotros, puede haber puntos de vista políticos y teológicos opuestos, pero hay valores en los que todos estamos de acuerdo. Estos 5 valores impregnan la preocupación vicenciana y el cuidado de los marginados y de los demás. Entonces, como ahora, vuelvo a la visión que experimento encarnada en vasijas de barro, con mis hermanos. Las palabras y acciones de Vicente nos desafían. «Amemos a Dios, pero que sea con la fuerza de nuestros brazos y el sudor de nuestra frente». «A veces hay que dejar a Dios por Dios». «Que el amor encienda mi cuerpo mortal hasta que otros atrapen la llama viva» (Cardenal Newman).

Un antiguo Visitador capturó bien nuestra cultura vicenciana en general. «En los funerales —dijo—, aprendimos mucho que no sabíamos de los cohermanos, cuando la gente compartía el impacto en sus vidas de un vicenciano en particular (con todas las rarezas y defectos que conocíamos muy bien de los demás)».

Distintivos de esta cultura

Sea cual sea el idioma, hay una visión y una cultura que me llama y me apoya en mi vida como sacerdote vicenciano. Estos cinco valores nos unen como seguidores de Cristo Evangelizador de los Pobres y un grupo de hermanos. Estos cinco valores [la simplicidad, la humildad, la mansedumbre, la mortificación y el celo] impregnan nuestros esfuerzos de preocupación vicentina y cuidado de los marginados y de los demás. ¡Y por eso soy un sacerdote vicenciano!

Preguntas sobre las culturas que nos formaron:

  • ¿Puedes identificar las diversas culturas que te formaron?
  • ¿Qué cultura tuvo el mayor impacto en ti?
  • ¿Fue el impacto de esa cultura bueno o malo para ti?
Etiquetas: coronavirus

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This