¿Qué podemos aprender de nuestros caminos a Emaús y a Damasco?

por | Abr 18, 2020 | Formación, John Freund, Reflexiones | 0 comentarios

Fragmentos de mi herencia familiar

Recuerdo que, siendo niño, miraba los álbumes de fotos familiares de mi madre y mi padre. En su mayor parte, los pies de foto eran sólo nombres.

En 1949 mi padre, con gran sacrificio, nos llevó a Alemania para reunirnos con sus familiares. Pude escuchar cuán diferente fue su experiencia durante la Segunda Guerra Mundial de mi experiencia en América. Sus vidas fueron terriblemente alteradas. Era muy diferente de lo que había imaginado. Nunca olvidaré los montones de escombros que aún se apilan en una gran ciudad llamada Frankfurt.

También recordé lo sorprendido que estaba, incluso a los 11 años, al ver el dintel de la puerta de la casa de al lado de donde se crió mi padre. ¡La fecha inscrita era 1503! Hay tanto sobre mis antepasados que no sé.

Lo mismo ocurre con los fragmentos de mi herencia cristiana. Tal vez por eso siempre he tenido un especial aprecio por los Hechos de los Apóstoles, nuestro común álbum familiar.

Aprender de los fragmentos de mi herencia cristiana

Los Hechos de los Apóstoles cuentan la historia de personas cuyas vidas fueron puestas patas arriba. Gente que tenía que encontrarle sentido a estos trastornos.

A menudo oímos el antiguo dicho de hace literalmente miles de años «No hay nada nuevo bajo el sol». En verdad, esto es cierto. También es cierto que podemos aprender de aquellos que lucharon con los trastornos en sus vidas, como se grabó en nuestro álbum familiar llamado «Los Hechos de los Apóstoles».

  • Hoy me gustaría compartir con ustedes lo que he aprendido de algunos viajeros en dos caminos diferentes, en la tierra que llamamos Sagrada. Llamamos a esto la historia de dos caminos… el camino de Emaús y el camino de Damasco

No sabemos mucho sobre la gente que viajó por estos caminos. Sabemos que eran tan diferentes entre sí… y sin embargo tan parecidos. También sabemos algo que tenían en común. Sus mundos fueron puestos al revés.

Primero – Sus expectativas, sus experiencias

Los dos discípulos en el camino a Emaús habían estado buscando, esperando, un Mesías. Pensaron que habían encontrado lo que buscaban, o mejor dicho, a quien buscaban… el Mesías en la persona de Jesús. Él hablaba claramente de una forma diferente de ver las cosas. Es más, ¡hizo cosas asombrosas!

Entonces resultó, a sus ojos, no ser el Mesías, sino alguien que había sido brutalmente golpeado, sufrió la muerte más dolorosa y vergonzosa que uno pueda imaginar.

El que estaba en el camino a Damasco tenía una visión totalmente opuesta.

Estaba seguro de que este Jesús de Nazaret era una mala noticia. Estaba agitando a la gente. Estaba convencido que sabía más. En sus propias palabras, se consideraba uno de los mejores judíos, especialmente los fariseos o los protectores de la ley. Era un verdadero creyente, un hombre con una misión que intentaba cazar a aquellos a los que Jesús atrajo.

Lo que tenían en común

¡Sus mundos fueron puestos al revés, se derrumbaron a su alrededor!

Los dos en el camino de Emaús estaban tratando de escapar de su decepción. Estaban confundidos y desilusionados.

El del camino de Damasco estaba buscando seguidores del camino de Jesús. Estaba seguro, incluso con pretensiones de justicia, de lo equivocados que estaban los seguidores del camino de Jesús.

Entonces Dios intervino en sus vidas.

Para los dos que caminaban hacia Emaús, la intervención de Dios llegó suavemente. Tuvo lugar a través de un extraño que entró en sus vidas como compañero de viaje. Parecía un simple encuentro social, pero resultó ser mucho más. Escuchando a Jesús y partiendo el pan con él, finalmente reconocieron que… ¡Jesús estaba vivo! Para el que iba a Damasco fue literalmente una experiencia cegadora.

Nunca lo vieron venir.

Nunca soñaron que Dios entraría en sus vidas. ¿Qué podría ser más simple que tener una conversación casual con un extraño, un compañero de viaje? ¿Qué podría ser más notable que ser golpeado y ser cegado? En ninguno de los dos casos esperaban encontrarse con Jesús.

Cada uno tuvo que enfrentarse a una pregunta

Los que huían por el camino de Emaús, se preguntaban: «¿No ardían nuestros corazones dentro de nosotros?» ¿Quién es este extraño? Para el que se dirigía a Damasco, Dios intervino mucho más dramáticamente. Quizás era la única manera de llamar su atención. Escuchó a Jesús decir: «¿Por qué me persigues?»

El papel de la comunidad en traer el bien de Dios de esta experiencia

Los dos de Emaús corrieron a una comunidad familiar para contar sus buenas noticias. ¡Qué alivio! Había tanto que compartir. Para el otro, era la misma comunidad a la que había estado persiguiendo la que ahora lo apoyaba. Qué experiencia tan humilde con tanto que aprender.

La experiencia de María de la intervención de Dios

Ella nunca lo vio venir. La intervención de Dios en su vida la sorprendió. Incluso preguntó, «¿Cómo puede ser esto?»

  • No estaba preparada para la forma en que su mundo se pondría más patas arriba.
  • Sí, el ángel la ayudó en las etapas iniciales del shock.
  • Sí, buscó y dio consuelo a su prima Isabel que estaba en circunstancias similares.
  • Sí, en el templo Simeón le dio una dura advertencia.
  • Sí, años más tarde en el templo, el propio Jesús le recordaría que estaba en una misión de su padre.

Pero incluso con todos estas pistas y advertencias, dudo que se diera cuenta de los sufrimientos de la semana que llamamos santa. ¿Cuánto consuelo podría haber sido el apóstol Juan?

  • Me sorprendería si no hubiera preguntado por segunda vez en su vida «¿Cómo puede ser esto?»
  • Me sorprendería si no hubiera preguntado también «¿Por qué debe suceder esto?»

Pero, con su hijo, estoy seguro de que dijo: «¡Hágase tu voluntad!»

Preguntas para nosotros

  • ¿Cuándo me sorprendió que mi mundo se haya puesto patas arriba?
  • ¿Qué puedo aprender de Pablo, sobre mí y mis certezas?
  • ¿Qué puedo aprender de los discípulos de Emaús sobre los caminos inesperados que Dios nos ofrece?
  • ¿Puedo ver más allá del dolor inmediato que Dios sacará bien de esto aunque no entienda cómo?
Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This