Desde un punto de vista vicenciano: Una noche que comienza en soledad

por | Abr 17, 2020 | Formación, Patrick J. Griffin, Reflexiones | 0 comentarios

Durante muchos años, mis pensamientos de las celebraciones del Viernes Santo a la Vigilia Pascual se acompañan con una canción cantada por Elvis Presley (sí, soy fan). Si adivinases que la canción es «Are You Lonesome Tonight», estarías en lo cierto. Aunque un poco sentimental, la canción captura algo del carácter de la soledad. Escuchen algunas de las líneas:

¿Estás sola esta noche? ¿Me extrañas esta noche?
¿Lamentas que nos hayamos distanciado?
¿Tu memoria se pierde en un día más brillante y soleado?
. . . . . . . . .
¿Las sillas de su salón parecen vacías y desnudas?
¿Miras a tu puerta y me imaginas allí?
¿Tu corazón está lleno de dolor? ¿Debo volver otra vez?
Dime querida, ¿estás sola esta noche?

Creo que puedo señalar algunos elementos en el relato del Evangelio de la pasión y muerte de Jesús que sugieren ese sentimiento de soledad. Permíteme que me fije en los apóstoles.

¿Qué sentimientos llenaron los corazones y las mentes de estos íntimos seguidores de Jesús, en su muerte? Bueno, una parte de ellos temía que pudieran experimentar la misma muerte horrible que él. La culpa probablemente pesaba en alguna parte de sus corazones, ya que lamentaban no haber sido más leales a él. Parte de ellos se sintieron perdidos y se preguntaron qué hacer y a dónde ir. Y, yo sugeriría que también se sintieron solos. No volverían a oír la voz de Jesús, no lo verían en acción, no se sentarían en la misma mesa con él. Ya no caminarían con su amigo y maestro. Creo que se sentirían solos.

La resurrección disipa todos estos sentimientos. ¡Jesús estaba vivo, para no morir nunca más! Cuando se aparece a los discípulos reunidos en una sala, su saludo de bienvenida es «Paz». Ninguna acusación, ninguna catalogación de faltas entraría en la sala. Esa palabra limpió toda la culpa provocada por el miedo, la culpa y la falta de objetivos. Su soledad también se resolvió. Jesús vino a estar con ellos para siempre. Trajo vida, esperanza y convicción. Además, reunió a la comunidad. Nunca más se sentirían solos.

El Sábado Santo, la Iglesia nos invita a estar solos. El Santísimo Sacramento ya no está en el altar de nuestras iglesias. Ninguna liturgia especial que nos ofrezca la oportunidad de reunirnos como comunidad hasta la noche. Podemos experimentar el día como una invitación a la tranquilidad y la meditación, y eso es algo muy bueno. Parte de nuestra reflexión podría centrarse en cuánto echamos de menos al Señor en su presencia ordinaria. La Vigilia Pascual puede levantarnos con el deseo de escuchar su historia y su llamada. Nosotros también podemos escuchar un mensaje de vida, esperanza y convicción mientras celebramos juntos.

Esta época del virus, en nuestro país y en el mundo, ha contribuido a una sensación de soledad para muchas personas. El papa Francisco lo menciona en su mensaje para la Semana Santa. Lo veo, lo escucho y lo siento. Simpatizamos con esta experiencia que toma varias formas en la vida de muchos. Sin embargo, al final, como pueblo cristiano, sabemos que nunca estamos solos y nunca lo estaremos. Jesús pasa tiempo con sus discípulos después de la Resurrección. Cuando llega el momento de la Ascensión, les ofrece esta promesa (Mateo 28,20):

He aquí que yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo.

Nos regocijamos en la misma promesa que se nos hizo en estos días de Pascua.

Etiquetas: coronavirus

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This