últimas noticias sobre el COVID-19

¿Quién llevará los comedores de beneficencia?

por | Abr 2, 2020 | Formación, John Freund, Reflexiones | 0 comentarios

Originalmente había planeado comenzar una serie sobre lo que se debe y no se debe hacer cuando nos encontramos con las personas sin hogar. Pero con tantas áreas bloqueadas, de repente me di cuenta de que estaba tocando otro problema en el que no había pensado. ¿Quién dirigirá los comedores de beneficencia? ¿Qué le pasa a la gente que depende de los comedores de beneficencia y las despensas?

Mientras pensaba en ello me di cuenta de que era otra manifestación de la cuestión de los valores en competencia similar a la reflexión de la semana pasada. ¿Es mejor poner en riesgo a los voluntarios y a los necesitados, manteniendo abiertos importantes servicios, o quedarse en casa, sabiendo que, como resultado, la gente pasará hambre?

Cuando busqué en Google me di cuenta de que no era el único que hacía esta pregunta. Jay Willis, en una reflexión para The Atlantic hace esa misma pregunta: «Who Will Run the Soup Kitchens?” [¿Quién dirigirá los comedores de beneficencia?] (¡Enhorabuena a The Atlantic por hacer gratuitos todos sus artículos sobre el COVID 19!)

¡El dilema!

¿Cómo equilibrar las necesidades de los que dependen de los comedores y las despensas, especialmente los desamparados, con las preocupaciones de salud pública en torno a la transmisión, ya sea por una población vulnerable o a otra población vulnerable, ya que muchos voluntarios son ancianos?

Mientras que la crisis de salud pública de las personas sin hogar choca con la crisis de salud pública del coronavirus, los proveedores de servicios están lidiando con un terrible dilema: ¿Es mejor presentarse, exponiéndose potencialmente a sí mismo y a aquellos a los que sirve, a una infección mortal? ¿O es más seguro y responsable quedarse en casa, sabiendo que la gente pasará hambre como resultado?

Este es el problema al que se enfrentan los voluntarios de Rainier Popup Kitchen en Washington. Su primera opción fue explorar modelos alternativos de servicio. Se mudaron a un modelo de «agarrar y llevar», llenando más de 100 bolsas con sándwiches, fruta, botellas de agua, paquetes de vitamina C y panfletos. A los voluntarios mayores de 60 se les instruyó que se quedaran en casa, y a cualquiera que se sintiera enfermo también se le prohibió ayudar con la preparación de alimentos para llevar. ¡Pero eso no fue realmente satisfactorio!

¡Una decisión dolorosa!

En medio de tanta incertidumbre, para cada individuo, determinar cómo proceder se reduce a una parte de juicio y otra de suposición. «Es una elección razonable para la gente que es voluntaria decir, ‘Necesito quedarme en casa porque no puedo poner a mi familia en riesgo'».

Finalmente, hicieron una llamada para discutir sus opciones, que están disminuyendo rápidamente. Después de casi dos horas de debate, el grupo llegó a un consenso a regañadientes: La cocina se cerraría indefinidamente.

Fue una decisión desgarradora, ya que se dieron cuenta de que ellos eran la única fuente de comida que podían tener sus vecinos.

Hay muchísimas decisiones parecidas a esta. ¿Cómo se han adaptado ustedes? Por favor, comparta lo que está funcionando en su área.

Etiquetas: coronavirus

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This