Carta del hermano René Stockman, ante la crisis del coronavirus

por | Mar 19, 2020 | Noticias | 1 comentario

Con motivo de la crisis provocada por el coronavirus, el hermano René Stockman, Superior General de los Hermanos de la Caridad, ha escrito una Carta Circular. Léala a continuación:

Queridos hermanos,
estimados miembros asociados, compañeros de trabajo, voluntarios y amigos,

Nos adentramos juntos en Cuaresma en preparación para la Pascua. Nadie hubiera pensado lo inusual que sería esta época. El mundo entero está bajo la amenaza del coronavirus. Las palabras del Miércoles de Ceniza, que nos recordaban nuestra humana mortalidad, resuenan como nunca. Sentimientos de miedo e impotencia se han apoderado de muchos. Aquí, en Roma, donde los residentes tienen prohibido salir de sus casas desde hace más de una semana, esta atmósfera es realmente palpable. Nuestros estudiantes en la casa reciben sus lecciones a través de Internet y tratan de mantener un orden adecuado de las cosas. Más que nunca, estamos experimentando el poder positivo de nuestra vida comunitaria, y en nuestra oración juntos sentimos una estrecha conexión con las muchas personas que nos rodean. Nos animamos mutuamente a seguir de cerca las reglas impuestas y a verlas como una expresión de solidaridad. Nos damos cuenta de que cualquier transgresión o negligencia puede poner en peligro a los demás, así como a nosotros mismos. Al mismo tiempo, apreciamos que tenemos la suerte de tener comida en la mesa sin demasiadas preocupaciones, que tenemos suficiente espacio para movernos por nuestra casa y nuestro jardín, y, sobre todo, que nos tenemos unos a otros para apoyarnos. Al otro lado de la calle, vemos familias confinadas en sus pequeños apartamentos, oímos niños jugando en los estrechos balcones, y quizás no nos damos cuenta lo suficiente de cuánta soledad y desolación hay actualmente entre los ancianos, entre los enfermos.

Mis pensamientos se dirigen particularmente a todos ustedes, mis cohermanos, miembros asociados, compañeros de trabajo, voluntarios y amigos, que se enfrentan a esta crisis mundial en situaciones muy diferentes. Espero que encuentren maneras de estar cerca unos de otros, de ayudarse y apoyarse mutuamente en las difíciles tareas que tienen que cumplir. En particular, pienso en ustedes que, en la enfermería y el cuidado de sus conciudadanos, tienen que hacer su trabajo con gran cautela y aún mayor dedicación. Que su valiente acción ayude y anime a muchos a superar sus miedos. Tal vez también tenga que cuidar de personas infectadas por el virus. Háganlo con cuidado, con amor, y sobre todo con gran generosidad. Que experimentemos realmente el poder de nuestro carisma de caridad.

Pensamos especialmente en nuestros estudiantes que ahora se ven obligados a quedarse en casa, para que encuentren allí suficiente espacio para continuar su educación, bajo la guía de la escuela, si fuese necesario. Pensamos en los enfermos y en las personas discapacitadas en nuestras instalaciones, hospitales, hogares, para que se libren de este virus que amenaza su vida, y si se infectan, para que reciban el cuidado adecuado. Pensamos en las personas sin hogar que ahora están bajo una amenaza adicional, para que puedan encontrar refugio. Y pensamos en los que ahora están enfermos, que están en peligro mortal a causa del virus, para que puedan ser ayudados y recibir curación en su dolor y sufrimiento.

La Cuaresma es un tiempo de oración, de ayuno y de compartir. Involuntariamente, estamos llamados a experimentar esto de una manera muy especial. Por eso queremos rezar para que esta pandemia sea derrotada rápidamente y rezamos especialmente por aquellos que están comprometidos con la lucha contra el virus en varios campos: a través de la investigación científica y a través de la ayuda y el cuidado directo. A lo largo de este mes, pedimos particularmente la intercesión de San José, para que siga mostrando su cuidado, como hizo con María y Jesús, a nosotros y a todos los que han sido afectados por el virus.

Es un momento en el que podemos redescubrir el significado del ayuno, y a través de la mortificación podemos conectar espiritualmente con nuestros vecinos que están pasando por un momento muy difícil. Puede convertirse en una intención muy especial en nuestro ayuno y mortificación.

Y finalmente, queremos compartir. No permanezcamos insensibles cuando se nos pide que ofrezcamos apoyo de manera efectiva.

Me gustaría concluir con una oración que hemos recibido de la Conferencia Episcopal Belga:

«Dios la vida,
desde tiempos inmemoriales has mostrado a el pueblo tu amor.
En Jesús, tu Hijo, te acercaste mucho a nosotros.
Él trajo la curación y la paz a los enfermos,
por su bondad y reconciliación.
Abrió un nuevo futuro a la gente que estaba perdida.
Ven a nuestro encuentro por el Espíritu que animó a Jesús
en estos días de confusión e incertidumbre.
Concédenos calma, sabiduría y coraje
para discernir lo que podemos hacer,
para apoyar a otros
y ayudar a superar esta crisis.
Haznos crecer en esperanza y confianza
ahora que todos experimentamos nuestra vulnerabilidad de una manera tan poderosa,
y mantén la fe viva en nosotros
para que Tú puedas hacer que todo sea para bien.
Te lo pedimos por Cristo, nuestro Señor. Amén».

Fraternalmente suyo en el Señor,

Hno. René Stockman,
Superior General de los Hermanos de la Caridad

Fuente: https://brothersofcharity.org/

Etiquetas: coronavirus

1 comentario

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This