De «allí» a «aquí»: ¡los vicencianos actúan según sus sueños!

por | Mar 12, 2020 | Cambio Sistémico, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

Colaboración entre Kenya e Irlanda

Aplicación práctica de nuestros sueños a través de nuestra canción espiritual.

Nuestra «canción principal» canta la «unidad» de Cristo, que todo está conectado, como el papa Francisco escribe en «Laudate Si». Compuesta en colaboración por san Vicente y Luisa para ti y para mí, ¡nuestro carisma es una canción alegre, colaborativa y esperanzadora!

Intención de oración mensual de marzo: “Que los esfuerzos de la Familia Vicenciana y nuestros colaboradores den fruto a través de nuestros esfuerzos para acabar con el sinhogarismo mundial en todas sus formas».

Parafraseando el discurso fundamental del P. Denis Holtschneider, que nos animó a crear planes futuros para el trabajo de nuestra Familia Vicenciana en el Simposio del 400º Aniversario en Roma, «De aquí a donde», seguí mis experiencias que son paralelas a la reciente evolución de nuestra «Familia» en el servicio a los pobres.

Durante mi vuelo de regreso de Kitale a Nairobi (Kenya) hace unas semanas, en un avión del tamaño de una furgoneta pequeña, mantuve mi mente alejada del miedo reflexionando contenta sobre el hilo de los acontecimientos que me llevaron desde «allí»; la reunión del Comité Ejecutivo de la Familia Vicenciana (VFEC) en Filadelfia en 2017 al proyecto de niños de la calle Upendo en Kitale, Kenya 2020.

«Allí» nos atrevimos a «soñar» como dijo el P. Tomaz Mavric, CM para reunir en Roma en octubre de 2017 y celebrar, planificar y colaborar en un «mega-proyecto» de cambio sistémico. En los escalones de la Basílica de San Pedro, en presencia del papa Francisco, Mark McGreevy, el Director General de Depaul lanzó la Alianza de los Sin Techo de FAMVIN.

La Campaña de las 13 casas del Proyecto de Niños de la Calle de Kitale es una de esas aplicaciones prácticas.

Dirigido por la hermana keniana Winnie JoseMarie, de las Hijas de la Caridad, el proyecto Kitale Street Children Upendo (Swahili para la caridad) está alojado en una lechería recuperada, y está prosperando como centro de esperanza, alimentación y cambio sistémico para 79 chicos de 15 a 18 años. Una mayor colaboración con el Fondo de Solidaridad de la Familia Vicenciana y Kiroho International fortalecerá el proyecto.

¿Por qué sólo chicos? El imperativo cultural que significa la circuncisión de iniciación que requiere que un niño viva separado de la casa de la familia principal ha creado un problema de vivienda para las familias pobres.

Sumado al uso indebido de sustancias, como la cerveza ilegal «changa’a» y la inhalación de pegamento, que conducen a la violencia doméstica y callejera, es más seguro para estos muchachos y para los 34 menores de 15 años vivir en la calle.

¡Más seguro! Si soportar el acoso del abuso sexual, la violencia, las condiciones insalubres, el hambre y la falta de educación es más seguro que volver a casa, indica lo desesperados que están estos chicos. Hay soluciones, y el cambio y las finanzas tendrán que ocurrir sistemáticamente para que la cultura se ajuste al derecho de los chicos a vivir una vida que les permita prosperar.

«Allá» lo hubo con los Santos Vicente y Luisa. Vicente aconsejando que en el servicio a los pobres debemos ser «afectivos y efectivos». «Allí» y luego en la Francia del siglo XVII, «casi diez mil niños fueron rescatados de una muerte segura. Cientos de miles de pobres fueron ayudados» (Dodin, 1993, p.47).

«Aquí» en Kitale, los trabajadores sociales y el personal de apoyo colaboran con el plan estratégico de la Hermana Winnie, junto con la Campaña de las 13 Casas, ya que ella vive lo que la Hermana Margaret John Kelly, DC describe a Santa Luisa de Marillac (cfr. Saint Louise de Marillac: The ‘Gentle Power of Liberation, “Vincentian Heritage Journal, Vol.10, No.1,1989.31-32), trabajando para «alargar y fortalecer su sombra de compasión femenina y creatividad productiva».

«Allí» también en la regla que San Vicente escribió en 1617 para la primera Cofradía de Caridad de Chatillón, la atención a los detalles, incluyendo «ver y servir a Cristo en los desamparados» era primordial para asegurar una atención de calidad que cumpliera con los estándares profesionales. «Aquí» en Kitale, el nivel profesional de la nutrición, las instalaciones de higiene y la capacidad de lavar su ropa se destaca por el pequeño estante con el nombre de cada niño. Aquí tienen un juego de ropa de repuesto mientras se lavan. Es el único espacio personal y privado que poseen en el mundo.

 

Dee Mansi es seglar, miembro de AIC, de la Comisión de Colaboración Vicenciana y de la Asamblea de DePaul; Directora de escuela jubilada, inspectora de escuelas y profesora de liderazgo en educación. Dee es irlandesa, vive en Londres con su marido y su hijo, y viaja por Europa y por todo el mundo.

Las opiniones expresadas son las propias de la autora.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This