últimas noticias sobre el COVID-19

La caridad en una sonrisa

por | Feb 20, 2020 | Noticias, Sociedad de San Vicente de Paúl | 0 comentarios

Conversación con el Presidente General Internacional de San Vicente de Paúl, entrevista en «L’Osservatore Romano»

Los pobres, el medio ambiente y los proyectos sociales, pero también los jóvenes, la organización y una presencia renovada… estos son algunos de los temas tratados durante la visita a Italia del presidente internacional de la Sociedad de San Vicente de Paúl, Renato Lima de Oliveira, que participó en la reunión de la junta nacional de la SSVP, celebrada en Roma, y que reunió a decenas de representantes de las Conferencias regionales.

En conversación con «L’Osservatore Romano», Lima de Oliveira, en el cargo desde 2016, hizo un balance de su presidencia general y habló de sus planes para los próximos tres años.

«Agradezco al presidente nacional Antonio Gianfico y su grupo de trabajo que hayan trazado caminos acordes con los objetivos de la sociedad internacional, desde la sensibilización y desarrollo de una conciencia de asociacionismo laico hasta el esfuerzo por adaptar sus estatutos a las nuevas leyes italianas», dijo entre otras cosas, subrayando la labor de la Federación Nacional Italiana de la Sociedad de San Vicente de Paúl que siempre desarrolla campañas, proyectos y comunicados.

¿Qué importancia tiene la palabra colaboración para la Sociedad San Vicente de Paúl, presente en tantas partes del mundo? 

Es esencial. Todos somos voluntarios y trabajamos sin recibir salario o reembolso. Por eso creemos que trabajar juntos por los pobres es la mayor fuerza de nuestros grupos y de cada rama de los vicentinos. La colaboración está en nuestra sangre, en nuestro ADN. Un vicentino que no colabora con la Iglesia, los políticos, la prensa y todo lo que pueda ayudar, no podría llegar a hacer tantas cosas. Solos no podemos hacer nada. Tenemos que buscar otros grupos, otras personas y otras organizaciones para mejorar la vida de las personas, porque la miseria es realmente muy grande. Y no sólo hablo de pobreza material, sino también de la pobreza espiritual.

¿Cuál es el deseo para el 2020? 

Este año trabajaremos en la salud mental. Además, cada año, estudiamos la obra de uno de nuestros siete fundadores y, en 2020, profundizaremos en la vida de Félix Clavé, que sufría de depresión, acoso y el drama del amor no correspondido. Era como nosotros: era un fundador, un santo, pero no imbatible o inalcanzable. Los vicentinos este año se centrarán en esa dirección para abordar los problemas de la depresión, las drogas, el suicidio y la melancolía. Estas son las nuevas formas de pobreza. Son miserias espirituales que están destruyendo a las familias y a los jóvenes. La gente ya no tiene esperanza, ya no quiere nada, las familias ya no quieren tener hijos. Es así en todo el mundo, pero si sigues en esa línea, el mundo se acabará. Los vicentinos deben redimir esta dignidad del espíritu dentro de las familias, especialmente de las más pobres.

¿Cuál es el recuerdo más hermoso que tiene de estos años en la SSVP? 

La sonrisa del vicentino. Creo que un vicentino triste no es un vicentino. Cuando llegamos a la casa de un pobre, lo primero que damos es nuestra sonrisa. Creo que eso es caridad. La caridad no es sólo ofrecer un paquete de comida, ropa o zapatos. Todo para mí es caridad, especialmente una sonrisa. Si el mundo sonriera más, sin duda sería mejor hoy.

¿Hay alguna experiencia que haya cambiado tu vida? 

Cuando fui por primera vez a la casa de una familia pobre en Brasil, fue amor a primera vista. Tenía 15 años. En ese momento me dije a mí mismo que esto era lo que había querido toda mi vida: servir a Cristo y servir a la Iglesia de esta manera. La Iglesia ofrece muchas opciones: atención pastoral, movimientos, servicios. Pero por la caridad, la oración, la amistad, la fraternidad y el crecimiento espiritual me quedé con la Sociedad de San Vicente de Paúl. Creo que todos estos elementos nos unen y por eso me siento parte de esto. Esa familia pobre marcó mi vida porque desde entonces me dije: «Este es mi lugar, esta es mi vida, quiero quedarme aquí hasta que muera».

Hablemos de los nuevos proyectos que están a punto de comenzar… 

Tenemos muchos. Hay planes para expandir la Sociedad de San Vicente de Paul a, al menos, quince países. Tenemos muchas iniciativas que conciernen a los jóvenes, porque en muchos países nuestra institución tiene pocos miembros. Las nuevas generaciones podrían renovar nuestra Sociedad. Publicaremos manuales y, junto con los sacerdotes, trabajaremos con los jóvenes que están a punto de recibir el sacramento de la confirmación, asegurándonos de que se unan a los grupos vicentinos. A instancias del consejero espiritual nacional, el padre Francesco Gonella, tenemos la intención de preparar un encuentro internacional para discutir cómo fortalecer la formación juvenil.

Fuente: https://ssvpglobal.org/

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This