últimas noticias sobre el COVID-19

Desde un punto de vista vicenciano: Ensanchar la puerta

por | Feb 8, 2020 | Formación, Patrick J. Griffin, Reflexiones | 0 comentarios

El Salmo 24, que fue el salmo responsorial del domingo pasado, convoca a un cristiano a pensar seriamente en el tamaño de la entrada que permite al Señor entrar en su dominio. Escuchen de nuevo sus palabras (24,7-8):

¡Portones!, alzad los dinteles,
que se alcen las puertas eternales:
va a entrar el Rey de la gloria.

—¿Quién es ese Rey de la gloria?
—El Señor, héroe valeroso,
el Señor valeroso en la batalla
.

Luego repite (casi exactamente) esas palabras (24,9-10).

Uno se imagina al salmista recordando las puertas que llevan a la Ciudad Santa, Jerusalén. El salmista insiste en que la puerta es demasiado pequeña para acoger al Señor, para ofrecerle la entrada. ¡La puerta necesita ser ampliada! «¡Portones!, alzad los dinteles, que se alcen las puertas eternales».

¿Oyes la citación dirigida a cada uno de nosotros?

El Salmo sugiere que el Señor a quien servimos no puede ser reducido a nuestro tamaño aceptable. La grandeza de nuestro Dios no se ciñe a los límites de nuestras mentes y se ajusta a los confines de nuestras condiciones. Cualquier intento de llevar a cabo esta hazaña de la orgullosa ingeniería humana resultará en un derribo sin ceremonias de las puertas. No. Las puertas deben ser lo suficientemente altas y anchas para que el Señor pueda entrar sin vacilar o comprometerse.

Preparar estas puertas requiere una nueva forma de pensar y actuar. Un portón bien diseñado puede hacer posible un compromiso y una comunicación respetuosa. Permite excursiones a una forma diferente de descubrir y expresar la verdad. Sugiere que la originalidad en el pensamiento y la planificación puede producir resultados inesperados bendecidos por el Espíritu Santo. El Señor y el Evangelio pueden abrir las mentes y los corazones al ser acogidos en nuestras vidas.

Tienes que amar al Papa Francisco. Yo lo amo. Él ofrece un claro desafío a la supremacía de la puerta. Se dirige poderosamente a nosotros y al Sínodo de Obispos en relación a la Iglesia y sus entradas:

Y esta es la Iglesia, la viña del Señor, la Madre fértil y la Maestra atenta, que no tiene miedo de arremangarse para derramar el óleo y el vino sobre las heridas de los hombres (cf. Lc 10, 25-37); que no mira a la humanidad desde un castillo de cristal para juzgar o clasificar a las personas. Esta es la Iglesia una, santa, católica, apostólica y formada por pecadores, necesitados de su misericordia. Esta es la Iglesia, la verdadera esposa de Cristo, que trata de ser fiel a su Esposo y a su doctrina. Es la Iglesia que no tiene miedo de comer y beber con las prostitutas y los publicanos (cf. Lc 15). La Iglesia que tiene las puertas abiertas de par en par para recibir a los necesitados, a los arrepentidos y no sólo a los justos o a aquellos que creen ser perfectos. La Iglesia que no se avergüenza del hermano caído y no finge de no verlo, es más, se siente implicada y casi obligada a levantarlo y animarlo a retomar el camino y lo acompaña hacia el encuentro definitivo, con su Esposo, en la Jerusalén celestial. («Discurso de Francisco en la clausura de la 3ª Asamblea General Extraordinaria del Sínodo de los Obispos», 18 de octubre de 2014)

Personal e institucionalmente debemos ampliar nuestras puertas para permitir la entrada y la solicitud del Rey de la Gloria y todo su séquito.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This