Las hermanas cuidan a los pacientes en sus hogares, y a enfermos terminales, en Botswana

por | Feb 5, 2020 | Uncategorized | 0 comentarios

METSIMOTLHABE, BOTSWANA — Es una fría mañana en el tranquilo pueblo de Metsimotlhabe, en el sureste de Botswana. La mayoría de los residentes se preparan para ir a su trabajo a Gaborone, la capital, situada a 20 kilómetros. Un pensionista de 68 años, Mathew (no es su nombre real), también está levantado, a pesar de haber estado jubilado desde hace tres años. Se ha despertado por el dolor de una infección en su pierna derecha.

Sor Vinaya Chalil entrega a Oliver (no es su nombre real), uno de sus pacientes, un nuevo andador, mientras sus amigos y cuidadores lo observan. (Rumbi Chakamba)

En circunstancias normales, Mathew tendría que caminar más de una milla desde su casa hasta la clínica local para que le trataran la herida. Sin embargo, como parte del programa de atención domiciliaria del Hospicio Pabalelong, se siente aliviado de tener que esperar una visita de las hermanas o cuidadores que lo tratan regularmente.

«No creo que hubiera podido caminar hasta la clínica hoy, es muy doloroso —dice, masajeando su herida—. También me he quedado sin vendas, así que estoy muy contento de que hayan venido a verme hoy», dice a sus cuidadores.

Pabalelong es un centro de hospitalización de 10 camas con sede en Metsimotlhabe. Ofrece servicios de atención paliativa accesibles y de calidad, las 24 horas del día, a pacientes de todo el área, así como atención domiciliaria a casi 90 pacientes que viven en las cuatro aldeas cercanas al hospicio. Mathew es uno de sus pacientes de atención domiciliaria.

El hospicio es propiedad de la diócesis de Gaborone y está administrado por dos hermanas de las Hermanas de la Caridad de Nazaret, sor Vinaya Chalil y sor Sunila Erumangalathu.

Hospicio Pabalelong (Rumbi Chakamba)

Esta mañana, Chalil ha acompañado al equipo de cuidados a domicilio a visitar a Mathew. Tiene una infección no diagnosticada en su pierna y sus médicos han recomendado la amputación para evitar que la infección se extienda. Sin embargo, es reacio a dar el visto bueno ya que teme que su vida sea insoportable sin una extremidad.

«Tengo miedo porque no sé cómo será y cómo me mirará la gente», explica.

Chalil ha organizado un encuentro con uno de los antiguos pacientes del hospicio, Oliver (no es su nombre real), un ex obrero de la construcción de 45 años al que le amputaron la pierna en 2018. Espera que Oliver pueda disipar los temores de Mathew sobre la vida después de la amputación.

«Cuando le digo que podrá hacer todo lo que puede hacer ahora, no me cree —explica Chalil—. Así que pensé que lo mejor para él era conocer a alguien que haya tenido una experiencia similar. Así podrá ver por sí mismo que la vida continúa».

Chalil es una trabajadora social de profesión. Llegó a Botswana por primera vez en 2004, donde se unió a otras cinco Hermanas de la Caridad que habían llegado al país en 2000 cuando el entonces obispo Boniface Setlalekgosi las invitó a ayudar con la epidemia del VIH y el SIDA.

Hoy es una de las siete Hermanas de la Caridad de Nazaret que sirven en el país. Trabajan en tres comunidades del sur de Botswana: Metsimotlhabe (en el hospicio), Kanye y Lobatse.

Ella describe sus primeras impresiones del país como un choque cultural y religioso en comparación con lo que había crecido en la India.

«Lo que encontré diferente fue la espiritualidad, porque la espiritualidad africana es muy vocal. Se centra en la alabanza y la adoración, mientras que la espiritualidad india es más meditativa y tranquila. Además, el estilo de vida de la gente también me impactó, especialmente el número de madres solteras y niños fuera del matrimonio, porque la cultura india se centra en el vínculo familiar y el matrimonio. Eso es un poco diferente aquí», dijo.

A pesar de estas diferencias, pronto se encontró como parte integrante de la comunidad y recibió el nombre de «Hermana Bonolo» (la traducción de su nombre en setswana significa «humilde y modesta») y comenzó su labor de asistencia a los infectados por el VIH y otras enfermedades mortales.

«Inicialmente nos propusimos establecer un centro preescolar, pero terminamos iniciando un programa de divulgación para las personas con VIH y otras enfermedades crónicas en 2004», recordó.

Durante sus reuniones de difusión, las hermanas reunían a los pacientes en diferentes aldeas y realizaban chequeos, oraciones, alabanzas y adoración, y algunos ejercicios de tai-chi antes de compartir una comida con los pacientes.

Descubrieron que esas reuniones ayudaban a levantar el ánimo y la positividad de los enfermos.

«Descubrimos que las personas que formaban parte del programa vivían más tiempo en comparación con los que se negaban a participar», dijo Chalil.

Este programa de divulgación se desarrolló entre 2004 y 2009 y sentó las bases del Hospicio Pabalelong.

En 2009, las hermanas se dieron cuenta de que, aunque estaban ayudando a casi 300 pacientes a través de su programa de extensión, muchos de los que necesitaban su ayuda estaban postrados en cama y no podían asistir a tales reuniones.

«Descubrimos que mucha gente estaba demasiado enferma para asistir a las reuniones de divulgación. También descubrimos que estas personas solían quedarse solas en casa porque su cuidador tenía que trabajar. Muchas de ellas se encerraban en una casa vacía o se quedaban en casa con un niño pequeño o un anciano que no podía cuidarlas adecuadamente», dijo Chalil.

Para atender a estas personas, se dirigieron a la diócesis de Gaborone para establecer un hospicio.

El hospicio se puso en marcha en 2010 y se llamó Pabalelong, que significa «lugar de amor y cuidado». Ofrece atención médica y espiritual, asesoramiento y fisioterapia, así como un cómodo horario de visitas (de 9 a.m. a 6 p.m.), lo que permite a las familias la oportunidad de pasar tanto tiempo como puedan con sus seres queridos.

Al combinar la atención médica y espiritual, el hospicio asegura que los pacientes no sólo sean atendidos sino que también se les dé esperanza. Los efectos positivos de la atención espiritual en la calidad de vida de los pacientes se han notado entre pacientes de todos los grupos de edad y pacientes con diferentes condiciones médicas.

Chalil también ha visto esto entre sus pacientes, ya que ha observado que los pacientes con fe y una actitud positiva suelen tener mejores resultados y «vivir más tiempo».

Sor Vinaya Chalil con el Padre Anthony Rebello, antiguo director del hospicio, entrando por la puerta (Rumbi Chakamba)

«La fe y una actitud positiva van de la mano. Cuando confías en Dios y sabes que Dios está ahí, no importa cómo y por qué te enfermaste. Cuando tienes esa confianza en un poder más allá de nosotros, tu vida cambia y empiezas a ver las cosas con una actitud positiva», dijo.

Los efectos de una actitud positiva se ilustran claramente durante el encuentro entre Mathew y Oliver.

Oliver visitó el hospicio por primera vez en 2012, debido a una caída en su trabajo de construcción que resultó en una pierna rota. En 2018 fue admitido de nuevo en el hospicio ya que había desarrollado una infección en la misma pierna, lo que finalmente llevó a la amputación de su pierna. Actualmente forma parte del programa de cuidados en casa, mientras espera su pierna protésica. Su objetivo es hacer todo lo que fue capaz de hacer antes de la amputación.

«Fue una experiencia muy aterradora y una experiencia dolorosa —le dijo Oliver a Mathew—. Sigues preguntándote cómo viviré después de esto, pero estaba decidido a hacerlo y volver con mi familia y mi jardinería y aquí estoy».

Él atribuye el cuidado de las hermanas a su recuperación y las describe como «enviadas por Dios».

«Me dieron toda la ayuda y el apoyo que necesitaba. Desde 2012, antes de que me amputaran la pierna, han estado ahí para mí. Después de la amputación, estuvieron allí y aún hoy siguen aquí, cuidando de mí. ¿Qué más se puede pedir?», dice con una sonrisa.

Durante este encuentro, Chalil observa en silencio cómo los dos hombres comparten sus historias como viejos amigos y sólo interrumpe cuando Oliver revela sin querer que antes de dar el visto bueno a la amputación, había ido a un curandero tradicional que le quemó la pierna en un intento de salvarla.

En este punto, exclama, «Me dijiste que tu madre hizo eso, no dijiste que era un curandero tradicional entonces».

«Cómo podría haberte dicho eso,» es su respuesta tímida.

De vuelta en el hospicio. La hermana Sunila Erumangalathu está ocupada en la oficina repasando sus tareas administrativas. Dirige un equipo de 16 personas, incluyendo enfermeras, guardias, personal de atención y personal de apoyo.

Como enfermera cualificada, con años de experiencia administrativa en el hospital, el hospicio era un buen lugar para ella.

Describe su trabajo como «desafiante pero muy satisfactorio» y una oportunidad para «acercarse a Dios».

«Trabajar con pacientes terminales puede ser muy desafiante, ya que uno se enfrenta constantemente a casos tristes, así que cuando me siento un poco deprimida por la situación de un paciente me dirijo a Dios». Hablo con mi Dios; hay muchas cosas que no se pueden hacer pero que Dios puede hacer. Así que trabajar aquí es un recordatorio constante de ello y me ha ayudado a acercarme más a Él», explicó.

El trabajo que están haciendo no ha pasado desapercibido ya que Pabalelong se ha convertido en una parte integral de la comunidad. Así lo atestigua Harry Mosweu, de 46 años, miembro de la comunidad que se acercó a las hermanas para que le ayudaran a cuidar de su hermana después de su derrame cerebral.

«Ha sido muy difícil para mí cuidarla porque como hombre no puedo bañarla o ayudarla a cambiarse, así que no se ha bañado en los últimos dos días. Todos a los que les pedí ayuda o consejo me dijeron: ‘ve a ver a las hermanas, ellas te ayudarán, ayudan a todos los enfermos de la aldea’, así que vine aquí (al hospicio)», dice.

Mathew también confía en esta dedicación al comenzar su proceso de amputación. «Después de ver a Oliver y a su familia y el trabajo que sigue haciendo, me siento un poco mejor sobre mi situación, pero todavía tengo miedo. Es un gran cambio, pero al menos sé que estaréis conmigo», le dice a Chalil.

Fuente: Global Sisters Report
por: Rumbi Chakamba

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Regístrate ahora

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This
FAMVIN

GRATIS
VER