últimas noticias sobre el COVID-19

Valores vicencianos, hoy: ¿has captado el Carisma?

por | Nov 16, 2019 | Dee Mansi, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

VIVAT!  VIVAT!  VIVAT! El término latino expresa la esperanza, por parte de quien la expresa, de que otro viva. ¡Cuán significativo que esta palabra sincera sea también el acrónimo, en inglés, de los Valores Vicencianos Hoy!

En Gran Bretaña, VIVAT es «una corriente de trabajo de los Servicios de las Hijas de la Caridad de Gran Bretaña» que reúne a varias organizaciones benéficas de primera línea, fundadas originalmente por las Hijas, ahora entidades aparte, que apoyan a las comunidades locales de Londres, Escocia y Manchester. La diversa gama de servicios incluye: «ayudar a las mujeres y familias romaníes, proporcionando asistencia a largo plazo a los adultos con dificultades de aprendizaje y apoyando a las familias de los presos».

Los valores vicencianos están entretejidos en la urdimbre y trama de este rico tejido de organizaciones. Así lo señala con fuerza la Directora Ejecutiva, sor Margaret Barrett, HC —a la que se llama Directora de la Misión—. Como proclama su Declaración de Misión, los valores vicencianos son su «principio, medio y fin».

El Director de Operaciones, Mark Choonara, explicó que «personas de todos los credos o sin credo están empleadas, y es esencial que el personal se comprometa a conocer, actuar de acuerdo con, y promover, los valores vicencianos que sustentan todos los aspectos de nuestro trabajo».

Mark dijo que las creencias denominacionales o de cualquier otro tipo de cada persona no eran aparentes, porque todas ellas mantenían los valores vicencianos muy estrechamente. Suena como si fuera su fuerza unificadora, el pegamento de toda su vida laboral. ¡Hablan la lengua vernácula vicentina!

Así pues, si ponemos los valores vicencianos bajo el microscopio, ¿pueden resistir el escrutinio de la gestión y el liderazgo modernos? Mirando dos sistemas, Liderazgo transformacional y Liderazgo de servicio, ¿compiten o se complementan los valores vicencianos?

¡Los paralelismos son inmediatamente evidentes!  San Vicente de Paúl fue ciertamente un líder servidor. Estuvo muy implicado en el desarrollo de aquellos a los que servía: sus cohermanos, las Hijas de la Caridad, las Damas de la Caridad (AIC), el Consejo de Conciencia y los pobres. A su vez, fue un Líder Transformador: transformándolos en líderes servidores, los envió a servir y evangelizar. Actuando con astucia y sabiduría, en lo que sobresalió, Vicente fue un agente de cambio: la arena en la ostra que crea la perla.

Nunca titubeó en su visión. En el elogio a Vicente, el obispo oficiante, Henri de Maupas du Tour, dijo: «Sí, señores, es necesario decirles que fue Vicente de Paúl quien cambió el rostro de la Iglesia…«.

Luisa de Marillac se tranquilizó y formó gracias al liderazgo de Vicente. En una de las reuniones de las Cofradías de la Caridad en mayo de 1628, Vicente pidió a Luisa que «fuera en el nombre de nuestro Señor» ofreciéndole consejos y advirtiendo que el papel de líder servidor traería consigo alegrías y tristezas, éxito y fracaso. Su modelo de gestión no era el de sistemas de liderazgo o manuales, sino el de servicio directo.

La lengua vernácula vicentina de la Hna. Margaret Barrett es clara: «Estamos convencidos de la validez de lo que estamos haciendo. La formación VIVAT es intencional, continua y nuestros colegas ciertamente ‘captan el carisma’. Cuando vemos los Valores vividos diariamente y los corazones vicencianos floreciendo, sabemos que aquellos a los que tenemos el privilegio de servir están en buenas manos».

Mark también dejó claro que los valores vicencianos aseguraban la longevidad y la consistencia, citando la historia de casi 100 años de la Casa de Cuidados San José: «A lo largo de los años, a medida que se desarrollan los servicios y se incorporan nuevos empleados, los valores —nuestro carisma— son la constante».

Durante mi visita a los Servicios de las Hijas de la Caridad con sor Marge Clifford, HC, de la Oficina de la Familia Vicenciana, en 2018, vi también que el personal dice que está «aliviado de estar trabajando dentro de un carisma Vicenciano. No es sólo un trabajo».  Sor Kathleen Paige HC, Líder Pastoral en Rosewell, está estudiando actualmente un Doctorado en Cuidado Pastoral Vicenciano. Tal es el aprecio del personal que ha captado el carisma, que se sorprenden de haber dedicado tanto tiempo en las reuniones de personal a la reflexión. «Nunca esperé sentirme así».

Mi conclusión es que el carisma vicenciano aprovecha las necesidades humanas básicas y, por todo ello, es una práctica muy eficaz al servicio de los demás. Dejaré la última palabra a Luisa: «….levántate cada mañana con nuevo valor para servir bien a Dios y a los pobres».

Dee Mansi es seglar, miembro de AIC y de la Comisión de Colaboración Vicenciana; directora de escuela jubilada, inspectora de escuelas y profesora de liderazgo en educación. Dee es irlandesa, vive en Londres con su marido y su hijo, y viaja por Europa y por todo el mundo.

Las opiniones expresadas son las propias de la autora.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This