últimas noticias sobre el COVID-19

Diarios Vicencianos: A plena vista. Sin embargo, invisibles

por | Nov 3, 2019 | Diarios vicencianos, Formación, Reflexiones | 0 comentarios

Un sábado por la noche, las calles de Londres se transforman en un escenario en el que se presta atención a los actores cotidianos de pequeñas tragedias, grandes comedias y romances prometedores. Las escenas pueden ser fugaces, casi imperceptibles; o se desarrollan en el centro del escenario – el acto principal – con el resto del mundo convirtiéndose en el público cautivado que espera el gran final.

En los márgenes, obras pequeñas y separadas parecen seguir su curso: Pasan desapercibidas para la mayoría. Cuentan las historias de las que mucha gente no quiere enterarse; las historias de miles de personas sin hogar en las calles de Londres.

No recuerdo la primera vez que me senté a escuchar, ni por qué; pero recuerdo que después no pude dejar de escuchar. La gente con la que hablé me abrió el mundo; ninguna escuela podría haberme traído mejores maestros. Sus historias eran tan diferentes como la vida podía hacerlas y, sin embargo, eran tan angustiosamente similares.

19/100 'I Love Lynne'

Un hombre me dijo que había estado viviendo en las calles durante más de 40 años. Desde que tenía 17 años. Después de que su madre soltera murió inesperadamente mientras él estaba en un campamento de verano. Debería haber sido un tiempo feliz y sin problemas; en cambio, se convirtió en el momento que descarriló su vida. Nadie le ayudó. Sin familia a la que recurrir. No existe un sistema de apoyo estatal que ofrezca asistencia. Sólo una hipoteca que no sabía cómo pagar. Y así perdió la casa. En su dolor y desesperación no pudo continuar sus estudios ni encontrar trabajo. Siendo aún un niño, se encontró en la calle.

Casi medio siglo después, todavía estaba allí. Su rostro nos habla de tiempos dolorosos, de preocupación y dolor. Su cuerpo más viejo que su edad; marcado por años de soportar las estaciones. Cuando le pregunté sobre el acceso a los servicios, sobre cómo obtener apoyo para que pudiera mudarse a un alojamiento, simplemente me dijo que No. Después de tantos años en las calles, ya no podía imaginar su vida en un interior.

Otro caballero había estado sin hogar durante un par de años cuando hablé con él. Le pregunté qué había pasado y su dolor era palpable en cada palabra que decía. Sufría de depresión y ansiedad desde que perdió a su novia en un incendio en su apartamento. Incapaz de hacer frente a la situación, le resultó imposible trabajar o asistir a citas con la autoridad local. No pasó mucho tiempo antes de que sus beneficios fueran sancionados – echándolo a la indigencia; con su depresión y culpabilidad manteniéndolo allí.

thatcher's legacy

Y una joven había venido a Londres con la esperanza de una vida mejor. No había nada en su país de origen – ni trabajo, ni perspectiva. Alguien le había dicho que era fácil conseguir trabajo en esa bulliciosa ciudad que ella quería adoptar como su hogar; y por eso había llegado a Londres con todos los sueños de su juventud y las maravillosas expectativas sobre lo que le traería la vida. La realidad, sin embargo, resultó ser un compañero cruel.

Al principio, había podido mantenerse a sí misma con un pequeño trabajo en una cocina; pero le pagaban mal y su inglés era demasiado pobre para encontrar otra cosa. Cuando perdió su trabajo, no tenía ahorros a los que recurrir; y a partir de ahí, fue una ruta rápida hacia las calles. Por la noche, confiaba en la misericordia de los conductores de autobús para que la dejaran permanecer a bordo el mayor tiempo posible- manteniéndola a salvo. Durante el día, iba a los servicios para conseguir algo de comida, una ducha, apoyo. Todo lo que sabía con certeza era que no podía regresar a su país natal- donde su futuro parecía más oscuro que las calles de Londres.

Yo era nueva en la ciudad en aquel entonces; no podía ofrecer nada más que algo de comida y mi tiempo. Parecía insuficiente. Y sin embargo, la gente parecía contenta de hablar, encontrándose conmigo sin ningún tipo de prejuicios y con una sinceridad que admiraba.

Outside the Financial Times offices

Una y otra vez, sus vidas tenían como punto común ese momento cuando las cosas salieron mal. A veces, estos eventos colgaban sobre sus historias como nubes oscuras de tormenta – se podían ver venir lentamente y parecía cuestión de tiempo hasta que ahogaran cualquier mentira que se escondiera por debajo. Pero con la misma frecuencia, estos acontecimientos que cambiaron la vida se produjeron en forma de terremotos inesperados que harían que su mundo se derrumbara -sin nada a lo que aferrarse.

Estas historias, estas vidas, son las verdaderas tragedias en el escenario de Londres, jugándose cada día, cada noche. A plena vista. Sin embargo, invisibles.

Diarios Vicencianos analiza algunas de las experiencias más personales de los/as vicentinos/as que trabajan con personas sin hogar, residentes de barrios marginales y refugiados/as. Arrojan luz sobre los momentos que nos inspiraron, las situaciones que nos dejaron boquiabiertos y conmocionados, y las personas que se cruzaron en nuestros caminos y nos mostraron que se aún debe hacer más.

Lo que los conecta es el compromiso vicentino con los más pobres entre los pobres, y la esperanza de que, como Familia, todavía podemos hacer más.

Anja Bohnsack, Responsable de investigación y desarrollo
Fuente: https://vfhomelessalliance.org/

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This