Personas de todo el mundo se han visto con indignación las horrendas condiciones en que se encuentran los niños migrantes recluidos en centros de detención en los Estados Unidos, sacadas a la luz en días recientes, y por la creciente retórica anti-inmigrante y las redadas generalizadas. «Como Hermanas de la Caridad, cuyos primeros ministerios fueron instituciones de bienvenida a los inmigrantes, sentimos la responsabilidad de dar una respuesta», dijeron las Hermanas de la Caridad de Santa Isabel. Y así, durante su Asamblea General recién finalizada, publicaron la siguiente Declaración Pública:

Las Hermanas de la Caridad de Santa Isabel afirman la dignidad de todas las personas. A la luz de esta creencia fundamental y nuestro carisma de caridad, lamentamos las condiciones impuestas a quienes se encuentran recluidos en centros de detención en nuestra frontera y en otros lugares. En particular, objetamos la detención indebida de niños, su separación de sus familias y las condiciones insalubres e inadecuadas en que se encuentran recluidos. Abogamos por el trato justo y compasivo que todos los niños merecen y la reunión inmediata de los niños con sus familias.

Hacemos un llamamiento a las autoridades federales, estatales y locales para satisfacer las necesidades básicas de todos los detenidos, incluida la atención médica y los servicios legales. Nosotras, las Hermanas de la Caridad de Santa Isabel, nos comprometemos a colaborar con otros para abogar por un cambio inmediato y por soluciones a largo plazo para esta crisis humanitaria en nuestra frontera.

Asamblea General de las Hermanas de la Caridad de Santa Isabel,
30 de junio de 2019

Pin It on Pinterest

Share This