Si piensas que la acción caritativa vicentina ha sido la misma desde la fundación de nuestra entidad, en 1833, hasta hoy en día, estás equivocado. En cada época, el trabajo vicentino se ha ido adaptando a la realidad de cada momento, en cada región del mundo y con iniciativas distintas. Hoy en día, los problemas que se presentan a las Conferencias Vicentinas plantean aún mayores desafíos y exigen de los consocios una preparación específica, siempre con mucha creatividad.

Vivimos en un mundo egoísta y consumista. El medio ambiente está contaminado. Las personas se alejan de la Iglesia. La familia ha sido destruida por el divorcio. El desempleo y la falta de educación agravan la crisis social. En este escenario inhóspito se insertan las Conferencias Vicentinas, que deben ser innovadoras para ayudar más eficazmente a las personas que sufren.

Por ejemplo: ¿alguien duda que la inclusión digital ha de ser una contribución efectiva de la Sociedad de San Vicente de Paúl para reducir la pobreza? Para esto, varias Conferencias y hasta Consejos han creado centros de informática en sus sedes, generalmente desocupadas buena parte del mes. Otra idea interesante son los microcréditos, que permiten a los asistidos generar ingresos a partir de pequeños préstamos, a bajo interés. Un Consejo Central de Brasil ya firmó un convenio con una entidad bancaria, en este sentido.

¿Y las acciones conjuntas con las otras ramas de la Familia Vicenciana? ¿Alguien duda de que esa unión de fuerzas no es beneficiosa para los pobres? En varias ciudades han tenido mucho éxito y producido excelentes resultados diversos proyectos sociales en barrios periféricos, a cargo de varias ramas de la Familia Vicenciana. No podemos olvidar la Unión Fraternal entre Conferencias Vicentinas, que también ayuda a «hacer caridad», más allá de las fronteras de nuestra parroquia.

Para potenciar la acción vicentina, se crearon Obras Unidas y Obras Especiales que, sin lugar a dudas, complementan el trabajo realizado junto a los más necesitados: escuelas, centros comunitarios, guarderías, hogares de ancianos, dispensarios, hospitales, orfanatos, entre tantos otros emprendimientos sociales. Además de nuestras obras, la Sociedad de San Vicente de Paúl se ha ido abriendo a asociaciones con empresas privadas, otras iglesias cristianas, convenios con organismos gubernamentales y con entidades del Tercer Sector, con el objetivo de ampliar la acción caritativa, como nos estimula la nueva Regla. Solos, no vamos a resolver la cuestión de la miseria en el mundo. Ya dijo el decano consocio Furtado de Menezes: «El vicentino no es responsable de acabar con la miseria del mundo, pero se hace responsable de todo aquel pobre que Cristo pone en su camino».

Por todo ello, los consocios no pueden descuidar su formación cristiana y humana. Participar en eventos de espiritualidad y en cursos de formación es, realmente, condición fundamental para que los vicentinos estén adecuadamente preparados para vencer las nuevas formas de pobreza.

Además, los vicentinos deben estar atentos a las noticias difundidas en los medios de comunicación, para estar bien informados sobre temas socioeconómicos, pues gracias a la correcta interpretación de esos datos podremos dirigir mejor el trabajo de las Conferencias. Conocer el Índice de Desarrollo Humano (IDH), medido por la Organización de las Naciones Unidas (ONU), por ejemplo, nos ayuda a identificar mejor las áreas de pobreza en un determinado Estado o municipio.

Queridos consocios: hay que tener bien claro que el vicentino del siglo XXI es diferente de nuestros predecesores. No podemos «hacer caridad» de la misma forma que hace 10, 20 ó 50 años. Todo ha cambiado: la tecnología, las relaciones de trabajo, la familia, los medios de comunicación, la sociedad como un todo. Así también debe cambiar la Sociedad de San Vicente de Paúl, sin abandonar sus principios, su carisma y el espíritu primitivo que movió a los siete cofundadores a crear nuestra Sociedad.

Renato Lima de Oliveira
16º Presidente General de la Sociedad de San Vicente de Paúl

Pin It on Pinterest

Share This