Jesús clamó: «¡Lázaro, sal!» (Jn 11,43). Sin embargo, ¿qué significa “estar afuera”?
Resumen del discurso de Mons. Bruno-Marie DUFFÉ durante la Conferencia Internacional de la Alianza Famvin con los sin techo (FHA), del 28 de noviembre de 2018.

Estar afuera, explica el Obispo Duffé (Secretario del Dicasterio para el Departamento de Desarrollo Humano Integral), durante la Conferencia Internacional de la FHA, es estar desnudo frente a los otros, ser crucificado en la cruz de nuestros fracasos y desilusiones y experimentar el gran viento de la desconfianza …

Estar afuera es estar en los vientos de incertidumbre, en el frío frente a los límites propios, a la merced de la lluvia, el viento y el hambre… es la ansiedad de no saber si es posible encontrar, en este mundo, un poco de confianza.

Estar afuera es estar en la calle, un lugar de anonimato e ignorancia.

Sin embargo, este espacio “exterior” puede ser también, y “paradójicamente”, un espacio para un “encuentro inesperado y luminoso”, espacio donde se puede vivir una experiencia espiritual: una “conversión espiritual hacia darnos la bienvenida unos a los otros”.

Esta «espiritualidad de encuentro con nuestros hermanos y hermanas sin hogar» se construye, según Mons. Duffé, sobre tres pilares principales: la mirada, la presencia y la Palabra.

Esta experiencia del Camino comienza con la mirada, una «mirada tranquila y compartida». La mirada es una puerta entre la vida física, la espiritual y la vida comunitaria en la que todos son llamados por su nombre. Ser mirado es ser reconocido, ser nombrado, ser considerado; es un re-conocimiento, es «ser para alguien entre la multitud de los seres humanos». Es la experiencia de un éxodo que nos permitirá vivir un encuentro en la verdad.

En el encuentro, nos descubrimos pobres y ricos al mismo tiempo, descubrimos que el que está afuera tiene una cara hermosa y que la única riqueza es la del intercambio.

Este intercambio, este dia-logos, este éxodo de nosotros mismos, comienza con la Palabra porque la vida espiritual, en los pasos de Cristo, el Siervo y el Mensajero, se expresa con las palabras de nuestra condición humana, con los ojos que se encuentran y con las vidas que se revelan en sus necesidades de la humanidad.

Pero para la mayoría de las personas sin hogar, la calle a menudo es silenciosa. Estas personas pierden la Palabra, lo que significa la capacidad de participar en un diálogo. Darles «la palabra» es darles la «dignidad» que hace de cada uno de nosotros un sujeto capaz de recibir y dar.

De hecho, se trata de una presencia: se trata de estar allí, presente para el otro, a veces en un silencio compartido donde uno está cerca de los demás para escucharlo. Hablar es estar ahí, es una presencia.

Este intercambio, en la calle, con las personas sin hogar, nos compromete «más allá de lo que habíamos planeado ir… El enfoque caritativo ‘hacia el otro’ se convierte en el enfoque fraternal ‘contigo'».

Refiriéndose a la Exhortación apostólica del Papa Francisco, Gaudete y Exsultate (2018), sobre la llamada a la santidad en el mundo de hoy, el Obispo Duffé evoca tres ingredientes de cualquier «encuentro en la verdad»:

  • Humildad o gentileza: un estilo “propuesto por Jesús” y que “pasa por la humildad”. En la Biblia, gentiles y pobres son referidos por la misma frase. Así que los más humildes son para nosotros los maestros. La espiritualidad de la presencia a los más pobres es una espiritualidad de proximidad en humildad y gentileza.
  • Fervor (o audacia), que es “vivir lo que creemos profundamente, con una gran disponibilidad a la inspiración del Espíritu y con una gran escucha del otro”.
  • Atención a los detalles, y eso significa prestar atención a las cosas simples de la vida cotidiana. Es Jesús quien nos exhorta a todos a prestar atención a los detalles, las pequeñas cosas que preocupan a los demás y su felicidad. Es «la contemplación del rostro de Cristo en presencia del hermano o hermana sin hogar» lo que «nos lleva a recibir a Cristo en este otro, que nunca podemos reducir a lo que es o en lo que se convirtió».

Y así es como evangelizamos y nos dejamos evangelizar por el otro: él y ella, quienes nos plantean una mirada que nos levanta; él y ella que, en el momento de la gratitud, pronuncian para nosotros, la Palabra que nos llama (de nuestras certezas y nuestro consuelo), para pasar del miedo al amor, de la muerte a la vida.

Así pues, ¡salgamos a vivir la aventura de un encuentro!

Por: Denise EL KHOURY
Fuente: https://vfhomelessalliance.org/


Tags:

Pin It on Pinterest

Share This