Villamaria, 15 de febrero de 2019

“Vicentino, identifícate con el rostro de la Palabra: Jesucristo”

 Desde el área Espiritualidad y Carisma, que desde el Consejo provincial orienta sor María Doris Angel López, hemos sido convocados a la ciudad de Cali, Valle del Cauca, el día viernes 8 de febrero, los asesores de las diferentes ramas de la Familia Vicentina, llamado que atendimos; Hijas de la Caridad, Congregación de la Misión, Hijos e Hijas de María Inmaculada, Servidores de María, Asociación de la Medalla Milagrosa, Voluntariado Juvenil Vicentino, Juventudes Marianas Vicentinas,  Pre juvenil Mariano Vicentino, Asociación Internacional de Caridades, Fundación Luisa de Marillac, Damas del Santuario, Animadores Vocacionales, Escuela Bíblica y Misevi.

Como es costumbre, las Hermanas organizadoras y las Hermanas de la Casa provincial, nos recibieron con una calurosa bienvenida y acogieron con gran alegría. Después de la ubicación en nuestras respectivas habitaciones y una deliciosa cena, dimos inicio formal al encuentro provincial de asesores, bajo el lema “Vicentino, identifícate con el rostro de la Palabra: Jesucristo”, con una integración dirigida por el psicólogo Alexander, quien, a través de un desafío, puso a prueba nuestra capacidad para trabajar en equipo bajo presión y nos enseñó a potencializar nuestras habilidades y destrezas para hacer surgir proyectos en cada una de nuestras asociaciones.

El sábado 9 de Febrero, iniciamos nuestra jornada en el salón de la Palabra, siempre bien dispuesto y armonizado por el Padre Ricardo Querubín. En esta ocasión nos dejaamos sorprender por la Palabra de Dios a través de la meditación de  Lucas 5. 1-11: “No temas, desde ahora serás pescador de hombres”. Con ella se iniciaba el preámbulo divino de una secuencia lógica sobre cómo escuchar el llamado de Dios a evangelizar «Repensando la asesoría desde la Palabra de Dios y la mística vicentina” tema dirigido por Cesar Ramírez, laico vicentino.

De esta manera nos sumergimos, desde la reflexión personal, sobre el modo, ánimo y amor con el que ejercemos nuestra asesoría en cada una de nuestras comunidades: ¿Qué he hecho bien en mi labor como asesor? ¿Qué puedo cambiar en mi labor como asesor? ¿Qué prácticas o acciones a nivel personal debo reorganizar? ¿Qué nivel de entrega le estoy dando a mi labor como asesor? ¿Planifico con tiempo las actividades a realizar? Llegamos a la conclusión que aún nos queda mucho por hacer y aprender.

Continuamos aprendiendo sobre las dimensiones de un asesor vicentino, el perfil del asesor, el rol del asesor y las funciones del asesor, todas ellas dirigidas a conocer mejor nuestra Familia Vicentina, a formar discípulos vicentinos, a vivir una experiencia espiritual en san Vicente de Paul, vivir experiencia pastoral, desarrollar un sentido eclesial y desarrollar nuestra vocación al servicio de Dios a través de los pobres.

La jornada continuó con la Eucaristía, concelebrada por los 4 sacerdotes de la Congregación de la Misión que, como asesores, asistieron al encuentro.

Por la tarde continuamos la temática de la mañana, esta vez centrada en la Mística Vicentina, teniendo como ejemplo a nuestro patrono, san Vicente de Paúl, como místico de la caridad, para “ver a Dios en el rostro de los pobres”. Nos queda el compromiso de aprender cómo lo hizo san Vicente, a concretar las las realidades de Dios en las realidades del mundo actual.

En la noche, disfrutamos de la chiva tour. Fue una noche de recreación, alegría, diversión y, también, de evangelización. Anduvimos por las calles de la bella ciudad de Cali, demostrándole a su población que los católicos no somos aburridos, que los consagrados no han perdido la alegría y es que esta solo la da la Palabra, que es Jesucristo.

Finalmente, el domingo 10 de febrero iniciamos nuestra jornada con la Eucaristía dominical y terminamos reuniéndonos por ramas para hacer los compromisos que debía dejarnos este maravilloso encuentro y organizar la agenda del año.

Concluimos, afirmando que debemos repensar nuestra asesoría y, sobre todo, actuar para ser místicos de la caridad.

Gracias infinitas a Dios, por la maravillosa experiencia, a la Virgen María, por permitirnos crecer como Familia Vicentina, y a las Hijas de la Caridad, que siempre nos ofrecen espacios de reflexión para crecer juntos como Familia, para ser mejores servidores de los pobres, a ejemplo de los fundadores.

Paola Andrea Castellanos Torres
Jmv Villamaria
Responsable JMV Región Caldas

 

Pin It on Pinterest

Share This