Permítanme aclarar que «Fui un sin techo» no es mi historia personal. ¡Pero es una historia real!

Es una historia que apareció recientemente en las páginas de Readers Digest. Es la historia de Mark Anthony DiBelloas, contada a Charlotte Hiulton Andersen.

Estuve sin hogar durante la mayor parte de los últimos 20 años, por lo que he vivido en muchos lugares. Algunos de ellos son lo que se podrían considerar los típicos, como parques, playas, pasos elevados o refugios, pero otros podrían sorprenderles. Cuando no tienes hogar, tu primera prioridad es encontrar un lugar seguro para dormir y, a veces, eso significa que te vuelves creativo. Pasé meses viviendo en un baño público al aire libre, un aeropuerto, mi automóvil, una cabaña desierta en el bosque y un casillero de almacenaje (que se sentía tan lujoso que en realidad no se sentía como estar sin hogar). Quizás lo peor fue cuando viví en un camión con remolque; accidentalmente me encerraron durante cuatro días y casi muero.

Es la historia de las lecciones que aprendió de la falta de vivienda.

Lo que aprendió sobre la falta de vivienda

  • Estar sin hogar no siempre significa vivir en la calle.
  • Una persona sin hogar no implica una persona sin educación.
  • No hay solo una razón por la cual alguien termina estando sin hogar.
  • No todas las personas sin hogar son personas desempleadas.
  • Algunas personas están sin hogar por elección.
  • Las personas sin hogar no te van a matar.
  • Cuando estás sin hogar, un pequeño error puede convertirse rápidamente en un problema enorme.
  • La falta de vivienda y la pobreza mata.
  • Los problemas dentales son los peores problemas.
  • Tener pintas de ser una persona sin hogar es, a menudo, peor que el hecho de estar sin hogar.
  • Estar sin hogar no tiene por qué ser una sentencia de por vida.

Visite el artículo de Readers Digest [en inglés] para una breve explicación sobre cada item.

¿Cómo ayudar? ¡Simplemente mira a tu alrededor!

«La gente a menudo me pregunta qué puede hacer para ayudar a las personas sin hogar y siempre digo: ¡Solo mire a su alrededor!»

  • Aún cuando alguien tenga muy poco, no se necesita mucho para ayudar. Puedes empezar por no juzgar a las personas sin hogar.
  • No digas que merecen estar en esa situación: ningún ser humano merece eso.
  • Después de eso, haga una donación a las causas que apoyan a las personas sin hogar en su comunidad, como iglesias locales, programas de alcance laboral u otras organizaciones benéficas.
  • Si sueles donar a los afectados por un desastre natural, dóna también a una persona sin hogar: están viviendo un desastre natural todos los días.
  • A continuación, aquí hay algunos actos de bondad más [en inglés] que pueden cambiar la vida de alguien en un instante.

Visita Readers Digest para conocer el final feliz en este caso particular. Pero ten en cuenta lo que dice …

Yo soy la excepción a la regla. Escapar de la falta de vivienda, una vez que está atrapado en el ciclo, es increíblemente difícil, y los recursos para ayudar a las personas sin hogar carecen de fondos suficientes y de servicios insuficientes. Si soy totalmente honesto, sigo sintiendo que estoy al borde de un error para volver a acabar en la calle, y eso es aterrador.


Tags:

Pin It on Pinterest

Share This