Mucha gente piensa que la esclavitud es cosa del pasado, pero esta plaga social sigue siendo muy real en el mundo actual, con trabajo infantil, prostitución forzada, tráfico de órganos y una variedad de formas de trabajo forzoso. – Papa Francisco

La trata de personas es la adquisición de personas por medios inadecuados, como la fuerza, el fraude o el engaño, con el objetivo de explotarlos. Hombres, mujeres y niños caen en manos de traficantes en todos los países, incluido Estados Unidos. Es un delito en virtud del derecho estatal, federal e internacional. La trata de personas es actualmente el segundo tipo de actividad criminal más grande, solo superada por el tráfico ilegal de drogas.

A pesar de los esfuerzos sostenidos contra el tráfico, millones de personas están sujetas a la coerción y manipulación mental, física y financiera por parte de los traficantes que explotan sus vulnerabilidades con fines de lucro. Según End Slavery Now, “las personas más vulnerables de la trata de personas en nuestro mundo hoy en día son los refugiados, migrantes y personas internamente desplazadas”. A menudo se les obliga a abandonar sus hogares sin documentos de identificación y, a menudo, viajan a países donde no conocen el idioma. Se sabe que los traficantes de personas esperan a los migrantes desesperados y vulnerables en el país de destino y luego los explotan al llegar.

Las Naciones Unidas afirman que el desafío para todos los países, ricos y pobres, es atacar a los delincuentes que explotan a las personas desesperadas y proteger y ayudar a las víctimas de la trata y los migrantes de contrabando, muchos de los cuales soportan dificultades inimaginables en su intento por lograr una vida mejor.

El Papa Francisco ha elogiado la aprobación de la Agenda 2030, con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas, el plan para lograr un futuro mejor y más sostenible para todos. Los ODS incluyen la adopción de medios inmediatos y efectivos para erradicar el trabajo forzoso, poner fin a las formas modernas de esclavitud y trata de personas y garantizar la prohibición y eliminación de las peores formas de trabajo infantil, incluido el reclutamiento y el despliegue de niños soldados. Haga clic aquí para leer más sobre ODS 16: Promover sociedades, justas, pacíficas e inclusivas.

Las Hermanas Católicas de los Estados Unidos contra la Trata de Personas sugieren que acabar con la esclavitud es un trabajo de todos. Si desea obtener más información o tomar medidas para poner fin a la trata de personas, haga clic aquí.

Debbie Weber es la Directora de la Oficina de Paz, Justicia y Cuidado de la Creación de las Hermanas de la Caridad de Cincinnati

Nota del editor:  Este es un grupo de miembros de la Familia Vicenciana que se reúnen regularmente a solicitud de los líderes de sus respectivas ramas. Sus reflexiones no representan la política de la Familia Vicenciana, pero se comparten para estimular nuestra reflexión y acción. Los comentarios son muy apreciados.

Pin It on Pinterest

Share This