Introducción

Los participantes del I Encuentro Internacional de Directores de Pastoral Vocacional, reunidos, entre el 19 de noviembre y el 1 de diciembre del 2018, en las instalaciones del CIF, en nuestra Casa Madre en París, hemos compartido la alegría misionera de nuestra vocación vicentina, en este espacio de formación y de reflexión que, con la motivación del Superior General y su Consejo, ha logrado reunir a sesenta y cinco misioneros todas las Provincias, Vice-Provincias, Regiones y Misiones Internacionales. Creemos que esto es un reflejo del interés y de la importancia que tiene este ministerio de la Pastoral Vocacional, en la Congregación de la Misión, tiene hoy.

En el contexto de este encuentro hacemos expresa nuestra opción por una Cultura Renovada de las Vocaciones (Carta Sup. Gen. 25/01/18),que sentida y vivida desde el corazón del Evangelio, nos haga revitalizar la pasión por el seguimiento de Jesucristo Evangelizador de los Pobres, en todas las etapas de nuestra vida.

De esta manera se podrá generar una mentalidad, una sensibilidad y una pedagogía que nos ayuden a construir un estilo de vida que favorezca la “vocacionalización” en cada una de nuestras comunidades y ministerios, que nos permita cultivarnos en una espiritualidad vicentina de la llamada.

Compartimos a continuación nuestra reflexión concretizada en tres convicciones:

Convicciones

Actualidad de Nuestra Vocación Misionera:

La vocación de los misioneros de la Congregación de la Misión, tanto de los clérigos como de los hermanos, goza todavía hoy, de una gran actualidad y tiene en sí una fuerza mística de la acción que si la vivimos plenamente, haremos de nuestras obras y ministerios verdaderos semilleros de vocaciones. No es la preocupación por una crisis en el número de candidatos la que tiene que mover nuestro trabajo con los jóvenes, sino el impulso de una cultura vocacional y la pasión misionera por anunciar a Jesucristo Evangelizador de los pobres,que sigue llamando a los jóvenes de hoy a formar parte de su proyecto. Las vocaciones en nuestras provincias son siempre un don de Dios y debemos dar gracias por ello.

Formación Permanente:

Consideramos indispensable la Formación Permanente de los misioneros como prioridad, pues de allí vivirá cada uno su vocación, de tal manera que se convertirá en un “llamante” para los jóvenes por medio de un estilo de vida. Es a través de la oración, del testimonio y de nuestra alegría misionera cómo seremos un signo profético para los jóvenes, porque la Iglesia no crece por proselitismo sino por atracción (EG 14).

Acompañamiento a los Jóvenes:

Somos conscientes que es urgente comprometernos como Congregación de la Misión con el ministerio de acompañar a los jóvenes, como parte de nuestro carisma misionero; comprometiéndonos a ofrecerles la oportunidad de discernir su proyecto de vida a luz de la fe, y al mismo tiempo facilitándoles la oportunidad de escuchar la voz de Dios que es quien les llama a entregarse a la misión de evangelizar a los pobres

Pedagogía Vocacional Vicentina y Líneas de Acción:

Como parte de la construcción de una Cultura Vocacional Vicentina, es importante el compromiso de todos los misioneros en la Congregación.

Por ello, sugerimos las siguientes líneas operativas- pedagógicas:

Superior General y su Consejo:

  1. Crear una Comisión Internacional de Pastoral Vocacional.
  2. Designar a un Asistente General para que acompañe a la Nueva Comisión.
  3. Facilitar el intercambio entre las provincias para favorecer la solidaridad.
  4. Crear espacios de “interprovincialidad” entre los formandos.
  5. Enfocar el tema de la Cultura Vocacional en la próxima Asamblea General.
  6. Promover la revisión de obras en las Provincias desde el cambio de paradigma que nos ofrece la Cultura Vocacional Vicentina.
  7. Impulsar espacios de formación en Cultura Vocacional desde las Conferencias de Visitadores.

Visitadores y Consejos Provinciales:

  1. Comprometerse con la implementación de una Cultura Vocacional Vicentiana.
  2. Establecer un Equipo Animador de la Pastoral Vocacional.
  3. Definir un Proyecto Provincial de Pastoral Vocacional desde la Cultura Vocacional y la realidad particular.
  4. Ofrecer las condiciones para que el Director responsable de Pastoral Vocacional se dedique con exclusividad a este servicio.
  5. Favorecer la calidad de vida comunitaria y el testimonio misionero en cada obra de la provincia.
  6. Responsabilizar a un cohermano por cada comunidad local para el servicio de la Animación Vocacional.
  7. Vincular la Pastoral Vocacional con toda la Familia Vicentina.
  8. Garantizar la formación para los formadores.
  9. Estructurar un modelo de formación que integre el discernimiento vocacional, la formación inicial y la formación permanente.
  10. Integrar jóvenes y laicos en los equipos de Pastoral Vocacional.

Cada misionero:

  1. Orar personal y comunitariamente por las vocaciones.
  2. Estudiar con profundidad los Documentos Eclesiales y Congregacionales alusivos al tema vocacional.
  3. Colaborar con el propio testimonio y a través de los medios de comunicación para hacer visible la vocación de la Congregación de la Misión.
  4. Aprovechar cada oportunidad para sembrar la semilla vocacional, de forma que se llegue a “vocacionalizar” toda la vida y misión de la Congregación.
  5. Comprometerse con su propia formación permanente, de tal suerte que mantenga siempre vivo el espíritu de Jesucristo Evangelizador de los pobres y su amor a la propia vocación.

CONCLUSIÓN

A los pies de San Vicente de Paúl, el místico de la caridad, como directores y responsables de la Pastoral Vocacional en cada una de nuestras provincias, vice-provincias, regiones y misiones internacionales, reforzamos nuestro compromiso con el sentir de la Congregación de la Misión expresado en este documento, así como con las convicciones que hemos señalado, de donde brota la pedagogía vocacional vicentiana que asumimos como misión particular del ministerio que se nos ha encomendado.

Tenemos la certeza de que la Cultura Vocacional representa en términos actuales el sueño de la misión y la caridad que vivió nuestro fundador, porque sabemos que los obreros se multiplicarán, atraídos por el olor de tanta caridad (III, 234).

Paris, 30 de Noviembre de 2018

Fuente: https://cmglobal.org/

Pin It on Pinterest

Share This