Hogares para deportados de EE. UU., dirigidos por hermanas: revitalizando los espíritus

por | Oct 5, 2018 | Migraciones, Noticias, Situaciones de necesidad y respuestas | 0 comentarios

Después de tres días de caminata por el desierto, a una hora de su destino en Houston, Elizabeth Ortiz corrió una corta distancia antes de que los funcionarios de inmigración de los Estados Unidos la tiraran al suelo.

Ortiz había dejado la ciudad de México para ganar dinero y enviar a su hija adolescente a la universidad en México, algo que ella sabía no era posible con su salario de 40 dólares a la semana allí. Pasó cinco años indocumentada en Seattle, pero extrañaba demasiado a sus hijos y optó por regresar a México. Un año más tarde, decidió intentar ingresar a los Estados Unidos nuevamente, esta vez viajando en un grupo de 10. Tres lograron huir de los funcionarios, y un hombre de unos 50 años le dijo al grupo que lo dejaran atrás. Los seis restantes, incluido Ortiz, de 32 años, fueron capturados a principios de mayo.

Cuando los oficiales de inmigración presionaron su cara contra la tierra, dijo Ortiz, ella sabía que su oportunidad se le había desvanecido.

«No pude lograr el Sueño Americano por segunda vez, y no pienso intentarlo de nuevo», dijo a Global Sisters Report desde su casa administrada por una hermana en Reynosa, México.

La Casa del Migrante Reynosa, dirigida por cuatro Hijas de la Caridad en un pueblo que limita con McAllen, Texas, alberga a los deportados de los EE. UU. Mientras deciden qué hacer a continuación.

Sor Edith Garrido, hija de la caridad, en el área principal de Casa del Migrante Reynosa. (Foto GSR / Soli Salgado)

«Cuando son deportados, traen consigo un dolor muy intenso porque invirtieron en el viaje», dijo la Hermana Edith Garrido, una Hija de la Caridad de San Vicente de Paul originaria de Hidalgo, México. «Muchos vendieron sus casas, sus animales o sus tierras para pagar por este viaje. Así que regresan con menos aún de lo que llevaron… Ellos vienen a nosotros deshechos».

«Para nosotros, el trabajo es reintroducir la esperanza en sus vidas, decirles: ‘Es cierto, no tienes dinero, pero eres joven, estás sano y tienes la voluntad y la iniciativa para llegar al menos hasta aquí, para llevar tu vida a un lugar nuevo y enfrentar nuevas realidades… A esa edad, tienes toda tu vida por delante'».

«Ese es nuestro trabajo: despertarlos a su nueva vida».

Acogiendo 1.100 deportados, mensuales.

El refugio fue construido originalmente hace 14 años para los migrantes que se dirigían a Estados Unidos, dijo la Hna. Maria Nidelvia, hija de la Caridad de San Vicente de Paúl y directora de la Casa del Migrante. Los migrantes llamaron a las puertas de las diversas iglesias de Reynosa hasta que una parroquia local ofreció su sala de catequesis para poder dormir.

«Pero al final, esa habitación no fue suficiente, por lo que la gente [de esa parroquia] ayudó a hacer que este refugio fuera realidad», dijo Nidelvia.

La diócesis colocó el primer ladrillo en 2004, y en 2005, Casa del Migrante comenzó a operar, aún con los feligreses originales, hasta que finalmente llamaron a las Hijas de la Caridad para que se hicieran cargo. El refugio recibe apoyo financiero de la diócesis, iglesias cristianas, donaciones y, ocasionalmente, apoyo del gobierno, cuando es posible.

Hoy, las cuatro hermanas, entre ellas Nidelvia y Garrido, dirigen el refugio con un puñado de voluntarios, ofreciendo una cama, comidas, ropa nueva, kits de higiene y servicios sociales para los deportados.

«Cuando llegan aquí, lloran como bebés», dijo Garrido. «Es una profunda frustración: querían algo mejor para sus familias y, en cambio, la tierra se derrumbó bajo ellos».

Casa del Migrante recibe alrededor de 1.100 deportados al mes, dijo Nidelvia, quien ha sido la directora durante siete años. Tres vuelos a la semana desde Estados Unidos traen deportados a la frontera, quienes luego toman un autobús al refugio de migrantes, dijo. No todos necesitan detenerse en Casa del Migrante, si ya han hecho arreglos con sus familias.

Los que se quedan en el refugio son típicamente aquellos que fueron deportados sin dinero, recursos o medios para comunicarse con sus familias. Casa del Migrante también acoge a aquellos que buscan refugio mientras continúan migrando hacia el norte. Todos permanecen alrededor de tres días, aunque pueden permanecer más tiempo, según las necesidades de salud o legales, dijo Nidelvia.

Además de los kits de higiene (cepillo de dientes, jabón, toalla, ropa y ropa interior), el albergue también ofrece llamadas telefónicas gratuitas, consultas médicas y psicológicas (proporcionadas por Médicos Sin Fronteras), entrevistas personales con las hermanas o trabajadoras sociales, terapia de grupo… «Lo que quieran», dijo Nidelvia. «Se personaliza de acuerdo a las circunstancias de su llegada».

Algunos están desesperados por regresar con sus familias y trabajan en Reynosa para ganar el dinero suficiente para un boleto de autobús a casa, dijo. Los que no tienen familia suelen terminar trabajando más tiempo en Reynosa.

«Por eso, Reynosa se llena de gente», dijo Nidelvia. «La ciudad sigue creciendo para acomodar a las personas que se quedan en este lado». Por lo general, terminan en maquilas, trabajos de fábrica de baja remuneración. Otros realizan trabajos temporales, como limpiar ventanas de automóviles, repartir periódicos o limpiar casas.

Aquellos que no tienen papeles o salud adecuados para trabajar, por lo general «terminan en la calle. Pero tenemos un programa para estas personas», dijo Nidelvia, refiriéndose a las comidas que Casa del Migrante ofrece a las personas sin hogar cada mañana y tarde.

Aunque solo tienen alrededor de 120 camas, las hermanas no rechazan a nadie, como en el momento en que una caravana con 400 personas se detuvo en su viaje desde Centroamérica hace dos años, dijo. El patio se llena de colchones apretados uno contra el otro, y las parroquias locales donan comida y ropa en estas ocasiones.

Nidelvia dijo que confía en el Espíritu Santo para diferenciar a los migrantes de aquellos que mienten para aprovechar sus servicios. «Pero si una persona es honesta acerca de sus necesidades y situación y dice: ‘No soy un migrante pero tengo hambre’ o ‘He estado viajando y no puedo pagar un hotel’, lo que sea, si son honestos, nosotros decimos: ‘Entra'».

TPara continuar leyendo y ver más fotos haga clic aquí. (en inglés)

Fuente: Global Sisters Report, escrito por Soli Salgado

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This