Todos nos hemos entristecido por la noticia de la muerte de Aretha Franklin, que fue mucho más que una cantante. Fue una activista de los derechos civiles y un símbolo de todo lo que es bueno en Estados Unidos. Al leer más sobre su vida “fuera del escenario” uno no puede evitar sentir un gran respeto por esta dama. Es interesante ver la definición de tal vez su canción más famosa. El respeto se define como tener “la debida consideración por los sentimientos, deseos, derechos o tradiciones de los demás” y también se puede definir como consideración… atención… solicitud… cortesía.

Creo que el respeto realmente define de qué se trataba Aretha Franklin y probablemente defina de qué se trata América, a pesar de la confusión presente en el mundo de hoy. El respeto es una parte muy importante de lo que pensamos cuando hablamos de la dignidad humana de cada persona. El respeto es una palabra que falta en el mundo de hoy y especialmente en la política y el gobierno. Si bien es más evidente y abierto en los Estados Unidos, todos somos vulnerables a permitir que nuestros líderes lleven a cabo negocios gubernamentales sin tener en cuenta los sentimientos, deseos, derechos o tradiciones de los demás.

Creo que tener respeto por los demás también debe incluir la obligación de hablar sobre las injusticias en el mundo de hoy, con énfasis en la pobreza. También debemos demostrar nuestro respeto por la dignidad humana de todos esforzándonos por encontrar la manera de brindarles a aquellos, a los que buscamos servir, una voz que es escuchada y respetada. San Vicente de Paúl, Luisa, Federico y Rosalía dieron gran valor a su contacto personal con aquellos que viven en la pobreza y aprovecharon esta oportunidad para conocer a Jesús y utilizarlo como su inspiración.

Aretha Franklin también era conocida como la Reina del Soul y mientras recordamos su vida, sus obras y su legado, tengamos en cuenta cómo su propia alma fue lo que la guió en su viaje de vida. Fue su alma la que ayudó a poner el respeto en lo más alto de su carácter. Es lo que mejor define a una persona. Que Dios bendiga a Aretha y que descanse en paz.

Sobre el autor:

Jim Paddon vive en London, Ontario, Canadá y es ex-presidente del Consejo Regional de Ontario de la Sociedad de San Vicente de Paúl. Actualmente es presidente del Comité Nacional de Justicia Social de la Sociedad en Canadá. Está casado con su querida esposa Pat y tienen seis hijas y once nietos. Jim ha sido miembro de la Sociedad desde los años 70.

Las opiniones expresadas son las opiniones del autor y no representan oficialmente las de la Sociedad de San Vicente de Paúl.

Pin It on Pinterest

Share This