El poder de las historias 2.0

por | Jul 7, 2018 | Formación, John Freund, Reflexiones | 0 comentarios

El poder de las historias

¡Estaba equivocado! …Aunque no totalmente. Como tantas veces en mi vida, me había agarrado a una idea, solo para saber posteriormente que había más de lo que pensaba. En este caso, la idea que atrajo fue el poder de las historias para fomentar el cambio sistémico.

Hace unos meses, el P. Aidan Rooney llamaba nuestra atención sobre el poder de las historias para el cambio sistémico. Desde entonces, he estado dándole vueltas a la idea y continué su mensaje con un mensaje mío sobre el cambio de sistemas de historia en historia. También me comprometí a presentar algunas de las formas más efectivas de contar estas historias. También quería ayudarnos a ayudar a quienes servimos, a contar sus propias historias.

Entre muchos otros proyectos continué investigando para publicaciones posteriores. Estoy muy contento de haberlo hecho. Fue revelador.

Juntar las piezas de un mensaje

Lo que me perdí al principio

Sí, las historias son maravillosas para captar la atención. También aprendí que las historias a menudo simplemente capturan un momento en el tiempo. Las narrativas son sobre un movimiento en el tiempo y hablan sobre nuestra cosmovisión. Hasta ese grado nos involucran. Más sobre la narrativa más tarde.

Si queremos que las historias muevan a las personas a colaborar en el cambio sistémico, hay otro paso. Ese paso es contar la historia para que toque el deseo más profundo en la visión del mundo y el corazón de un lector.

Recientemente le conté la historia del padre Pedro Opeka, CM, quien transformó un vertedero de basura habitado por miles de personas que buscaban entre los residuos, en una ciudad de edificios de ladrillo y mortero que ellos mismos construyeron. Es una historia inspiradora, pero también una que puede ser descartada inconscientemente. «Es una persona excepcional. Yo no juego en su liga».

No es suficiente decir el quién, el qué, el cuándo y el dónde de este efectivo proceso de cambio sistémico. Es crucial contarlo de tal manera que desafíe a uno a pensar cómo podría hacer algo similar, aunque sea a menor escala.

Mientras investigaba cómo contar historias para el cambio, me di cuenta de que había tropezado con algo. Desde que estaba escribiendo para una presentación a los miembros de la Sociedad de Vicente de Paúl, me aferré al hecho de que aquel proyecto comenzó con una «visita domiciliaria».

Una visita a domicilio es algo que los miembros de la SSVP entendieron mejor que yo. Es una gran parte de su visión del compromiso en el servicio. Mi esperanza era que al replantear el origen del proyecto transformador del padre Opeka como una visita domiciliaria podría comenzar a ver conexiones con algo que atesoraban y que ya estaban haciendo. Mi esperanza era que pudieran ver más claramente que la visita domiciliaria no se trata solo de satisfacer una necesidad inmediata, sino que contiene las semillas para pensar sobre las causas fundamentales de la situación.

La teoría subyacente

Volviendo a mi proyecto de estudio personal: lo que era nuevo para mí era el concepto de narrativa. Pensé que la narración y la historia significaban básicamente lo mismo.

Aprendí que hay un significado mucho más rico para la narrativa (por supuesto, escuchamos la palabra narrativa casi a diario en los programas de noticias). Otro significado de narrativa es la perspectiva o tema que atraviesa una serie de historias. También aprendí que las narrativas efectivas se conectan con nuestras cosmovisiones, profundamente arraigadas. Cuando una narración se ajusta a los valores de nuestra cosmovisión, no solo capta nuestra atención. También tiende a movernos a la acción en apoyo de nuestros valores.

Una narración es mucho más grande. Cuenta la historia de un movimiento a través del tiempo. En realidad, es la historia o el tema que atraviesa una serie de historias. Se relaciona con nuestra cosmovisión y nuestros valores. Sin eso, podemos quedar atrapados en la historia y perder el bosque por los árboles.

Podemos aprender de Vicente y Luisa. Recordemos la historia de la fundación de Vicente poniendo en movimiento el cambio sistémico en Chatillon.

En el lenguaje de la teoría de la narrativa, Vicente fue más allá de la historia inspiradora de ayudar a una familia, para poner en marcha las Cofradías de la Caridad. Todo en el simple acto de hacer lo que ya estaba haciendo… pero pensando en eso para ver lo que necesitaba ser cambiado.

Los pobres «a veces han sufrido mucho más por la falta de asistencia organizada que por la falta de personas caritativas» (San Vicente de Paúl)

Así que él comenzó a establecer «Las Cofradías» en cada lugar donde iba o enviaba misioneros.

Aprendamos de Vicente a ver las oportunidades más amplias de cambio en lo que ya estamos haciendo.

Preguntas

  • Durante nuestro servicio, ¿alguna vez pensamos en las causas raíz de las realidades que nos encontramos?
  • ¿Cómo puedo contar historias que toquen los deseos más profundos de la mayoría de las personas?
Etiquetas: Opeka

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This