Actor estadounidense, católico converso y coordinador de “Encontrando a Vicente 400”, dialoga con Zenit sobre el 400 aniversario del carisma de la Familia Vicenciana.

“Le prometí que llevaría eso a la oración. Mientras nos mantuvimos en contacto, ella me preguntó si el Espíritu Santo ya me había dado el empujón. Ella me animó a lo largo de los años, de la forma que solo una Hermana llena de espíritu puede hacer…”

Roma 14-10-2017
El Papa Francisco recibe en audiencia, en la Plaza de San Pedro, a la Familia Vicenciana de San Vicente de Paúl,
Foto: Cristian Gennari / Sicilianos

En una entrevista con Zenit, el actor estadounidense Clarence Gilyard, también coordinador de “Encontrando a Vicente 400” (FV400), el Festival y Concurso Internacional de Cine para la globalización de la caridad, dedicado a san Vicente de Paúl, compartió su gradual viaje espiritual y cómo está viviendo su fe.

Gilyard es conocido por el público en general por haber jugado en la serie de televisión, Walker, Texas Ranger, entre otras, y por participar en muchas películas de éxito, como Top Gun. En esta entrevista, comparte su conmovedora historia de conversión, el carisma vicenciano y la relación apropiada entre la caridad y el cine.

Originalmente luterano, el actor había expresado cómo, en su carrera, el enfrentarse diariamente con un secularismo extremo hacía que la vida fuera moralmente un desafío. Habiendo expresado que había tocado fondo con drogas, alcohol y relaciones casuales, indicó que la Iglesia Católica lo sacó de su lucha hace 22 años. Ahora participa en todas las Jornadas Mundiales de la Juventud, se desempeña como asesor de su conferencia local de obispos y vive su fe públicamente.

Anunciado oficialmente en Roma en 2017 durante el Simposio del 400º aniversario del carisma vicenciano, “Encontrando a Vicente 400” es un festival donde el tema de la globalización de la caridad se presentará de diversas formas artísticas en un concurso. Marca la iniciativa final del Año del Jubileo Vicenciano.

La globalización de la caridad, uno de los temas recurrentes del Jubileo, se expresará a través del cine. Esta idea dio lugar a la de organizar el festival de cine, organizado por Gilyard, que tendrá lugar en Castel Gandolfo del 18 al 21 de octubre de 2018.

El objetivo del Festival es estimular la creatividad sobre el tema de la globalización de la caridad. “Encontrando a Vicente 400” es una invitación a desarrollar historias y difundir el mensaje de la caridad globalizada a través del arte de contar historias modernas. El concurso, abierto a todos, está dividido en tres secciones.

La participación en el concurso “Encontrando a Vicente 400” es posible en una de las siguientes tres secciones: “Semillas de Esperanza”, “Guión Cinematográfico” o “Corto o Largometraje”. El comité organizador del festival, en respuesta a numerosas solicitudes de participación, ha extendido la fecha para presentar propuestas hasta el 31 de agosto para “Semillas de Esperanza” y “Corto o Largometraje”. Se puede encontrar más información al final de la entrevista.

He aquí la entrevista:

****

¿Cuál es el objetivo de ‘Encontrando a Vicente’?

“Encontrando a Vicente” es una invitación a crear historias veraces en nombre de aquellos que no pueden contarlas. Usted y yo sabemos que el número de nosotros que poseemos historias no contadas es de miles de millones, por lo que ahora estamos intentando luchar contra la pobreza a través del arte de contar historias modernas … el cine.

Ora por nuestras películas para que nuestras películas entretengan, instruyan y orienten. Ore para que nuestras películas inspiren y provoquen un incendio. Y tenga en cuenta que estas películas son para usted y, de muchas maneras, son sobre usted. Use su imaginación y luego utiliza tus recursos y creatividad…

¿El mundo de Hollywood es compatible con la solidaridad con los más pobres?

Hollywood es un “nombre colectivo” que puede significar muchas cosas: dinero, poder, exceso … Como cada aspecto humano, tiene algunos aspectos hermosos, y otros menos hermosos. En cualquier lugar, y por lo tanto también en Hollywood, hay hombres y mujeres sensibles a la caridad y que ayudan a los menos afortunados, porque estoy convencido de que Dios habla al corazón de todos sin excepción. Depende de nosotros decidir cómo y qué decir. Tanto en Hollywood como en París y Roma, la solidaridad nace de un corazón abierto y sensible a las necesidades de nuestros hermanos y hermanas.

¿Cómo te involucraste en la idea de crear un nuevo festival de cine centrado en la caridad?

En el verano de 2011, como parte de mi compromiso eclesial, participé ayudando en las actividades de habla inglesa en la Jornada Mundial de la Juventud en Madrid (España), donde estuvo el Papa Benedicto XVI.

Dio la casualidad de que conocí a una monja estadounidense que me impactó mucho. Hubo una hermana y un grupo de jóvenes peregrinos, con quienes disfrutamos nuestro tiempo juntos y tomamos fotos. Cuando se iban, la hermana, sor Christian Price, me pidió que considerara trabajar con ella. En ese momento, ella era la Directora Nacional de Juventud y Adultos Jóvenes para el Consejo Nacional de la Sociedad de San Vicente de Paúl de los Estados Unidos. La oportunidad fue trabajar con ella para promover la Sociedad de San Vicente de Paúl entre los jóvenes y adultos jóvenes de nuestro mundo: primero, para ayudarlos a desarrollarse espiritualmente y luego a desarrollar oportunidades de servicio.

Más allá de trabajar juntos en estos esfuerzos, ¿hubo algo más?

Le prometí que oraría por eso. Mientras nos mantuvimos en contacto, ella me preguntó si el Espíritu Santo ya me había dado un empujón. Ella me animó a través de los años, como solo una hermana llena de espíritu puede, al recordarme que a veces todo lo que se necesita es contar tu historia. Mi historia está marcada por 11 años académicos y 20 proyectos de cine y teatro. Más tarde, en el verano de 2016, estaba en camino a trabajar para un lugar de habla inglesa de la Jornada Mundial de la Juventud del Papa Francisco (JMJ) en Cracovia, Polonia, cuando un sacerdote estadounidense, el p. Willy Raymond, mi consejero espiritual, me pidió que diera testimonio a 1500 peregrinos en la reunión de jóvenes vicencianos, justo antes de la Jornada Mundial de la Juventud en Cracovia. Allí conocí al padre Tomaž, quien cambió mi vida entera. Soy un convertido a la Iglesia desde 22 años. La Iglesia me acompañó y, aunque todos los días es una lucha, nunca cambiaría de opinión del paso que di.

¿Qué has aprendido desde tu conversión? ¿Qué impacto se ha producido en tu vida cotidiana y tus perspectivas?

Me he dado cuenta de que mi enfoque de la vida está necesariamente evolucionando: evolucionando y madurando en una diaria y crítica petición a nuestro buen Dios para ayudarme a hacer mía, mi vida y mis labores, mi trabajo, mi oración. Adoptando la invitación de san Pablo a “orar sin cesar”. Desde que asumí esta mentalidad, mi vida parece contener muchas cosas diversas y complejas… Como dije, soy un converso a la Iglesia desde hace ya 22 años. Soy un esposo, padre de seis hijos, actor, y junto con mi colega, West McDowell, director y maestro.

¿La vida de San Vicente y su pasión por la caridad son historias que pueden atraer a nuevas generaciones?

Creo que san Juan de Ávila, el sacerdote y místico español, estaba de acuerdo con el carisma de San Vicente de Paúl cuando nos enseñó que así como nos miramos a nosotros mismos, escuchamos historias y experimentamos películas, vemos a nuestro prójimo con ojos humanos, y entonces cuando miramos a Cristo veremos a nuestro prójimo con ojos cristianos… con los ojos de Cristo… veremos y experimentaremos cuán cierto es que estamos obligados a soportar y amar a nuestro prójimo: Cristo los amó y los estimó como la cabeza ama a su propio cuerpo, como el marido ama a su esposa, como se aman los hermanos, como nuestro amoroso padre ama a sus hijos.

En el pasado, las historias tradicionales establecían nuestro lugar en el mundo en función de dónde vivíamos, quiénes eran nuestra familia y nuestra relación con Dios. A medida que evolucionamos nos damos cuenta de que, aunque hay bien en las que podríamos llamar “historias maestras”, también hay fallas. Algunas de las historias maestras anteriores mostraban relaciones desiguales e injustas entre nosotros.

Como no podemos sobrevivir sin historias, se han creado otras nuevas para reemplazar a las antiguas. Pero han surgido necesariamente de nuestras comunidades convencionales, con la prioridad de la supervivencia de nuestras comunidades. Estas historias no siempre están estructuradas en la búsqueda de información verdadera… sino con el objetivo de apoyar la economía de mercado… de hacer dinero.

Las hermosas historias individuales y colectivas que no sirven a la economía de mercado sufren las consecuencias de no ser contadas. Y, si mi historia no es contada, yo no existo.

De esta manera, ¿por qué “Encontrando a Vicente 400” es significativo?

Fv400 es una respuesta a nuestra necesidad primordial de conectar y, si se prefiere, de reconectarnos con la verdad de quiénes somos. Esto es muy vicenciano.

¿De qué manera el cine y el arte pueden contar historias capaces de realmente conmover y tocar el corazón de la audiencia?

La suposición de que una historia es la única historia, o que las vidas de un grupo son más válidas que otro grupo, o que un grupo de personas que no se parecen a nosotros, no tienen derecho a vivir y trabajar como nosotros: sin embargo, no importa cuán divisiva pueda ser la vida… El cine siempre ha sido un lugar donde podemos redescubrir lo que nos une… la comunidad de nuestras historias… y la voluntad de profundizar en las historias de los demás… Marca la diferencia…

Las historias en la película encarnan, transmiten, desafían e inspiran valores y creencias. Como narradores del siglo XXI, cineastas, artistas, debemos aspirar a esto. En última instancia, octubre de 2018 será una experiencia, un recurso y una oportunidad para producir nuevas herramientas a medida que la familia vicenciana crezca y evolucione.

Como el festival de cine desea abrazar las creaciones artísticas de artistas más jóvenes, ¿qué papel juegan ellos en la transformación y el cambio del mundo?

Lo que rezamos se lleva a buen término cuando observamos la colaboración entre jóvenes y mayores en causas comunes, en la fraternidad, en hacer el trabajo de Dios. Debido a que el arte, a través de todas las edades, está inspirado, creado y desarrollado, nos dice que lo común es una historia común.

***

Más detalles sobre el concurso ‘Encontrando a Vicente’:

Las tres secciones:

“Semillas de esperanza”: para menores de 18 años. El tema propuesto: el servicio a los pobres. Para participar: ser “Semillas de esperanza” mediante el desarrollo del tema de “servicio a los pobres” a través de expresiones creativas (historia, poesía, pintura, escultura, música, etc.). Las propuestas (videos o imágenes o trabajos creativos) se deben enviar a submit@fv400.org o a través de http://fv400.com/ antes del 28/05/2018. Después de esta fecha, las entradas pueden enviarse hasta el 31/08/2018. Los artistas premiados por el jurado serán invitados al festival y se les otorgará un viaje y estancia en Castel Gandolfo durante la duración de FV400.

Guión cinematográfico “Encontrando a Vicente 400”: dedicado a narradores y guionistas. Las cinco mejores obras serán premiadas con un viaje y estancia en Castel Gandolfo durante FV400 y una beca para producir el guión en un cortometraje. Los guiones se otorgarán en Castel Gandolfo entre el 18 y el 21 de octubre de 2018. Fecha límite para la presentación de trabajos: 25/05/2018 y registro en fv400.org.

Corto o largometraje “Encontrando a Vicente 400”: para quienes presentan un corto o largometraje. La película debe inspirarse en el servicio a los pobres y tratar de cambiar la perspectiva de nuestra sociedad sobre la pobreza. Los artistas seleccionados del jurado recibirán un viaje y estancia en Castel Gandolfo durante FV400.

Las inscripciones en línea están disponibles para todos los participantes desde el 15 de mayo en fv400.com. Este sitio incluye toda la información para participar y hospedarse durante el Festival de Cine en Castel Gandolfo.

Entrega de premios: Castel Gandolfo del 18 al 21 de octubre de 2018..

Fecha límite de envío: 25/05/2018 y registro en: http://fv400.com/. Después del 25/05/2018, un nuevo formulario le permitirá enviar su trabajo hasta el 31/08/2018.

***

Web: https://www.fv400.com

Fuente: zenit.org


Tags:

Pin It on Pinterest

Share This