Entrevista con Clarence Gilyard, Director del festival “Encontrando a Vicente 400”:

1. ¿Cómo te involucraste en este proyecto de crear un nuevo Festival de Cine con el tema central de la caridad

El carisma de San Vicente de Paúi, del que recientemente se ha celebrado el cuarto centenario, es fascinante y terriblemente exigente para todos los cristianos, igual que lo es la Palabra de Dios: servir a Dios en los pobres a través del anuncio del Evangelio (la misión) y el apoyo que debe darse a los necesitados (la caridad), estos dos pilares son de una actualidad incuestionable, basta dar un paseo por el corazón de nuestra ciudad para encontrarse con la urgencia de proporcionar nuevas respuestas a los nuevos desafíos de la pobreza. Esta es la razón de mi compromiso con el Festival de Cine de “Buscando a Vicente 400”: un desafío en el desafío, el logro de un evento artístico y cultural que hable al corazón del ser humano aceptando traducir al lenguaje contemporáneo una tensión siempre actual, el servicio a los pobres, que quizás necesite nuevas expresiones para satisfacer las necesidades del hombre de hoy. Esa es la razón del lema: Buscando a Vicente, porque estoy convencido de que hoy san Vicente de Paúl buscaría nuevas respuestas a las nuevas solicitudes. Como artista y como creyente no puedo evitar este desafío, en cierto sentido también debo poner al servicio de los pobres, de acuerdo con el precepto del Evangelio, los talentos que Dios me ha dado.

2. La vida de san Vicente de Paúl y su pasión por la caridad, ¿son un guión que puede atraer a las generaciones jóvenes?

¿Alguna vez has probado de ser voluntario? Verás muchas personas jóvenes en el servicio que han encontrado la respuesta a tu pregunta sobre el sentido de la vida, una manera concreta de “cambiar el mundo”, que es el deseo, más o menos explícito, de todos los jóvenes, encontrar una manera de responder a la “llamada de Cristo”. La pasión por la caridad de san Vicente es un tema muy actual, tanto por la necesidad urgente de responder a los desafíos de las nuevas pobrezas, como por el compromiso concreto al que todos los voluntarios se sienten llamados, y la concreción de una ayuda que excede todas las barreras impuestas por la ideología o incluso la religión. Sí, creo que san Vicente de Paúl todavía puede atraer a las generaciones jóvenes: aquellos que siguen el Evangelio brindando ayuda práctica a los que sufren, nunca pasan de moda, es en cierto sentido “eterna” como la Vida a la que cada uno de nosotros es llamado.

3. El mundo de Hollywood, ¿es compatible con un profundo compromiso solidario con los más pobres?

Hollywood es un “nombre colectivo” que puede significar muchas cosas: dinero, poder, excesos… como cualquier otro aspecto humano, tiene cosas bellas y cosas menos bellas. En todas partes, y por lo tanto también en Hollywood, hay hombres y mujeres que son sensibles a la caridad y ayudan a los más desafortunados, pues estoy convencido de que Dios habla al corazón de todos, nadie está excluido. Depende de nosotros decidir cómo y qué responder. Tanto en Hollywood como en París como en Roma, la solidaridad proviene de un corazón sensible, abierto a las necesidades de los hermanos.

4. ¿Cómo puede el mundo del cine y el arte contar historias que realmente toquen el corazón del público?

El arte y, con él, el cine, tiene el mérito de dar a los hombres siempre nuevas formas de expresar los sentimientos. La belleza en cada época es contada por el arte a través de nuevos canales expresivos. Esto todavía sucede hoy, y el desafío de este Festival de Cine “Encontrando a Vicente 400” es poder contar la caridad hoy, poder contar la respuesta vicenciana a la caridad globalizada. El arte es un fin en sí mismo, lo conocemos bien, pero igual de bien sabemos que el arte puede mover los corazones a la contemplación de la belleza o puede ayudar a comprender un mensaje, en este caso el de la caridad, a través de un lenguaje universal. En nuestro caso, con esta manifestación buscamos un nuevo lenguaje universal para dar las respuestas que la caridad en el siglo XXI demanda.

5. El Festival de Cine también quiere acoger las creaciones artísticas de los más jóvenes, ¿qué papel juegan en la transformación del mundo?

La belleza salvará al mundo, leemos en Dostoievski. Somos conscientes de esto y por esta razón queremos estimular la creatividad sobre el tema de la globalización de la caridad. “Encontrando a Vicente 400” es una invitación a crear historias y difundir el mensaje de la caridad globalizada a través del arte de la narración moderna. ¡Que hay más hermoso que devolver una sonrisa, alimentar al hambriento, vestir al desnudo, etc. etc.! ¡Qué hay más hermoso que un acto de caridad gratuito! El mundo está hambriento de esta belleza que primero fluye desde el corazón del hombre.

Pin It on Pinterest

Share This