últimas noticias sobre el COVID-19

Un día para intentar romper nuestra dependencia del plástico

por | Jun 4, 2018 | Formación, Presencia en la ONU, Reflexiones | 0 comentarios

Soy prisionera del plástico. Es difícil de admitir. Mi cerebro está repleto de imágenes de la «sopa de plástico» que aparecen en las redes sociales. Están allí como telón de fondo, constantemente pero sin prestarles mucha atención. Pero ya ha llegado el momento de examinar mi propia complicidad en el asalto plástico a la Madre Tierra.

ASALTO PLÁSTICO

Y ciertamente es un asalto. De acuerdo con un artículo del 28 de junio de 2017 sobre el atracón de plástico del mundo en The Guardian, se compran 1 millón de botellas de plástico por minuto, lo que equivale a aproximadamente 20.000 botellas por segundo. En 2016 se vendieron más de 480 mil millones de botellas de plástico en todo el mundo, que, si se colocan de una tras otra, llegarían a mitad de camino hasta el sol. El artículo señala que, para 2021, la cifra ascenderá a 583,3 mil millones.

Una investigación publicada en 2015 estima que 8 millones de toneladas métricas de plástico terminan en los océanos cada año. Eso es el equivalente a 17 bolsas de basura de plástico por cada metro de costa en el mundo.

DECISIÓN DE EVALUAR MI USO DEL PLÁSTICO

El 5 de junio es el Día Mundial del Medio Ambiente. «Combatir la contaminación plástica» es el lema. De acuerdo con este día importante, el sábado pasado, un grupo de personas de cinco ONG de las Naciones Unidas, incluida la hermana Catherine Prendergast y yo, ofrecimos un seminario en línea sobre cuestiones ambientales. Como teníamos que hablar de plástico, me llamó la atención mi inventario personal de uso de plástico. Por lo tanto, se tomó la decisión de pasar un día evaluando mi uso del plástico e intentando prescindir de él.

Huelga decir que la penetración del plástico en mi vida era petrificante.

ENTUMECIDO AL MENSAJE

No es que no haya estado expuesto a las consecuencias de los desechos plásticos. Una tutoría de un estudiante me alertó, a mediados de la década de 2000, sobre los miles de millones de botellas de plástico producidas y descartadas, así como al Gran giro del Pacífico [isla de basura situada en el giro oceánico del Pacífico norte]. Era conmovedor presenciar a una ballena morir de ingestión de bolsas de plástico en el puerto de Avarua en Rarotonga. Y luego estaba la aleccionadora estadística emitida por el ex presidente de la Asamblea General de la ONU, Peter Thomson, durante la Conferencia de océanos del año pasado en la ONU en Nueva York. ¡El equivalente a un camión de basura es arrojado al océano cada minuto!

¡Pero yo me había vuelto un poco insensible al mensaje y necesitaba despertarme!

DÍA MUNDIAL DEL MEDIO AMBIENTE – 5 DE JUNIO

http://www.un.org/es/events/environmentday/

El Día Mundial del Medio Ambiente tiene lugar cada año, el 5 de junio. Comenzó en 1974. Sobre todo, el Día Mundial del Medio Ambiente es el «día de la gente» para hacer algo para cuidar la Tierra. Ese «algo» puede enfocarse local, nacional o globalmente; puede ser una acción solitaria o involucrar a una multitud. El tema para 2018 es vencer a la contaminación plástica.

PLÁSTICO EN LA MAÑANA…

Miré plástico nada más despertar. Comenzó con el cuidado de los dientes. Cepillo de dientes de plástico y una cubierta de plástico para el tubo de pasta de dientes. Hmm… Hice una nota para usar un cepillo de bambú recibido en Corea. Las vitaminas ABC que tomo en la mañana estaban contenidas en plástico. Afortunadamente, una barra de jabón era útil para lavarse la cara.

A partir de ahí, mi cabello necesitaba atención. ¡Una rápida constatación de que los peines y los cepillos son típicamente de plástico! Entonces, usé mis dedos para peinarlo y la crema para la piel para domar la cola del gallo. ¡Gracias a Dios por el pelo corto!

Tocaba día de limpieza y una bolsa de plástico, con basura, me miró desde la papelera en la esquina de mi habitación. Nota mental: nada de bolsas de plástico. ¡Puedo hacerlo mejor!

PLÁSTICO EN EL DESAYUNO…

Consumí el desayuno y seguí encontrándome con plástico. La avena parecía ser la mejor opción, pero la caja de cartón está sellada con una tapa de plástico. Los arándanos o las pasas que puse también estaban rodeados de plástico. Además, nuestra leche se vende en envases de plástico. Las tostadas, protegidas por una bolsa de plástico. Esta podría haber sido una buena mañana para comer un huevo, pero incluso vienen en contenedores de espuma de poliestireno. Entonces, recurrí a una tortilla hecha de sustitutos de huevo en un recipiente de cartón. Y comí un plátano, libre de culpa.

PLÁSTICO EN MI DÍA LABORAL…

Salí a tomar el autobús con una mochila, saqué mi tarjeta de transporte. ¡Sí, es de plástico! Y sí, tuve que usarla para llegar a mi oficina. Una vez a bordo del autobús y, finalmente, un tren de metro lleno, me di cuenta de que el Sudoku y el crucigrama que me entretienen cada mañana por lo general los realizo con un bolígrafo de plástico. Así que me dí una pequeña siesta durante el viaje.

Estamos contentos de que en nuestra oficina se nos ofrezca café. Pero se elabora a partir de molestos paquetitos de plástico que atascan los vertederos, así que decidí parar y comprar uno, anticipándome a una taza de café sin plástico. Una tienda local sirve café de una jarra y ofrece vasos reciclables. Sin embargo, a mitad de camino a la oficina, me dí cuenta de la tapa de plástico del vaso. ¡Ay!

A mi llegada a la oficina, saqué la identificación que me permite pasar por Seguridad. Plástico, por supuesto.

Miré mi agenda de la mañana y estaba escribiendo en el teclado cuando me golpeó como un rayo: ¡estaba escribiendo en una computadora portátil de plástico! Y el teléfono con el que revisé el correo electrónico también era de plástico, como su cubierta.

PLÁSTICO AL MEDIODÍA…

Fue un alivio asistir a reuniones, durante las cuales evité los bolígrafos de plástico y el ordenador portátil, usando un lápiz. Todo bien. Los aperitivos fueron servidos después. Evité los que servían en plástico. En otra reunión se serviría el almuerzo. La inspección reveló que estaba dispuesto en bandejas de plástico. Las cubiertas eran celofán o plástico.

Así que, fui a almorzar, a una tienda al final de la calle con contenedores biodegradables. Sentada con mi plato de pasta y vegetales, me surgió un dilema. No traía un tenedor de casa. Comer con mis dedos no era una opción (es parte de muchas culturas, pero no de Manhattan). Ojalá pudiera ser como mi amiga Teresa, que lleva sus propios utensilios reutilizables todos los días. He de admitir que usé un tenedor de plástico.

Pasado ya medio día, mis encuentros con el plástico fueron abundantes.

Además del uso de computadoras y teléfonos, las reuniones de la tarde fueron bastante benignas. ¡De vuelta a la MTA con mi tarjeta plástica! De camino a casa, recogí un poco de pan francés, que afortunadamente viene en una bolsa de papel. El empleado a veces quiere proporcionar una bolsa de plástico para transportarlo, pero lo rechacé.

PLASTICO EN LA TARDE…

Al llegar a casa, decidí relajarme con un refresco dietético (sí, sé que son malos para mí…). Justo cuando estaba bebiendo, una hermana señaló que vienen con forro de plástico. ¡Una nueva conciencia!

Normalmente devuelvo latas y botellas de plástico a las estaciones de reciclaje en las tiendas locales de comestibles. La mayor parte de lo que reciclo son latas. Pero muchos llegan con carros llenos de botellas de plástico. Es genial que estén siendo recicladas, pero surge la pregunta sobre qué está pasando con estas montañas de botellas de plástico.

Una gran cantidad de plástico se utiliza para el envasado de alimentos. Así que me acerqué a la cena sin grandes expectativas plásticas. Las guarniciones para la ensalada vienen en envases de plástico. El aderezo de ensalada en botellas de plástico. El arroz en bolsas de plástico. La carne en plástico y, a veces, espuma de poliestireno. El ketchup en plástico. La fruta y las verduras congeladas a menudo se venden en plástico. Hice lo mejor que pude.

Después de la cena, quedaron sobras, que terminaron en contenedores de plástico, aunque no son de un solo uso y parecen durar mucho tiempo. Algunas sobras tenían una cubierta de plástico transparente.

El resto de la tarde estuvo bastante exenta de plástico, excepto la televisión y el control remoto que son de plástico y regé flores en macetas de plástico.

PLÁSTICO EN LA NOCHE…

La rutina nocturna puede ser agobiante a medida que uno envejece. ¡Ser sensible al plástico no lo hacía más divertido! Mi protector bucal se almacena en un recipiente de plástico. La crema para la piel: en dispensador de plástico. Mi gel de ducha favorito: microperlas. El champú, lo mismo. ¡Uf!

Te haces una idea. El efecto acumulativo del día es la determinación de tomar algunas medidas para volverse menos dependiente del plástico. Y esforzarme para ser más acorde a Laudato Si en mi relación con la Tierra.

HAGAMOS TODOS ALGUNA ACCIÓN PARA REDUCIR EL PLÁSTICO EN EL DÍA MUNDIAL DEL MEDIO AMBIENTE.

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Noticias de .famvin y de otras webs vicencianas, en varios idiomas

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This