Vamos a compartir una serie de reflexiones hechas por miembros de los Misioneros Seglares Vicencianos y Vincentian Mission Corps, sobre su experiencia en el servicio, cómo ha impactado sus vidas y cómo continúan viviendo el carisma vicenciano en la actualidad.

Mi familia fue la que me mostró por primera vez el carisma vicenciano; mi abuelo trabajaba en la Universidad de St. John’s, y muchos de mis tíos y tías asistían a la universidad, por lo que el servicio y la oración formaban parte de la vida familiar. Más tarde, mi madrina trabajó para SJU en el ministerio del campus y más tarde en la Misión Universitaria. Más tarde, comencé mi carrera y me convertí en la tercera generación de mi familia en trabajar en St. John’s. Allí tuve la oportunidad de dirigir a los estudiantes sobre experiencias de servicio en Nueva York, Filadelfia y Lourdes, Francia. Estas experiencias me permitieron conocer a miembros de la Familia Vicenciana y me animaron a unirme a VLM [Misioneros Laicos Vicencianos]. El verano pasado, enseñé inglés a niños de 5 a 10 años en Bahir Dar (Etiopía), y fue la experiencia más increíble y a la vez desafiante de mi vida. Fue increíble ver los programas que las Hijas habían desarrollado y las hermosas comunidades que crearon. Sigo pensando y orando por mis alumnos cada día y espero volver algún día.

En mi vida personal, hago los mayores esfuerzo por vivir de forma sencilla y por ver a Dios en todas las personas. Como docente, me esfuerzo en crear comunidad en mis clases. Saludo a cada alumno por su nombre al entrar a mi clase, y espero que, de una manera sencilla, se sientan bienvenidos, en paz y amados. Espero y rezo para que mi celo por la vida sea contagioso, y de una manera sencilla pueda moldear e inspirar a la próxima generación.

Loramarie es actualmente servidora del campus en la Academia Mary Louise en Nueva York. Fue misionera laica vicenciana en Bahir Dar, Etiopía en 2017.

Pin It on Pinterest

Share This