La Archicofradía de la Santa Agonía de Nuestro Señor Jesucristo fue fundada en 1862 por el P. Antoine Nicolle (1817-1890), misionero paúl, responsable del santuario mariano de Valfleury en el Loire ( www.sanctuaire-notredamedevalfleury.fr). En un momento histórico en que la Iglesia se enfrentaba a un anticlericalismo virulento en Europa, sintió el deseo de fundar una asociación de oración para apoyar a la Iglesia y la piedad de los fieles. Quería honrar los sufrimientos de Jesucristo en su agonía en el Jardín de los Olivos, en el lugar llamado Getsemaní, para obtener la paz de la Iglesia y las gracias necesarias para los moribundos.

El P. Etienne, Superior General entonces, que le visitó un poco antes, le alentó en esta dirección y le escribía el 15 de diciembre de 1861: “Sí, mi querido amigo, proviene de Dios el pensamiento de establecer la Cofradía de la Agonía de Nuestro Señor, y le animo a continuar sin demora en la realización de este proyecto… Es la aplicación del Escapulario de la Pasión que Nuestro Señor confió al celo de la Congregación”.

La Archicofradía de la Sagrada Agonía tiene como objetivo rezar por la Iglesia y, especialmente, por el Santo Padre, por el fortalecimiento de la fe cristiana y por las personas que llegan al final de la vida. Su espiritualidad está inspirada en la oración de Jesús en agonía en el jardín de Getsemaní. Cristo, ante la soledad y el miedo por su futura pasión, se confía a su padre expresando su aceptación de la misión que se le confía: “Abba, Padre, para ti todo es posible, ¡lejos de mí esta copa! Sin embargo, que no sea lo que yo quiero, sino lo que tú quieres” (Mc 24, 36). Esta oración se une a la espiritualidad vicenciana centrada en la voluntad de Dios.

Este trabajo fue rápidamente reconocido por el Cardenal Bonald, Arzobispo de Lyon, quien pidió ser el primer socio. Fue aprobada por el Papa Pío IX el 14 de marzo de 1862 y confirmada en 1894 por el Papa León XIII. Su sede se encuentra en 95 rue de Sèvres, 80000 Paris, que es la casa madre de la Congregación de la Misión. En la capilla de San Vicente de Paúl hay un altar especialmente dedicado a Cristo orando en el Jardín de Getsemaní. Aquí es donde los fieles se reúnen cada primer viernes del mes, a las 15h.

La Cofradía de la Santa Agonía tiene también en su corazón el promover la devoción al escapulario de la pasión, llamado escapulario rojo, revelado el 26 de julio de 1846 a una Hija de la Caridad, Apolonia Andriveau. De la misma manera, se esfuerza por extender el Rosario del Viacrucis que permite reflexionar sobre los principales eventos de la Pasión.

Para darse a conocer, publica una revista (95 rue de Sèvres, 75000 Paris) y mantiene un sitio web (www.sainte-agonie.fr).

Es de destacar que el Padre Nicolle fundó, en 1864, jnunto a Lucie Berthier (cuyo nombre de religiosa fue madre Thérèse), el Instituto de las Hermanas de la Santa Agonía, hoy llamada Hermanas de Getsemaní (www.soeurs-de-gethsemani.fr).

Autor: P. Yves Danjou, c.m.

Pin It on Pinterest

Share This