Acabemos con la falta de vivienda en el mundo

por | Jun 2, 2017 | Formación, Reflexiones, Situaciones de necesidad y respuestas | 0 comentarios

Uno de los cuatro proyectos en común que el P. Tomaž Mavrič ha animado a participar a los miembros de la Familia Vicenciana, en este año del 400 Aniversario, es un proyecto para poner fin a la falta de vivienda en el mundo, que incluye el cuidado de refugiados, migrantes, gente que viven en la calle, personas desplazadas, etc.

En un blog de mayo de 2016, Gloria M. Grandolini (con el co-autor, Ede Ijjasz-Vásquez) comparte «3 razones por las que la ‘Vivienda para Todos'» puede ser una realidad en 2030:

Tres mil millones de personas necesitarán nuevas viviendas para 2030. ¿Podemos lograr este objetivo? Aquí hay tres razones por las que podemos.

1. La inversión anual en vivienda nueva representa sólo el 0,7% del PIB mundial

Necesitaremos 300 millones de nuevas viviendas para el año 2030, aproximadamente 21 millones de nuevas viviendas al año, según datos de la ONU.

La construcción de una casa nueva y decente, con materiales duraderos, y las conexiones y los servicios de servicios públicos necesarios, cuesta alrededor de 25.000 dólares, lo que se traduce en 525 mil millones de dólares al año.

Una forma más concreta de entender la magnitud de esta inversión es en términos del PIB.

El PIB mundial superó los 73 billones de dólares en 2015, según el Fondo Monetario Internacional. Esto significa que el mundo, como un todo, tendría que invertir anualmente alrededor del 0,7% del PIB en la construcción de viviendas para cumplir con la meta de vivienda.

2. La caída de la pobreza y el aumento de los ingresos hacen que la vivienda sea más asequible

Los niveles de pobreza están en la cuarta parte de lo que estaban en 1990 y representan el 9,6% de la población mundial que vive por debajo de la línea de pobreza.

Hoy en día, un ingreso familiar de 10 dólares al día podría traducirse en un posible préstamo de hasta 15.000 dólares (suponiendo 2 asalariados, 15 años de préstamo al 5%, y el 40% de los ingresos utilizados para el préstamo) lo cual es ciertamente suficiente para construir una casa decente. Cuando la capacidad fiscal lo permite, esto podría complementarse con asignaciones de tierras o subsidios inteligentes dirigidos a los más necesitados, combinados con sólidos programas de inclusión financiera.

3. India ha fijado su «Objetivo de Vivienda para Todos» para 2022

La India se enfrenta a uno de los desafíos más duros en materia de vivienda, pero está adoptando un enfoque ambicioso y sin concesiones. El país fijó su propio objetivo de lograr la Vivienda para Todos en 2022.

El Proyecto de Financiación de la Vivienda para Ingresos Bajos de India es un desafío para que los prestamistas innoven. El Grupo del Banco Mundial está trabajando con el Gobierno y el Banco Nacional de la Vivienda para ampliar el acceso a los préstamos a las personas que trabajan en el sector informal, o a quienes no poseen un título de propiedad formal, pero todavía tienen algún tipo de derechos de propiedad que pueden utilizarse como aval. Los prestamistas están utilizando la nueva tecnología para servir mejor a los prestatarios y los desarrolladores están buscando nuevos modelos de construcción para reducir los costos. Pero en última instancia, es la perspectiva de ser capaz de servir a un enorme mercado sin explotar lo que está impulsando al sector privado a innovar.

Lo que funciona en la India tiene un enorme potencial para ser efectivo en otras áreas, como Bangladesh, Indonesia, Filipinas o en muchos países de África, donde sigue siendo una lucha el reconciliar los ingresos informales con los préstamos formales.

Si el objetivo es posible, la pregunta es ¿cómo?

Tener un sistema financiero eficiente e inclusivo, una macroeconomía estable, el acceso a financiamiento a largo plazo y los fuertes derechos a la tierra son requisitos previos para crear las condiciones adecuadas para la financiación de la vivienda.

Sin embargo, la construcción de viviendas e infraestructuras también requiere una vasta inversión a largo plazo, que los gobiernos no pueden soportar solos.

Además de invertir en construcción, materiales y desarrollo de viviendas privadas, el Grupo del Banco Mundial está ayudando a los países a enfrentar los desafíos de la vivienda mediante la mejora de la planificación urbana, la creación de reglamentos y el acceso a la tierra, invirtiendo en infraestructuras a favor de los pobres, mejorando los barrios marginales, y fortaleciendo los mercados residenciales de alquiler.

La séptima conferencia de Global Housing Finance, que se inició recientemente, se centra en encontrar soluciones para hacer que la vivienda sea más asequible, incluyendo la movilización de financiación por parte del sector privado para satisfacer las necesidades de vivienda.

Si bien las necesidades globales de vivienda pueden ser desalentadoras, la meta #Housing4All es alcanzable si trabajamos juntos e innovamos.

 

Mark McGreevy, OBE, actualmente sirve como Director Ejecutivo de Grupo en Depaul International, y es el fundador del Institute for Global Homelessness. Dirige la Alianza de la Familia Vicenciana con los sin hogar en el 400 Aniversario. Lee una entrevista con Mark y su trabajo en Depaul International haciendo clic aquí.

  1. Actualmente, ¿se está haciendo algo en su rama de la Familia Vicenciana para acabar con la falta de vivienda?
  2. ¿Tiene algo planeado para el futuro su rama de nuestra Familia?

Fuente: The World Bank Website

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This