Los «millennials» están tratando de decirnos algo. ¿Les estamos escuchando? • Vicencianos por doquier

por | Feb 28, 2017 | Formación, Reflexiones, YoSoyVicente | 0 comentarios

«Desde lo más profundo de mi corazón, quiero amar a la iglesia.
Quiero enamorarme perdidamente de la iglesia, como el inquebrantable Ned Flanders».

Esto dicen los «millennials», la generación del milenio. Nos están hablando. Podrían llegar a ser Vicencianos.

Quisiera poder enviar por doquier aviones, de esos que escriben en el cielo, que cuenten las vidas que se transforman bajo los campanarios. Quisiera instalar un altavoz en la parte superior de mi coche y transitar las calles gritando a las masas sobre la fantástica comunidad utópica de los creyentes que les espera solo a unos pasos en esa misma calle.

Quisiera desesperadamente poder sentirme de esta manera sobre la iglesia, pero no es así. Ni tan siquiera un poco. De hecho, al igual que gran parte de mi generación, siento justo lo opuesto.

Resulta que me identifico más con María, de la película «Sonrisas y lágrimas» (The Sound of Music), mirando a través de la ventana de la abadía, anhelando ser libre.

Parece que, demasiado a menudo, nuestras iglesias están causando de hecho más daño que bien, y las estadísticas muestran que un asombroso número de personas de la generación del milenio han tomado nota.

Según este estudio (y muchos otros como él) la asistencia a la iglesia y las opiniones sobre la iglesia son las más bajas de la historia reciente, y más drásticas entre la generación del milenio, descrita como las personas de 22 a 35 años de edad.

  • Sólo 2 de cada 10 estadounidenses menores de 30 años creen que asistir a la iglesia es importante o valioso (el porcentaje más bajo de todos los tiempos).
  • El 59 por ciento de la generación del milenio que crecieron en la iglesia, la han abandonado.
  • El 35 por ciento de la generación del milenio tienen una postura contraria a la iglesia, creyendo que la Iglesia hace más daño que bien.
  • Los millennials son el grupo con menos probabilidades de todos de asistir a la iglesia (de lejos).

Mientras estaba sentado en la gran reunión anual de nuestra iglesia, el mes pasado, busqué a los que asistían de mi grupo de edad. Parecía un poco como una búsqueda en el Titanic…
¿HAY ALGUIEN VIVO AHÍ FUERA? ¿PUEDE ALGUIEN OÍRME?

Mientras escuchaba la conferencia sobre la situación de la Iglesia, de 90 minutos de duración, me preguntaba a mí mismo: ¿dónde está mi gente? Y despúes, la pregunta más aterradora: ¿por qué sigo yo todavía aquí?

Lee el resto de este sorprendente artículo, escrito por Sam Eaton, en la fuente (en inglés): faithIT!

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This