En una serie de tres videos, el P. Tomaz Mavrič CM nos invita a centrar nuestra reflexión en tres objetos que pertenecieron a san Vicente de Paúl: su capa, su sombrero y sus sandalias. Hoy presentamos el tercero y último: sus sandalias.

Estas reliquias son ejemplo del compromiso que san Vicente de Paúl tuvo hacia los necesitados. No dudó en caminar largas travesías para ir en su auxilio. Una vez más, estas reliquias nos están hablando de cómo fue Vicente, y cómo deberíamos ser sus seguidores.

En este tercer video, el P. Tomaz Mavrič CM nos invita a contemplar las sandalias de san Vicente con una mirada de fe:

El P. Tomaz Mavrič CM  nos dice:

Estas preciosas reliquias, estas sandalias de san Vicente de Paúl que tengo en mis manos, hablan sin palabras. Ya casi no pueden ser llamadas sandalias, llenas de agujeros, todas gastadas. Esto nos habla de Vicente caminando y caminando sin descanso, y avanzando cada vez más por Jesús y por los pobres. A él no le importaba en qué estado estaban.

¿Cuántos kilómetros caminaron estos zapatos? ¿A cuántos pobres fueron estos zapatos, estas sandalias? Decidme cuántas veces Vicente se encontró con Jesús con estas sandalias.

Hagamos lo mismo. Vayamos a profundizar nuestra cercanía con Jesús, con los pobres. ¡Vayamos!

Cuestiones para el diálogo:

Después de ver este video en común, podemos dialogar con estas sugerencias:

  1. Las sandalias son el símbolo del camino que ya se ha andado, pero también del que nos queda aún por transitar. Mirando atrás, te invitamos a compartir con todos los momentos de tu vida que crees que fueron momentos clave en tu experiencia como vicenciano seguidor de Jesús, el servidor.
  2. ¡Vayamos a los pobres! Es una llamada a ponerse en marcha, a no permanecer quietos e indiferentes ante las necesidades de los pobres. ¿En qué situaciones de la actualidad los pobres nos están llamando a ponernos a su lado, si aún no lo estamos?
  3. ¿Hacia dónde crees que debemos caminar los seguidores de Vicente, en el futuro?

Presentación general de esta serie de videos

2017 es, para nosotros, el año del carisma. A diferencia de otros fundadores, San Vincente de Paúl no tuvo visiones ni recibió mensajes directos de los alto. El Espíritu Santo lo sorprendió e interpeló en dos momentos claves de su vida, revelándole dos pobrezas: el pobre pueblo del campo se muere de hambre y se condena porque no conoce las verdades necesarias para la salvación. Por lo tanto, había hambre de la Palabra de Dios y hambre de Pan… ambas con resultado de una doble muerte: la del cuerpo y la del alma. Después de los fracasos de la primera década de su vida sacerdotal (que conocemos gracias a una carta a su madre, contándole su deseo de un honroso retiro para pasar el resto de su vida con ella [cf. SVP ES I, 18]), Vicente comenzó a descubrir un nuevo sentido a su vida como resultado del su actividad caritativa a favor de los pobres. Folleville y Châtillon fueron las encrucijadas en donde Vicente encontró a Dios. A partir de esos eventos, Vicente se encontró inmerso en una misión que dio sentido y dirección a su vida… y da sentido a las nuestras, como miembros de la Familia Vicenciana.

En el inicio de nuestro Año Santo, o Año Carismático… o quizás mejor decir nuestro Año Jubilar, el P. Tomaz Mavrič, CM., Superior General, teniendo en cuenta la sugerencia de un cohermano (el P. Luiggi Mezzadri, CM), decidió continuar comunicándose con todos los miembros de la Familia Vicenciana con unos cortos vídeo-mensajes, fácilmente accesibles gracias a los medios de comunicación social. Comenzará con algunas reflexiones sobre la capa, el sombrero y las sandalias de San Vicente que, desde la Revolución Francesa, se conservan en la Casa-Misión de Turín (Italia). Mientras sostiene estas reliquias entre sus manos, nos recuerda que el carisma vicenciano nos toca íntimamente también a nosotros. Estamos llamados a mirar la roca de donde fuimos tallados, y la cantera de la que fuimos extraídos (Is 51,1). Seguirán otros mensajes, sobre temas diversos y desarrollados en varios lugares: Folleville, Châtillon, París, Château-l’Evêque, Dax, así como en los lugares que son significativos por la caridad y la misión, donde hoy se sigue actualizando el carisma vicenciano.

Inicialmente se difundirán en ocho idiomas: Español, Inglés, Francés, Portugués. Esloveno, Eslovaco, Italiano, Polaco, pero también queremos llegar con otros idiomas más locales.

Este trabajo fue confiado a Piotr Dziubak, un cineasta que ha producido importantes películas y documentales como por ejemplo: «De Gasperi-mio padre»; «Santo subito. Alle periferie del mondo con Giovanni Paolo II»; «Liszt»; «Das Fenster zur Welt – 50 Jahre Zweites Vatikanisches Konzil”.

Este es un trabajo que comienza hoy y continuará con los cortos que se pueden realizar desde la perspectiva y experiencia de las diferentes ramas de la Familia Vicenciana. También de esta manera, seremos capaces de dar testimonio al mundo de que el carisma vicenciano esta vivo y activo hoy.

Video gentileza de canal YouTube de CMglobal, realizado a partir de una idea del P. Luigi Mezzadri, CM, y dirigido por Piotr Dziubak.


Tags:

Pin It on Pinterest

Share This