Una reciente noticia de primera plana en Estados Unidos indica: “Los pobres parecen estar en la parte más baja de la lista en las agendas de los candidatos”.

whos-missing-facebook

¡Nada que nos vaya a sorprender! En la última campaña presidencial en los Estados Unidos, ni el presidente Obama ni Romney mencionaron a las personas que viven en condiciones de pobreza en los principales mítines de campaña ni en sus debates, ya que hicieron hincapié en sus planes para la clase media.

Por supuesto, no nos sorprende. Los pobres siempre son los últimos en la sociedad, no sólo marginados sino también olvidados, ignorados, sin voz. ¿Para lo mismo en tu país?

La Familia Vicenciana reconoce que una parte esencial de nuestra misión es, precisamente, insistir en que sus voces sean escuchadas. De hecho, a pesar de que deseamos realizar actividades de promoción en su nombre, sabemos que la promoción más efectiva no es sólo el “poner una cara en el tema”, sino que las personas oprimidos por la pobreza sean las que hablen y se defiendan por sí mismas.

Queremos que los pobres tengan su lugar en la mesa. Si no es así, como el lema de la organización comunitaria indica, si no estás en la mesa, es probable que estés en el menú. Algún otro interés seguramente dominará los tuyos.

La pobreza paraliza a las personas. La pobreza borra la esperanza. La pobreza puede cegar a la gente, incluso a sus propios dones y habilidades, su propio poder para seguir adelante.

Si hemos de ayudar a las personas a decirle las verdades al poder, tenemos que convencer primero a los que sufren la pobreza que el cambio puede suceder, que la pobreza no es “voluntad de Dios” o su “destino” el vivir siempre en la miseria. Para llevar a cabo las demandas de cambio estructural o sistémico, que todos los involucrados creen que el cambio debe suceder y que, en realidad, puede suceder. No todo el mundo cree eso, aunque esta creencia es fundamental en el esfuerzo de crear el “cielo nuevo y la tierra nueva,” el reino de Dios en medio de nosotros.

La Comisión Internacional de la Familia Vicenciana para Promover el Cambio Sistémico te invita a visitar el “toolkit”, las herramientas de cambio sistémico para ver ejemplos convincentes de dónde y cómo el cambio real está sucediendo a personas en situación de pobreza en todo el mundo. El kit de herramientas está disponible en varios idiomas, si haces clic en este enlace, es fácilmente descargable, y con un poco de creatividad se puede adaptar a presentaciones para diferentes públicos y situaciones culturales, en casi cualquier lugar.

El cambio sistémico: ¡es real, está sucediendo, es misión vicenciana!

Jim ClaffeyJim Claffey se jubiló recientemente de la Sociedad de Vicente de Paúl, en Long Island, donde se desempeñó como Director de Formación y Programas. Jim sirve actualmente como secretario ejecutivo de la Comisión Internacional de la Familia Vicenciana para la promoción del cambio sistémico.


Tags: , ,

Pin It on Pinterest

Share This