Día de Oración y Ayuno Vicentino: martes 12 de abril de 2016

por | Abr 12, 2016 | Reflexiones | 0 comentarios

oracion_ayuno_lynn

Día Vicentino de ayuno y oración
Martes 12 de abril de 2016

El valor del sufrimiento — Los Vicentinos somos misericordiosos — Vea sus milagros en la oración — Plan divino de perdón y confianza

El valor del sufrimiento — Muchos de los que servimos sufren más de lo que nosotros sabemos. Nuestro trabajo como Vicentinos es descubrir el por qué del dolor y que podemos hacer para ayudar. De mas esta decirle que ese significa que la visita debe hacerse con compasión y que debeos escuchar. Escuchamos con nuestros oídos y nuestros corazones y con compasión, no con lastima. Es difícil no sentir lástima por algunos de nuestros amigos, pero nuestro trabajo es darles esperanza y descubrir que es lo que realmente necesitan. Hay un maravilloso artículo sobre caridad y justicia de la semana pasada, que yo compartí en mi Facebook, pero también lo puede leer en Famvin.org. Yo también les puedo dar el artículo si me mandan un email. Siempre escuchamos hablar del buen samaritano y este artículo me hizo pensar en esto y lo leí en las Escrituras. El buen samaritano se paró y no le dio dinero al hombre necesitado. No, le dio su capa y un techo. El Papa Juan Pablo II dijo: “El sufrimiento esta en el mundo para despertar la caridad y hacernos más caritativos, así como hacer que otros despierten a las necesidades de os demás. Unámonos en la fe y la providencia para profundizar nuestra caridad”. Deberíamos leer frecuentemente la historia del buen samaritano, incluso en nuestras reuniones de SSVP para ponerla en discusión. Cuando sufrimos un dolor, enfermedad, estrés, pobreza, Dios nos escucha. El también escucha a los más necesitados y nos manda a ayudarlos. Nuestro trabajo es hacer la voluntad de Dios con amor, justicia, alegría y celo. Estamos llamados a marcar la diferencia. Quizá podemos hacer algo mas para sacar algunos a de la pobreza. No de nada; sino rece por aquellos a quienes servimos.    

Los Vicentinos son misericordiosos — En este año de la misericordia, escuchamos muchas oraciones y leemos muchos artículos sobre las obras espirituales y corporales de la misericordia. Lo reto a aprendérselos de memoria. Necesitamos llegar a toda la humanidad. El Papa Juan Pablo II tuvo un hermano que murió joven. Su madre tenía planes para los niños. Ella siempre quiso que unos fuera médico y el otro, sacerdote. Ella vio a su hijo terminar Medicina, pero no vivió para ver a su hijo convertido en sacerdote. El Papa Juan Pablo II fue misericordioso, amoroso y perdono todo. Él de verdad vivió su llamado y paso mucho tiempo ayudando a los enfermos, los pobres y los confundidos. Él toco a muchos con su misericordia junto con la Madre Teresa. Ambos estaban comprometidos con el evangelio y con la llevada del mensaje de esperanza y misericordia. Nosotros también tenemos el reto de orar y vivir el evangelio. Todo puede pasar con Dios. Luego tenemos al Papa Francisco, por quien debemos rezar diariamente. El Papa Francisco ama a los pobres tanto, que incluso decidió cambia sus aposentos por uno más humilde, donando muchas cosas a los pobres. Su mayor misericordia es su toque a los que más sufres. Es mucho lo que podemos aprender de él y seria una bendición. En este año de la misericordia, sea misericordioso y ponga primero a los más necesitados y no tema tocarlos. Dios hace la diferencia. Estamos llamados a ser tan misericordiosos como el Padre.

Vea sus milagros en la oración — Los milagros pasan. Las personas que servimos suelen estar viviendo un horror y haber abandonado la esperanza. Necesitamos orar más por ellos. También les podemos pedir a ellos que recen. Debemos ayudarlos a levantarse del lodo oscuro donde han caído. Quedarse allí nos llevará a ninguna parte. Debemos ayudarlos, limpiarlos y empezar de nuevo. Debemos estar con ellos cuando se levanten del barro y empiecen de nuevo. Esto no sucede de la noche a la mañana. Ayúdenlos a no perder la esperanza. Recen siempre por ellos, y si ellos quieren rezar con usted, busque la forma de hacerlo. Todos le rezamos al mismo Dios El es el Dios de la justicia, la misericordia y el amor. El ama a todo el mundo. La perdida de la esperanza lleva a la desesperación. Oren para permanecer calmados. No podemos prometer soluciones, pero podemos construirla juntos. Puede ser cualquier cosa, desde sacarlos de la desesperación, las drogas, las adicciones, hasta incluso las ganas de vivir. Ellos nos necesitan a nosotros y a nuestras oraciones. Ellos necesitan que los milagros pasen y nosotros debemos tratar de ser los trabajadores de los milagros. Usted no está solo, Dios está con usted y El es un trabajador de los milagros.        

El plan de Dios de perdón y confianza —  Todos sabemos lo difícil que es perdonar y confiar. A veces pensamos que Dios se fue y no creemos más en Sus milagros. Yo he estado enferma por muchos meces y hay muchas cosas que no puedo hacer. Mi esposo está muy preocupado y bravo. El piensa que Dios me deberá ayudar más.  Yo le digo que Él lo está haciendo de otra manera y que está bien ponerse bravo con Dios, todos nos ponemos así a veces y Él entiende. Tony reza por mí, me bendice y ciertamente me cuida. Yo estoy en paz, siento el amor y tengo esperanzas. También Tony da los mejore abrazos. Yo le ofrezco todo mi sufrimiento al Señor, y me siento y rezo rente a la imagen de Su muerte y siento que mi corazón va a explotar. A veces no perdonamos y nos guardamos cosas. Yo he aprendido que eso solo nos hiere a nosotros a quienes nos rodean. Perdone siempre, especialmente a los que visita. Dios pone a los más necesitados y confía en nosotros. Debemos aceptar Su voluntad y confiar en Su plan. Nosotros podemos hacerlo si no, El no nos hubiese llamado. Dios lo ama más que a nada, entiende el dolor de los que visitamos, y comprende cuando no tenemos una cura. Por eso es que debemos confiar en la mano de Dios. Ponga su fe en Él y tendrá todas las respuestas y la capacidad de amar a quienes sirve en medio de su caos. Cuando ellos sienten su amor cuidadoso, las cosas cambian. Nosotros estamos allí para lograr que su actitud de que “todo-esta-mal”, una de una cosa buen a la vez. Tómese un tempo para rezar antes de la visita, sobre la comida que está llevando,  también silenciosamente durante la visita y siempre después de la visita. No olvide hacerle seguimiento y confiar en el plan de Dios. Es lo mejor.

Bendiciones,

Lynn

 

Etiquetas:

0 comentarios

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

homeless alliance
VinFlix
VFO logo

Archivo mensual

Categorías

Sígueme en Twitter

colaboración

Pin It on Pinterest

Share This